Las vacaciones eternas

0

El poeta alemán Cristoph M Wieland afirmaba sin rubor que prefería una locura que lo entusiasmara a una verdad que lo abatiera. Una máxima con la que pienso que empatizarán los millones de personas que estamos, de una u otra manera, siguiendo el Mundial de Rusia. Un torneo que confieso que me está sorprendiendo pues al contrario que los últimos celebrados, tiene ángel. Existe mística en la mayoría de los partidos disputados. Y por ello, ha conseguido transformar en pocos días mi escepticismo en entusiasmo.

Puede que el mundo del fútbol sea más negocio que deporte, pero, eso sí, cuando empieza a rodar la pelota, manda la pasión. El talento. Los jugadores. Esos imponderables que hacen de los partidos batallas épicas y de los juegos rituales metafísicos. Orgías adrenalíticas. Algo importante porque un Mundial de fútbol es casi como las vacaciones de verano. Podemos admitir que haya días pasajeros e intrascendentes, pero la mayoría deseamos que nos dejen un grato recuerdo. Y además, es sinónimo de niñez. Es un placebo. Nos hace rememorar un tiempo en el que estábamos protegidos y no había demasiadas ambigüedades en la vida. Las cosas estaban claras. Eran blanco o negro. Victoria o derrota.

En cierto sentido, si la Liga es como el descanso del trabajo diario en la oficina para una gran parte de la población, la copa del Rey, salir un miércoles a ver qué ocurre y la Champions o la Libertadores, son parecidas a un sábado en la noche en la discoteca, el Mundial, repito, son las vacaciones de verano. La promesa de que podremos comer lo que queramos sin engordar ni enfermarnos. De hecho, provoca la sensación de que cientos de miles de personas estamos bañándonos en la misma playa sin excesiva incomodidad. Por lo que no veo demasiado descabellado comparar a este torneo en concreto con Benidorm, Cancún o Marbella. Tal vez incluso con una sala de masajes. Un resort o centro de recreo para revitalizar físico, mente y espíritu en el que conseguimos prácticamente todo lo que deseamos sin excesivo esfuerzo. Tan sólo con ponernos delante de la pantalla de televisión: drama, euforia, incertidumbre y ese orgasmo colectivo, casi divino, que sólo concede el gol. Shalam

إِنَّ الرِّجَالَ لاَ تُكَالُ بِالْقُفْزَانِ، وَلاَ تُوزَنُ فِي الْمِيزَانِ

                 Los ejemplos son mucho más útiles que los preceptos

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo