El corazón del ángel

2

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado a El corazón del Angel; el filme de Alan Parker. El cual recomiendo leer escuchando uno de los temas claves de la fascinante banda sonora compuesta por Trevor Jones: «Johnny Favourite».

El corazón del ángel

Todavía no alcanzo a explicarme del todo las malas críticas que recibió El corazón del ángel cuando se estrenó. Tres décadas y media después de su aparición en cines, el filme continúa ejerciendo una inquietante fascinación. Es de esas películas a las que el paso del tiempo convierte en clásicos. En su momento, alguien dijo que era como un viaje de Sam Spade a través del infierno. Frase bastante acertada. Porque la obra de Alan Parker corrompía de raíz las bases del cine negro norteamericano. Convirtiendo una rutinaria, simple investigación sobre un hombre desaparecido en una ruta fantasmagórica llena de muertos, sangre y tétricas alucinaciones. Una mezcla entre una novela de Raymond Chandler y uno de esos legendarios blues de New Orleans en los que se nos narra el pacto con el demonio de un músico ansioso de éxito. Entre La divina comedia, Edipo Rey y unas gotitas de Fausto. 

Supongo que lo que ocurrió en su momento fue que muchos críticos y espectadores creían que iban a contemplar una película detectivesca normal. El típico thriller comercial sin demasiada profundidad. Y se encontraron con un filme alucinógeno y extraño, realmente infeccioso, casi peligroso, cuya compleja trama hace que se disfrute más y más en cada visionado que en el primero.

En cualquier caso, entiendo que el público debería estar mal informado. Porque por aquel entonces, Alan Parker era considerado para bien o para mal un revolucionario de la imagen. Y estaba claro que no se iba a embarcar en un proyecto rutinario. De Niro, por ejemplo, aceptó participar en cuanto se aseguró que iba a ser dirigido por el realizador de la anómala Birdy. Una película que le había fascinado. Y entiendo que Mickey Rourke vislumbró con absoluta claridad los alcances a los que podía llegar el filme porque se presentó en el set con todo tipo de ocurrencias para su torturado personaje. Tantas que Parker tuvo que frenarle.  Haciéndole concentrarse en su interpretación.

……………………………………………….

Según parece, Robert de Niro y Mickey Rourke no hicieron buenas migas durante el rodaje. Todo lo contrario. Rourke estaba francamente interesado en conocer al mítico actor, pero éste prefería mantener la mayor distancia posible. De Niro era en aquella época un artista extremadamente profesional y puntilloso. Pensaba que para dotar de más credibilidad a las escenas que lo enfrentarían a Rourke, lo mejor era que no tuvieran el menor roce. Al fin y al cabo, iba a interpretar al diablo. Y el diablo no se rebaja a hablar con cualquiera y menos con sus víctimas. Obviamente, al Rourke desmadrado y rebelde de aquel entonces, eso le sentó fatal. En realidad, sospechaba que De Niro no deseaba trabar la mínima amistad porque quería darle una lección. Demostrarle quién era el puto amo de la interpretación. Además, por aquel entonces, aunque la vida de Rourke iba de mal en peor, la imagen que tenían la mayoría de personas de él (probablemente también De Niro) era la del yuppie triunfador vivaracho y frívolo que había interpretado en Nueve semanas y media. Un papel que tenía muy poco que ver con su verdadera personalidad. De hecho, más allá del dinero que le había reportado, no se sentía muy a gusto con aquel rol puesto que no había podido conducir a los sucios límites sexuales que deseaba a su personaje debido a las cortapisas de los productores.

Rourke era un tipo díscolo y conflictivo pero franco. Tenía un talento enorme. Y no estaba dispuesto a ser minusvalorado. Así que la tensión entre ellos estuvo presente durante todo el rodaje. Según creo, ambos improvisaban las líneas de sus diálogos intentando impactar al otro. Darle un golpe fatal y robarse la escena. Y Alan Parker tuvo que esforzarse al máximo para canalizar toda esa desaforada energía artística personal y artística. Llegó de hecho a situar las camaras en lugares no previamente planificados para captar los menores detalles de estos duelos interpretativos parecidos a combates de boxeo.

