Misericordia

2

Leyendo el primer tomo de El capitán Alatriste, encuentro una alusión a la daga de “misericordia” o de “caridad”. También conocida como “quitapenas”. Inmediatamente, me dejo deslumbrar por su nombre y una de las funciones del arma (“evitar sufrimientos innecesarios al enemigo o compañero moribundo al asestarle con ella la estocada definitiva”) y planeo realizar en próximos días un avería donde despotrique de nuestro tiempo y realice un ensalzamiento del pasado; de esos señores que, aun destinados a batirse unos contra otros con la vida en juego, eran capaces de portar utensilios bélicos que humanizaban sus contiendas. No obstante, pronto, comienzo a leer artículos donde me familiarizo con otros usos de la mencionada daga. Era utilizada, por ejemplo, en la lucha cuerpo a cuerpo contra otras armas blancas. Y, sobre todo, para clavarla en el tronco y rostro de los adversarios aprovechando los huecos y las juntas de las armaduras. Así que no tardo en incriminarme a mí mismo por mi ingenuidad. La crueldad no es patrimonio de ninguna época. Lamentablemente, lo es de todas. Y de no ser por la existencia de cárceles, penas de muerte y otros atenuantes (aunque sean simbólicos), probablemente sería la predominante entre todas las humanas. Shalam

إذا فقدت أحلامك ، فسوف تفقد عقلك

Si pierdes tus sueños, perderás tu mente

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:…..cortador de pan…..
    2ºimagen: …no se puede ser mas hijo puta…….”la puntilla”……….fiesta brava……curro vazquez, tabaco y oro….

Deja un deseo