Erec y Enide

0

Leyendo Erec y Enide, la primera novela que se conserva de Chrétien de Troyes, percibo ciertos detalles de su estilo que me hacen acordarme de los cuentos de Clarice Lispector. Encuentro de hecho idéntica levedad y simpleza narrativa en la obra del escritor francés que en la de la brasileña. Obviamente, por motivos distintos. En el caso de Chrétien porque en el siglo XII la lengua escrita no había alcanzado el grado de sofisticación y complicación que tendría en siglos posteriores y en concreto, épocas como la barroca. Y, desde luego, la técnica narrativa no estaba tan desarrollada. Lo que obligaba a Chrétien a ser colorido, sí, (hay todo tipo de bellas metáforas en su prosa) pero simple y conciso.

La estructura de las frases que aparecen en sus novelas es muy sencilla. Ligera. Probablemente porque no poseía recursos suficientes para alargarlas más. Chrétien tiene que ser forzosamente breve y escueto. Lo que provoca, por ejemplo, que al contrario de lo que sucede con determinados textos medievales, su lectura sea tan clara como amena. De hecho, es realmente más divertido leer sus textos que los de muchos novelistas actuales porque, aunque cuida el lenguaje, éste se encuentra siempre al servicio del argumento. Chrétien es primaveral y como todo clásico, profundamente moderno.

…………..

Entiendo que, además de por su formidable talento, uno de los motivos por los que los cuentos de Clarice Lispector sorprenden tanto a lectores contemporáneos acostumbrados a todo tipo de experimentos, se debe a que la escritora brasileña narraba anécdotas, sucesos y dramas íntimos o trágicos del siglo XX con un lenguaje que remitía tanto al cuento infantil como al ligero y simple utilizado por el primer novelista occidental. En este sentido, Clarice -conscientemente o no- llevó a cabo un proceso parecido al experimentado por Picasso. Quien para lograr ser realmente moderno tuvo que volcar su mirada en el arte africano ancestral. La antigüedad profana. Algo que suele ocurrir con mayor frecuencia de la que pensamos. Muchas de las creaciones de los artistas vanguardistas del siglo XXI y el anterior remiten a las de la Edad Media. Básicamente, porque buscan transmitir idéntica inocencia que ciertos lienzos cuyos rasgos leves y simples no se debían tanto a la voluntad expresa de su autor sino a las limitaciones y barreras técnicas que la pintura poseía por aquel entonces. Algo que también ocurre (y es mucho más fácil de percibir) con todos esos cantautores de espíritu folkie a los que en ocasiones les basta una guitarra acústica para transmitir todo un cúmulo de emociones. Y además, para hacer más comprensible su mensaje, simplifican sus letras como también hacían los míticos e idealizados poetas juglares.

……………….

Es difícil citar cineastas que utilicen recursos parecidos a los citados porque el séptimo arte no existía en la Edad Media. Pero sí creo que, cada uno a su manera, tanto Eric Rohmer como Robert Bresson intentan captar la frescura técnica del arte románico y gótico. Y, en otro sentido muy distinto, también Pier Paolo Pasolini.

…………..…………..

Sé que mis novelas no son precisamente sencillas. Pero si algo he aprendido después de años y años leyendo, pensando qué escribir y cómo, es que, por lo general, el recurso más simple es siempre el mejor. Lo importante que es la claridad. Más que nada porque es la única forma de unir el futuro del arte con su origen desde el presente. Tal vez a eso precisamente se refería Italo Calvino en sus Seis propuestas para el nuevo Milenio cuando aludía a la levedad y la exactitud como dos de los factores centrales de la escritura moderna. Nuestras novedosas técnicas son más un escollo a sortear que un muro en el que apoyarse. De hecho, más nos valdría escribir con las limitaciones y exactitud que lo hacía Chrétien si deseamos perdurar. Buen ejemplo es Clarice Lispector. Tal vez sea olvidada con el paso de los años pero muy probablemente quien decida leer sus cuentos en siglos posteriores se sienta tan cómodo como lo estamos actualmente al pasar las páginas de El caballero del león o El caballero de la carreta. Shalam

من هو على وشك الموت دائما يقول الحقيقة

Quien se encuentra a punto de morir, suele decir la verdad

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo