Un esclavo

0

Es difícil que un pequeño ensayo haya sido más citado en nuestra cultura durante las últimas décadas. Me refiero, claro, a Kafka y sus precursores. Un texto en el que Borges expone varios ejemplos de cómo la influencia que ejerce la obra de un autor mayor como el checo llega en ocasiones a ser tan grande que puede hacer que detectemos su rastro en escritores anteriores que obviamente no lo conocieron. Entre otros, el sabio argentino citaba a Léon Bloy, Lord Dunsany o Zenón. Padres de El proceso o El castillo sin saberlo.

Yo hoy deseo incluir otro nombre a esa lista. Me refiero a Esquilo. Leo la siguiente anécdota en Las Memorias de ultratumba de Chateaubriand e inmediatamente, me acuerdo de varias de las parábolas de Kafka: “Un esclavo, en el Agamenón de Esquilo, hace de centinela en lo alto del palacio de Argos; sus ojos tratan de descubrir la señal convenida del regreso de las naves; canta para amenizar sus vigilias, pero las horas pasan y los astros se ponen, y la antorcha no brilla. Cuando, tras mucho tiempo, su luz tardía aparece sobre las olas, el esclavo está ya encorvado por el peso de los años; no le queda sino recoger desdichas, y el coro le dice “que un anciano es una sombra errante a plena luz del día”. Shalam

من الأسلم أن يتم تقييدك من أن تكون حرًا

Es más seguro estar encadenado que ser libre

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo