La guerra del cerdo (3)

2

Prosigo con mi particular diario –La guerra del cerdo– y dejo a continuación algunas de mis últimas impresiones y experiencias con las mascarillas. Ocurre que la realidad se ha vuelto tan surreal y se suceden tantas noticias increíbles diariamente que este formato semanal ya se ha quedado corto. Para hacer justicia a lo que está ocurriendo, tendría que hacer una entrada diaria o, mejor aún, cada hora. Dicho esto, quien desee leer las dos primeras partes por cierto, no más tiene que pinchar en los siguientes links: 

1) http://www.averiadepollos.com/biografia/la-guerra-del-cerdo-1/

2) http://www.averiadepollos.com/biografia/la-guerra-del-cerdo-2/

La guerra del cerdo (3)

El pasado lunes fui a un pueblo, La Palma, para limpiar un local. Me ayuda un marroquí que me presenta un amigo. En principio, los dos vamos con nuestra mascarilla homologada en el rostro. Pero cuando empezamos a trabajar y a transportar cargas pesadas hacia los contenedores que apilamos en la entrada del bajo, nos las quitamos. Ambos sonreímos al hacerlo con una extraña felicidad. Como si estuviéramos retornando por momentos a un paraíso perdido o hubiéramos leído un secreto poema que nos transmitiera un mensaje esencial. Pongo música. Y realizamos el resto de nuestra tarea de buen ánimo.

………………………………………………

No tengo coche por varios motivos. El más importante porque no me siento cómodo conduciendo. Tuve un accidente de joven y le agarré miedo. Soy por tanto de esas escasas personas que cuando se suben a un autobús no siente ninguna incomodidad. Más bien, me siento en paz. Incluso dichoso. Aunque no es ese el caso en mi trayecto de La Manga a Cartagena y de esta ciudad a La Palma. Ahora la mitad del autobús se encuentra vacío. No se pueden ocupar esos asientos. Lo que si por un lado, es más cómodo para los viajeros, también produce una sensación crepuscular. Ante todo, porque nos encontramos separados y ya nadie habla con nadie. Me pregunto si porque se encuentra prohibido. Leí hace unas semanas que, para que no se propagara el coronavirus, no iba a estar permitido hacerlo en los autobuses. Aunque, como tantas normas, ya no sé si esta medida se implantó o no.  De todas maneras, de tener un automóvil a mi disposición, el panorama no sería mucho mejor. Tengo un amigo albañil que debe realizar su labor con mascarilla. Un suplicio. Aunque me confiesa que lo peor es cuando vuelve a casa después de varias horas de trabajo, se quita la mascarilla homologada por unos segundos y, generalmente durante las paradas en los semáforos, algún automovilista lo impreca o pulsa la bocina advirtiéndole que está cometiendo una infracción. Uno en concreto se le acercó, bajó la ventanilla y le insultó: «puto egoísta», le dijo. Mi amigo ni se molestó en contestar.

………………………………………………

Como consecuencia del coronavirus, tanto el número de viajes como el horario de paso de autobuses se ha reducido al mínimo. Anteriormente, el último entre Cartagena y La Manga salía a las 10 de la noche aproximadamante. Ahora, a las 7,30. No llego a tiempo y lo pierdo. Estoy a punto de quedarme a dormir en un hotel pero finalmente, llamo a mi tía. Ya dije en otro momento que llevo tres o cuatro meses sin verla. Paso la noche en su casa. Cuando entro en ella, los dos miramos a los lados. Yo, más paranoico tal vez, lo hago por si algún vecino estuviera espiando. Ella por si lo hace la policía. No tengo ningún salvoconducto que justifique mi presencia allí. Ambos inventamos algunas excusas por si fuéramos descubiertos por la autoridad en ocasiones posteriores. Su edad, 90 años, y un supuesto malestar, nos resulta la más creíble.

………………………………………………

Al llegar a la Manga, me dirijo al bar de siempre a tomar un vino. Vuelvo a llevar una mascarilla sin homologar. Así que para no sufrir las habituales reprimendas del chico del comercio multiusos, tomo un desvío. De ahora en adelante, siempre haré lo mismo lleve una mascarilla homologada o no. No quiero verlo más. Mientras camino, planeo una venganza. Desde mi casa, puedo contemplar el negocio con prismáticos. Si alguna vez se le ocurre quitarse la mascarilla y yo lo estuviera observando, lo denunciaré a la policía. Horas después, me acercaré a la tienda con mi mascarilla homologada y compraré sonriente una o dos chuchería por unos cuantos céntimos.

………………………………………………

El dueño del bar me muestra un vídeo en su móvil en el que dos policías pegan una paliza a una chica en Benidorm por negarse a ponerse mascarilla. Yo respondo con uno en el que dos individuos comen con una mascarilla nasal que unos investigadores mexicanos han desarrollado. Antes de irme, me comenta preocupado que han vuelto a confinar a los italianos y los franceses. Un cliente desmiente este hecho. Asegura que en el país vecino el confinamiento no es total sino que se extiende tan sólo por medio día. Al parecer, el toque de queda comienza a las 7 de la tarde. No tarda un muchacho que se encuentra solo en una mesa en contradecirle. Según dice, en Francia se inicia a las 6. A las 7 era hasta hace unas semanas en las islas Baleares. Sin mirar atrás, me marcho rápidamente, cuidándome, por supuesto, de pasar por delante del comercio multiusos.

………………………………………………

Veo un vídeo en twitter en el que varios niños portan carteles en los que se lee «Di no a las macarillas», «Respira aire puro». Concluye con una madre quemando varias de las homologadas en medio de aplausos y gritos por la libertad.

………………………………………………

Llega la Semana Santa. De nuevo, las procesiones no se celebrarán. El fútbol sin embargo no se detiene. Prueba de quien tiene el poder actualmente sobre las almas. El culto interior.

………………………………………………

Contemplo un vídeo de El lobo estepario en el que el rebelde grita que el reino de Satanás ha llegado. No se ha puesto un solo día una mascarilla. Considera enemigos de la humanidad a todos los que la portan. Demonios o borregos sin alma. Como no tiene una sola propiedad a su nombre ni dinero, no le importa que le multen. En ocasiones, ha logrado que los policías le escuchen y que comprendan que nos encontramos en una dictadura global. Que vivimos el fin de los tiempos. Está convencido de que, dentro de varios años, prohibirán el acceso a los paraísos naturales a quienes no tengan dinero. Habrá que pagar para bañarse en el mar. Por supuesto, habrá playas para ricos, clase media y pobres.

………………………………………………

Leo que se va a prohibir en España que cualquier ciudadano salga a la calle sin mascarilla. Incluso si uno se encuentra en el monte o en la playa en completa soledad debe portarla. Diría que me sorprende la noticia pero no. Sé en que país y sistema oligárquico vivimos. Yo, en cualquier caso, seguiré llevándola en el cuello y me la colocaré correctamente cuando me encuentre en un espacio privado o cerca de alguna persona. También, supongo, si veo a la policía cerca. No obstante, no puedo evitar cierta tristeza al pensar en el marroquí que me ayudó hace unos días. Sé que trabaja en el campo. ¿Cómo será hacerlo ahora que además empieza el calor?

………………………………………………

La pregunta que se hacen muchos es ¿cuándo impondrán la mascarilla homolagada en los domicilios?

………………………………………………

Sobre el tema de las vacunas prefiero no hablar. Pero la psicosis y la histeria con ellas redobla con mucho la producida por las mascarillas. Un familiar mío no desea ponérselas. Yo tendré que hacerlo, supongo, si deseo viajar a México en el futuro. En Galicia decían hasta hace unos días que deseaban imponerla. Ahora resulta que no es así. Pero que quien no se ponga la vacuna probablemente no pueda trabajar ni salir de su ciudad. Prefiero no investigar mucho a este respecto.

………………………………………………

Alguien cuelga un vídeo en twitter en el que se ve a un policía increpando, persiguiendo a un hombre para que se ponga la mascarilla. Éste se niega y, tras varios forcejeos, le pega varios puñetazos y lo tumba. Muchas personas jalean esta escena. Twitter se llena de gritos de jolgorio y risas. Hay amenazas generalizadas contra las fuerzas del orden por colaborar con la dictadura global. En otro hilo, alguien cuelga la misma grabación. Pero su postura es contraria. Pide cárcel para quien no lleve mascarilla. Penas de prisión. Más seguridad y más policía en las calles. Muchos están completamente de acuerdo puesto que esos inconscientes ponen en peligro la salud de su familia. De toda España.

………………………………………………

A mi lado, pasan varios ciclistas que portan mascarilla. Aunque, según creo, no es obligatorio llevarla si se hace deporte. Una de las escasas excepciones.

………………………………………………

Me llega en un grupo privado de whattsApp, la imagen de una chica que bebe de un vaso con la ayuda de una pajita instalada en una mascarilla. Según creo, es un fake. Un montaje realizado por alguien que denuncia el absurdo mundo actual. Varias personas del grupo sin embargo alaban el diseño. Les parece una muy buena idea. Una antigua compañera de colegio pregunta si es posible comprarla para que sus hijos la lleven. Me río internamente con esta locura hasta que alguien cuelga un artículo en ese mismo grupo. Resulta que el equivocado soy yo. El diseño es real. Ha sido realizado por la artista gráfica norteamericana Elle Macomber. Según sugiere el periodista: «Parece una tontería, pero la diseñadora ha agotado las existencias de las mascarillas que ha puesto a la venta en su tienda online. Por un módico precio de 30 dólares (unos 28 euros) todavía se pueden adquirir algunos modelos, de color sólido con lentejuelas».

Los subrayados en negro son del periódico. No míos.