Lo maravilloso de todo esto es que esta tensión produjo cuatro escenas fascinantes. Inolvidables. Como aquella que se lleva a cabo en una iglesia en la que, socarronamente, el demonio le pide a Harry Angel que no emita si es posible tacos para no molestar a las monjas.

Ciertamente, la supuesta animadversión de De Niro hacia Rourke dio resultados muy buenos. Puesto que sincronizaba perfectamente con la actitud burlona y agria de diablo para con aquel pobre hombre que habia intentado burlarse de él: Johnny Favourite. De hecho, existen momentos también en lo que Rourke mira a De Niro y yo al menos sospecho que los dos sentimientos se entralazaban: su sensación de indignación e incomprensión respecto a la agria actitud del actor de Taxi Driver para con él y la de fragilidad, desorientación e incredulidad de su personaje cada vez que se enfrenta al dueño de su alma. 

……………………………………………….

El corazón del ángel es una película realizada con extremado mimo. El trabajo fotográfico de Michael Seresin es bestial. Transmite perfectamente la nocturnidad diabólica de Nueva york y la viciosa de New Orleans. Asimismo, las escenas intercaladas de ascensores están sumamente cuidadas. Reflejan lúcidamente la idea de descenso a los infiernos que se produce en el filme. Y por otra parte, la banda sonora de Trevor Jones es impresionante. Una de mis favoritas de todos los tiempos. Es perfecta para la película. Es abstracta, llena de acordes sacros, casi místicos pero también sexuales. El saxo que aparece en medio de diversos diálogos, es directamente de otra dimensión. Transmite zozobra y desorientación. Vicio e inquietud. Remite en primer lugar a los grandes clásicos del cine negro pero de últimas es directamente metafísico. Su fraseo es una metáfora de la abisal caída de un alma perdida en un eterno purgatorio. Una puta locura. Una llaga en la piel del oyente. Una metáfora del coito entre el diablo y un espíritu caído.

………………………………………………

Alan Parker logró realizar una adaptación fílmica sensacional de un libro sobresaliente que disfruté mucho en su momento: El ángel cáido de William Hjortsberg.

El director británico respetó la idea central de la novela. Pero cambió diversos pasajes que mejoraron en mucho la película.

En el hipnótico texto de Hjortsberg, por ejemplo, toda la trama se centra en Nueva York. Y es Louis Cipher quien comete los crímenes investigados. De hecho, Harry Angel sospecha de él en muchos momentos e incluso llega a perseguirle corroborando que se encuentra ante alguien miserioso con poderes en cierto sentido inescrutables que no obstante no llega a conocer hasta la mítica anagnórisis final.

Parker sin embargo dividió la película en dos partes. Una se desarrollaba en una tétrica e inquietante Nueva York y la otra en Nueva Orleans. Una idea genial que no sólo dio aire al filme sino que confirió mayor credibilidad a la trama de magia negra, vudú y crímenes rituales que esconde. Y, por supuesto, también me parece mucho más adecuado que sea el propio Harry Angel quien vaya acabando con todas las personas que encuentra en su camino y le ayudaron a cambiar de identidad. Básicamente, porque eso permite ahondar en la confusión sobre su personalidad y la naturaleza de su investigación que estructura todo el filme y no permite hasta el final que el espectador tenga una idea clara de lo que está ocurriendo. 

……………………………………………..

El corazón del ángel es una película sobre el hastío y la locura. El peligro del éxito y la megalomanía. Ese indecoroso deseo de inmortalidad. Es una película en la que el argumento impresiona pero la atmósfera lo hace aún más. Es uno de los filmes que indirectamente mejor han retratado el blues que conozco. Quien quiera entender de dónde surge este estilo musical que la contemple en un programa doble junto a Días de cielo de Terrence Malick.

La Nueva Orleans de Parker es directamente un barrizal lleno de brujería y misterio. Una estela llena de velas mortuarias que esconden secretos y hechizos. Un hilo de calles y casas plagados de violentos hechizos pronunciados en medio de bacanales de sexo y lamentos hirientes de guitarra. Y su Nueva York es directamente un pozo negro. Una Nueva York envuelta en brumas, sucia y decadente, que recuerda al arenal solitario norteamericano descrito por Edward Hopper y el tugurio indescrifable en el que los poetas beats comenzaron a florecer.

……………………………………………..

El corazón del ángel es una película que hubiera gustado a John Coltrane de haber podido contemplarla. Es una obra tan enigmática que sin dejar de ser profundamente moderna tiene un aroma a cine clásico irresistible. De hecho, creo que ese es su lugar exacto. Se entiende mejor al contemplarla entre Retorno al pasado, Perdición, Laura o El largo adiós que en medio de muchas películas de las que fue contemporánea. Porque su espíritu es eterno. Es como el humo de un cigarrillo. Irreverente, rebelde e inasible. Una imprevisible y salvaje bestialidad cinematográfica que, por si fuera poco, también provoca miedo. Auténtico pánico psicológico. Por ejemplo, la soledad absoluta que cerca a Harry Angel (¿Dónde están sus padres, hermanos, tíos, novias?) a lo largo de todo el filme al menos a mí produce pavor. 

Pienso que ahí radica otro de los motivos por los que El corazón del ángel fue incomprendida en su momento. En que su manera de invocar el horror no tenía nada de efectista. Aunque las gotas de sangre cayendo sobre los cuerpos de Rourke y Bonet en una de las más cruentas y míticas escenas de sexo jamás filmadas, así pudiera darlo a entender. Craso error porque, en realidad, la utilización del terror por parte de Parker era profundo, sibilino y sutil. Tanto que lo más lógico es que provocara rechazo. Ya que nadie después de verla podría estar seguro hasta el fin de sus días de quién era ni de las deudas que tal vez tendría que pagar una vez fallecido. Todos estábamos más solos y confundidos conforme se encendían las luces y el ascensor en el que Harry Angel (en realidad, Johnny Favourite) descendía, llegaba al último piso de una escalera aparentemente inacabable. Shalam

طائر حر أفضل من الملك الأسير

Mejor pájaro libre que rey cautivo

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen…estoy esperando a que me beses el anillo!………
    2ºimagen…..vertical, diagonal en una silla cubista(horizontal muy baja)……….
    3ºimagen….sigues sin besarme el anillo!……….
    4ºimagen……..este huevo (con sal) fue uno de los del reparto de «la leyenda del indomable»…1967…sonrisa…
    5ºimagen…..magnifico interior por su disposicion y por los tres tramas: horizontal, rombos y ventanal…….la luz y el personaje tambien…….
    6ºimagen……ese eclesiastico del fondo cambia de color con la temperatura y humedad……vaya parroquia!!!…..
    7ºimagen……que buscas en la pobreza?…….
    8ºimagen…..»reproduccion prohibida»….1937..r. magritte
    PD….https://www.youtube.com/watch?v=r94AxkWXKJA…..»la leyenda del indomable»..1967….

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Cita de fiscal corrupto con alguien del gobierno que pretende comprarlo. 2) Fotografía que homenajea los lienzos de Edward Hopper. 3) El fiscal se hace el remolón. Quiere más dinero. No se deja corromper aparentemente. 4) jjja.. muy buena idea lo de la leyenda del indomable. Genial. 5) Interior propio de una película inglesa basada en una novela de Agatha Christie. 6) La leyenda del santo bebedor. 7) Podría pasar con otras ropas y contexto como un fotograma de una novela de aventuras tipo Tras el corazón verde. 8) El doble. Fiodor Dostoievsky. PD: Inolvidable filme.

Reply To Alejandro Hermosilla Cancel Reply