Corrosión

2

Desde hace un tiempo, se viene comentando la posibilidad de que Steven Wilson y Mikael Akerfeldt vuelvan a unir sus caminos y graben otro nuevo álbum. Una buena noticia porque Storm Corrosion era un disco profundo y sinuoso que merece una continuación. Se suele afirmar que cierra los senderos abiertos por ambos en Grace for Drowning y Heritage, pero yo no lo veo ni como una suma ni como una consecuencia de ambas obras sino como una especie de improvisación o ensayo realizada en total libertad que crea su propio espacio. Sí es cierto que hay pasajes que nos remiten a las atmósferas y espirales de ese par de cálices del rock progresivo (¿Cómo no?), pero al menos yo prefiero considerarlo un disco único. Un solitario lienzo realizado en una lúgubre mansión donde los dos artistas dieron carta libre a sus deseos de profundizar en territorios fronterizos en los que apenas habían dado hasta entonces uno o dos pasos. O más bien, en los que no se habían detenido lo suficiente hasta entonces aunque ya habían realizado unas cuantas excursiones de riesgo.

………………………………………………..

Se percibe perfectamente que entre los dos músicos existía una complicidad única. La mano de Wilson fue la responsable, en gran medida, de que Opeth dieran el salto a la inmortalidad. Pasaran de ser una referencia incontestable del black metal a una de las más importantes bandas de rock (en todas sus dimensiones) que existen. Sabemos que Mikael Oerkfeld es un explorador y que, antes o después, iba a dar giros de timón a la banda que dirige, pero posiblemente no hubieran sido tan radicales de no tener a su lado a Wilson susurrándole al oído que siempre podía ir un paso más allá de lo que había imaginado.

La aportación del músico inglés fue esencial para que Blackwater park fuera una salvajada sonora. Una violación musical. Posiblemente el disco que con más fruición describe la esquizofrenia del siglo XXI desde un punto de vista sepulcral y trascendente. No tanto centrándose en sus consecuencias actuales sino en sus resonancias inmortales. Casi filosóficas. Un pulso entre Cristo y Dionisos. Y, por otra parte, tanto DeliveranceDamnation como, por supuesto, Heritage abrían nuevas vías a las paletas artísticas utilizadas hasta entonces por Opeth. Quienes en vez de incidir insistentemente en caminos ya explorados se iban de viaje por sutiles y sinuosos desfiladeros expresivos impensables al principio de su trayectoria.

Obviamente, Steven Wilson se sentía sumamente satisfecho de contribuir a los giros de timón de una banda empeñada en seguir manteniendo la llama del rock viva y hacerla girar amplificando sus alcances. Así que era completamente natural tanto para él como para Mikael que, en medio de sus recargadas agendas, buscaran un hueco para sentarse a componer y ver lo que salía de su encuentro.

………………………………………………..

En realidad, Storm Corrosion es casi una obra aislacionista. Parece haber sido grabada en una casa perdida en medio del monte. De hecho, es casi una sesión de espiritismo. Michael y Steven no ejercen aquí de cantantes sino de chamanes. Se diría que más bien su tarea es acompañar instrumentalmente las voces que escuchaban mientras daban forma al disco.

………………………………………………..

Storm Corrosion es prácticamente un western dantesco. Es un disco cuyas melodías no remiten tanto al mundo de los vivos como al de los muertos. Es un gris lienzo lleno de oscuros matices y salpicones ideal para escuchar, por ejemplo, mientras se lee Agujero negro. Aquel cómic de Charles Burns en el que los adolescentes eran más espíritus perdidos que jóvenes enérgicos. Es una obra cuyo intimismo es majestuoso y peligroso. Explora paisajes mentales y sentimientos con tono operístico y desolador pero también familiar. Lo peor de Storm Corrosion radica en pensar hasta dónde habrían podido llegar Steven y Mikael de haberse tomado este disco no tanto como un experimento conciliador, un ensayo, sino como un hito que marcara su existencia. Ya que no siendo una obra maestra (aunque no discutiría en absoluto a quien afirmara lo contrario) es realmente embriagante. Cuesta entrar, sí, en Storm Corrosion, pero más difícil es salir de allí. Porque es casi más un estado espiritual y anímico que un disco. Una vez alcanzado, lo normal es olvidarse de la frivolidad y los ritmos de baile por una temporada y continuar incursionando en sus ásperas fronteras una y otra vez. Si alguien desea saber qué música se escucha en el cerebro de un neurótico mientras se lamenta de su suerte que se haga con él.

………………………………………………..

Storm Corrosion, repito, no es una obra perfecta. Se percibe que hay ideas a medio desarrollar, otras (pocas) que hubieran necesitado otro tratamiento y, a partir de cierto punto, desfallece un poco o se hace un tanto repetitivo. «Drag ropes» y «Storm Corrosion», por ejemplo, poseen un nivel enorme que las distancia del resto. Ninguna de las siguientes puede igualarlas. Creo que porque tanto para Steven como para Mikael el disco no fue tanto un desafío sino el fin de un proceso. Una excursión con la que sellar fructíferos años de colaboración artística. Pero aún así, es único. Hay algo fascinante en sus surcos. Hay más riesgo, aventura y misterio en sus canciones que en la inmensa mayoría de los Lps de su época. Algo lógico porque estamos hablando de dos genios capaces de enriquecer la herencia de Yes, Scott Walker, Black Sabbath, Camel o King Crinsom con nuevos matices, fragancias y sonidos. De transformar cualquier canción en un viaje astral. Shalam

يبدو النجاح حلوًا فقط لمن لم يحققه أبدًا

El éxito les parece dulce tan sólo a quienes nunca lo alcanzaron

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:….guapisima y sintetica ilustracion…..a la dech cabeza llena de hongos…en el centro venus de la carne…………sonrisa……….
    2ºimagen:…..uno lejano el otro bastante desafiante…………..
    3ºimagen:…..debajo del puente esta el rey loco-cactus de la portada…………..
    4ºimagen:…..el de la dech camiseta de f.zappa y en el centro la moto con la que el de la izq va a comprar el pan al pueblo…….
    PD:…money…cabaret….https://www.youtube.com/watch?v=ITuJpMYcBO0…..pantomima…..

    • Alejandro Hermosilla on

      1) La herencia del Bosco se encuentra con la de Dalí ante la sonrisa de Roland Topor. 2) Uno un genio autista y reconcentrado, otro un genio extrovertido y cervecero. 3) La encrucijada. El momento del pacto sagrado. 4) Con sus gafas negras, dispuestos a jugar en un videojuego rock. Suena Scorpions de banda sonora. PD: involvidable cabaret. Bowie-Freaks-Fellini-Minelli.

Deja un comentario