………………………………………………

Leo que la justicia belga obliga a su gobierno a retirar todas las medidas tomadas contra el coronavirus en 30 días. Cientos de jóvenes se lanzan a festejarlo en un parque. Saltan y gritan. Se abrazan. La mayoría no portan mascarillas. La policía no tarda en llegar y en disolver la reunión con camiones de agua. Contemplo escenas surreales. Una mezcla entre un documental sobre las luchas por los derechos humanos en los 60 y una película de Roy Andersson. Los muchachos son aporreados por guardias a caballo. Gritan rabiosos. Si no fuera porque es real, creería que alguien ha puesto unas gotas de LSD en mi comida.

En un periódico español, acompañan estas imágenes con un pequeño titular que reza lo siguiente: «Bélgica y Francia llevan 5 meses con la hostelería cerrada y tienen tasas de contagio superiores a España«. Me pregunto de nuevo si alguien ha echado alguna substancia a algo que he ingerido o si no será el redactor quien la haya escrito de cuelgue.

………………………………………………

Preparo un futuro avería sobre Ramoncín. Vuelvo a escuchar pacientemente cada uno de sus discos. En las circunstancias actuales, la letra de Ángel de cuero adquiere otras connotaciones, sobre todo, si se la escucha como yo lo hago. Mientras escribo este diario. Sin tener en cuenta su continuidad sino frases que resuenan proféticas de tanto en tanto en los altavoces: «Ángel de cuero, perfil de navaja, adicto al monóxido. Flota en el aire/ Busca tu espacio/ Detén tu reloj/ Arráncate la conexión/ Tu mente es libre/ Vuela hasta el final».

………………………………………………

Mi amigo albañil me comenta que, durante la mañana, dos policías se acercaron a la playa. Inmediatamente, alguien silbó, dio el aviso y todos los allí presentes se colocaron las mascarillas. Los guardias se detuvieron durante varios minutos mirando a quienes allí se encontraban y, en un momento dado, comenzaron a realizar fotografías. Me pregunto si mi amigo dice la verdad y, en caso de serlo, si ese comportamiento es legal. Investigaré ambos hechos en unos días.

………………………………………………

Busco una foto de Ramoncín con mascarilla en google para ilustrar uno de los párrafos anteriores. No encuentro ninguna pero sí una noticia cuyo titular informa que la madre del rockero murió por coronavirus en abril del pasado año. No lo sabía y me quedo helado. Prefiero dejar de escribir por hoy. Shalam

صداع الكحول لأولئك الذين يتوقفون عن الشرب

Las resacas son para los que dejan de beber

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:….»algas verdes azuladas»…..https://www.youtube.com/watch?v=H3JHKhFtBkQ—–poch…sonrisa
    2ºimagen:….metro spiderman (tapiceria-color)…………
    3ºimagen:…..en la carretera canteras-portus en una pareta hay escrito: «no puede haber mas tontos en el ayuntamiento» (por la colocacion de los badenes reductores de velocidad tan altos que rompian los amortiguadores de los coches que los pasaban)………maxima risa por lo del ayuntamiento…….
    4ºimagen:….en thx1138-georges lucas-1969-hay unas imagenes exactamente iguales (los androides hacen lo que se les dice y pá lante)………..
    5ºimagen:…..aiba!!!!…este ha lavado la mascarilla con agua caliente y mira como se le ha quedado…..jajajjjj
    6ºimagen:….este es un conductor homologado!!!…………
    7ºimagen:…exacto….todo el mundo sabe lo que pensar de la situacion…….
    8ºimagen:…..»agricultura imposible»……(burka)…………
    9ºimagen:…a favor de la lujuria………..
    10ºimagen:…..saca el culo por la ventanilla de su coche en valladolid….la uhf television….clasificacion: mayores de 18 años……….
    PD:https://www.youtube.com/watch?v=rts7Qdew3HE……summer in the city-1966-the lovin´spooful….
    ……los androides gatean en 2021……son los tiempos…..

  2. Alejandro Hermosilla on

    1) Cartel colocado en urbanizaciones residenciales anunciando la nueva temporada de Black Mirror. 2) Contraportada de un single de Burial. 3) Muy buena anécdota que invalida cualquier comentario que pueda hacer sobre la foto. A eso sólo puedo añadir que te des una vuelta por la manga e intentes ir en bici por el carril. A ver qué piensas después de eso. 4) Exacto. Thx 1138. Aunque la foto también me recuerda a Farenheit 451. 5) Los bufones de la socialdemocracia europea. Cuadro del equipo Crónica. 6) La isla desierta. 7) Peces por favor también con mascarilla. 8) Ramadán campestre. 9) La portada de la playboy en el siglo XXI 10) La comedia del arte. Poliramonchela. PD: Imagino esa canción de Spooful con estribillo actual: «vamos a la playa con mascarilla». Alguien pronto hará un remix de hit de Rigueira.

Deja un comentario