Truenos y mediocres

2

El equipo de fútbol que más amo en el mundo es Boca. Boca es mi tribu. Boca es mi selva. A Boca lo llevo en el alma y lo sigo a todos partes. Ya sea de local o visitante. No obstante, existe también un club que me ha hecho disfrutar y emocionarme mucho a lo largo de mi vida. Me refiero, claro, al Barcelona de Guardiola y Cruyff cuyo juego fue tan picassiano y artístico, tan bello y acorazado, que me provocó todo tipo de orgasmos emocionales durante años. De hecho, contemplar uno de sus partidos era casi como ver un filme de Scorsese o asistir a un concierto de Tom Waits de la intensidad que los jugadores ponían en el campo y las maravillas que eran capaces de hacer. Puro boxeo y vida. Corazón y cabeza. Una celebración de lo imprevisible. Motivo por el que, a fin de cuentas, me alegré muchísimo de esa tremenda paliza inflingida por el Bayern al equipo de Bartomeu este verano. ¿Que por qué digo esto? ¿Cómo se puede hinchar por un club y alegrarnos de tan tremenda humillación? Pues lo explicaré en unas cuantas frases y puntos. Doce concretamente. Confío ser lo más claro posible.

Parafraseando el famoso libro de Georges Pérec, disfrute con el 8 a 2 porque me acuerdo de muchas, muchas cosas. Y, desde luego, no pienso olvidarlas jamás.

1) No he olvidado, por ejemplo, que los socios, en vez de votar al candidato continuista de Joan Laporta, eligieron a Sandro Rossell. Un señor que creía en el modelo Florentino, era totalmente intervencionista de las secciones deportivas y, semanas antes de que Laporta escogiera a Guardiola para entrenar al equipo, había propuesto a José Mourinho. Algo escasamente sorprendente porque su modelo de entrenador tipo era Scolari y su idea del fútbol juntar unas cuantas figuras en el campo y forrarse con las comisiones.

2) No he olvidado que lo primero que hizo Rossell fue cuestionar la insignia que acreditaba a Johan Cruyff como presidente de honor del Barcelona. Y que, desde el principio, difamó todo lo que pudo tanto a Guardiola (siempre cobarde e indirectamente, a través de medios afines) como a Laporta (en este caso sí directamente). En vez de agradecer la herencia recibida y que Joan sacara al club del pozo donde lo dejó Gaspart, lo llevó a juicio y mandó reproducir allí donde pudo una fotos suyas ebrio en una boda que convencieron a la burguesía catalana de que ese señor era un irresponsable. Mucho mejor, supongo, esa panda de lobos con piel de cordero que componían la junta de Rossell, a los que no se les movía un pelo. Los chicos modositos. Los ciudadanos. Los solteros de oro. Los buenos. Sí, claro.

3) No he olvidado que Rossell y sus compinches dejaron solo a Guardiola en ruedas de prensa en las que debían haberlo apoyado ante las acusaciones de dopaje y las insistentes descalificaciones de la prensa de Madrid, provocando un desgaste mental irreparable en quien estaba llamado a ser el Fergurson del Barsa. Un infatigable estratega que no se fue del club porque los jugadores no estuvieran dispuestos ya a hacerle caso y trabajar como él deseaba sino porque la junta directiva no le apoyó en su deseo de imponer disciplina, se rió en su cara de la lista de bajas que tenía en mente y básicamente, le ordenaron que se dedicara a convencer a Neymar de que fichara. Decisión con la que comenzaron a fraguar el cáncer actual que tan sólo Luis Enrique -y bien que fue criticado por ello- intentó extirpar de raíz. A Valverde obviamente, lo dejaron en paz porque ni se metió con los jugadores ni con la junta. Fue el perfecto títere (al fin y al cabo, no es mal entrenador y es alérgico a los escándalos) que necesitaban para proseguir con la progresiva destrucción del modelo deportivo sin que la mayoría de socios se dieran cuenta. Algo que nunca entendí porque yo amaba al Barcelona no porque ganaba sino por cómo ganaba.

4) No he olvidado que llevo diez años en los que para informarme de lo que realmente ocurre en el club tengo que abrir la prensa madrileña (a la que lógicamente también leo entre líneas) o visitar los espacios de blogueros y youtubers que sí que, en este caso, anteponen su amor al club a sus propios intereses. De hecho, los dos periódicos deportivos de Barcelona dieron cuenta de la moción de censura contra Joan Laporta a gran escala en todas sus portadas y han obviado las múltiples condenas sufridas por el club en los últimos años. Han lavado las decenas de mentiras de la junta dando una absurda imagen de calma a medida que el edificio construido por Laporta, Cruyff, Guardiola, Beguiristain, Estiarte y demás héroes del barcelonismo se resquebrajaba.

5) No me he olvidado de cómo la junta directiva ha jugado y traficado con determinados jugadores para cuadrar cuentas como es el caso de Todibo, Jerry Mina, Arthur, Malcolm, Thiago, Marlon, Douglas, Boateng, Aleña y, antes que apoyar a los canteranos, ha preferido traerse auténticas mediocridades en el mercado por las comisiones que se embolsaban. Tampoco me olvido de cómo hicieron salir a Zubizarreta y cómo han manipulado a Abidal y lo han usado de escudo.

6) No me he olvidado de que la columna vertebral del Barcelona que ha reinado en la liga española durante esta década y logró el segundo triplete no la construyeron Rossell, Bartomeu y los suyos sino Laporta.  De hecho, la mayoría de fichajes que esta junta ha traído han fracasado (Coutinho, Dembelé, André Gomes, Malcolm, Boateng, Alcácer). Un hecho que está muy relacionado con su intervencionismo en asuntos deportivos. Elegir ellos los fichajes sin que el entrenador haga más que respaldarlos y, al mismo tiempo, dar el poder a los jugadores para que no haya revueltas internas ni dedos acusadores contra ellos. Un relato y estrategia que, obviamente, se les ha roto desde que Messi al fin habló con claridad. Digámoslo claro, la culpa de que un niño sea mimado es más de los padres que del niño. Quien quiera entender que entienda.

7) No he olvidado cómo desde la prensa barcelona se celebraban las derrotas del Manchester city de Guardiola como triunfos y se ninguneaban sus títulos con el Bayern y el conjunto inglés como si los hubiera obtenido en Quatar.

8) No he olvidado que Laporta cogió un club que era una ruina y lo llevó a la segunda posición en ingresos del mundo sin necesidad de colocar publicidad en la camiseta. Alguien tendría que investigar bien los verdaderos motivos por los que se retiró una palabra tan simbólica como Unicef junto al escudo por el de Nike.

9) No me he olvidado de que hace tan sólo unos meses se descubrió que esta junta había contratado una empresa de publicidad para, lentamente, ir difamando y minando la reputación de los jugadores emblema del club y así acusarlos a ellos de fracasos que son, en suma, resultado de la ausencia total de proyecto; de una nula planificación del futuro deportivo.

10) No me he olvidado de que han fichado a muchos jugadores cruyffistas no porque creyeran en el modelo del holandés o en su estilo de juego sino por demagogia. Porque sabían que, de vez en cuando, debían lanzar gestos hacia el seguidor blaugrana para mantenerse en la poltrona. Así además, si fracasaban, podían echarle la culpa al estilo y traerse a jugadores caros y estrellitas sin provocar escándalo alguno. Lo dicho, unos manipuladores de manual.

11) No me he olvidado de que, si fueran honestos, ya habrían dimitido hace tiempo y hubieran permitido que o bien Laporta o bien Victor Font ya estuvieran junto a Xavi, Pujol, Iniesta y demás hombres de club planificando el futuro del Barsa de la próxima década. Nos están haciendo perder tiempo y dinero y lastrando la recuperación. Poniéndoselo más difícil al nuevo presidente que tal vez no necesite uno sino dos o tres años para enderezar el rumbo. Y, por supuesto, si tarda un poco más de la cuenta, no habrá piedad para él.

12) Y, sobre todo, no me he olvidado de que, antes, mucho antes que al fútbol, yo amo el arte. Amo la música, la literatura, el cine. Y, durante años, el Barcelona, repito, era una mezcla entre una catedral de Gaudí, una explosiva declaración de Dalí y una tarde de inspiración de Picasso. Ese Barcelona hacía llorar de lo bien que jugaba. Dio sentido al tiempo libre que, desde niño, había dedicado a ver partidos. Era tan bueno que siguió ganando a pesar de todo lo que acabo de indicar; de tener el enemigo en casa y, por tanto, luchar diariamente contra el Madrid y contra sí mismo. Pero, ciertamente, desde que los hombres de corbata forzaron a Guardiola a irse, ya no fue más una obra de arte. Fue un excelente conjunto de fútbol y punto. Y es por todo ello, por haber desquiciado a Messi, por haber convertido el modelo Barsa en un modelo similar al modelo Gil o Florentino, por haber colaborado a que el mundo fuera un mundo más mediocre y por haber logrado que la Sagrada Familia del balón se transformara en un equipo vulgar y resultadista carente de alma y derrotado sin honor ni épica, sin oponer un mínimo de resistencia, en Europa por la Juventus, Liverpool y la Roma; por todo eso es que celebro profundamente ese 8-2 del Bayern. Creo de hecho que esa paliza es la mejor noticia relacionada con el F.C. Barcelona en años al dejar patente al fin lo inepta de esta junta para la mayoría.

En verdad, han hecho más Perisic, Lewandowski o Müller por el Barsa, que Bartomeu y el resto de aburguesados funcionarios que lo rodean. Así que supongo que se me permitirá corear sus nombres. Al fin y al cabo, con sus jugadas y goles, ellos han sido los encargados de poner de manifiesto lo que muchos hace tiempo venimos sosteniendo: que el rey está desnudo y, si no se le pone remedio, esta derrota no va a ser el final de ninguna catástrofe sino su comienzo. ¡Que vuelva el rock, que vuelvan las guitarra y la emoción de una vez al Camp Nou! ¡El inmortal espíritu del Cruyff junto al de Josep Pla! Shalam

الزواج من علماء الآثار. كلما تقدمت في العمر ، كلما أحبوك أكثر

Casaros con arqueólogos. Cuanto más viejos seáis, más os querrán

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen: lisboa-covid2020
    2ºimagen: ojos de cruyff deseando que suceda……..koeman y pá dentro……
    3ºimagen: gente empujandose debajo del arbol……….
    4ºimagen: no nos olvidamos de los verdaderos actores………..
    5ºimagen: digan lo que digan………….
    6ºimagen: el delfin
    7ºimagen: lisboa-covid2020………….(yo tampoco puedo con “la caverna”)……(sonrisa)….

    • los ojos de Cruyff deseando que suceda ..jajajaj… No nos olvidemos de los verdaderos actores… ¿Eso es nombre de película? ¿título de foto? El delfín por rollo de la monarquía? la tercera imagen pues sí.. monos en una jaula.

Deja un deseo