Playa

0

Estoy a mitad de la lectura de Memorias. El sueño de un hippie; la autobiografía de Neil Young. Una obra tan portentosa, viva, imprevisible y caótica como su discografía en la que el músico canadiense relata en breves líneas cómo surgió la maravillosa portada de On the beach. Una de mis favoritas de la historia del rock: “la idea para la carátula se nos ocurrió de sopetón. Gary Burden y yo nos pusimos a buscar los distintos elementos que la componen. Fuimos a una chatarrería de Santa Ana para comprar el alerón, el guardabarros y las luces traseras de un Cadillac de 1959. Luego fuimos a un establecimiento con mobiliario para patios y compramos un parasol y una mesa. Encontramos la chaqueta de poliéster amarilla y los pantalones blancos en una tienda cutre de ropa, donde vimos cómo pillaban a una ratera con las manos en la masa. Gary y yo habíamos fumado una marihuana que era la hostia y nos quedamos pasmados viendo cómo trincaban a la ratera. La chica chillaba y se retorcía dando patadas. Como parte del atrezo usamos un periódico local con un titular increíble: el senador Buckley exige a Nixon que dimita. Luego fuimos a por la palmera que había llevado por todo el mundo durante la gira Tonight’s de Night. Después dispusimos todos los elementos con esmero en la playa de Santa Mónica y los fotografiamos. El fotógrafo era Bob Seidemann, el mismo que se encargó de la famosa carátula de Blind Faith en la que se ve a una joven desnuda sosteniendo un avión. Para el diseño de la funda del vinilo nos inspiramos en el estampado interior del parasol. Así era nuestro proceso creativo. Gary y yo nos desvivíamos en ese sentido”.

James Reich compuso un célebre artículo analizando la portada en el que la comparaba con las realizadas por David Pelham para distintas novelas de J.G. Ballard e incluso con La persistencia de la memoria; el famoso lienzo de Salvador Dalí. También se suele mencionar la obra, Cadillac Ranch, del colectivo Ant Farm al aludir a la icónica fotografía. Pero como hemos podido leer, probablemente no hubo nada premeditadamente intelectual en su elaboración. Tan sólo la suma de varios genios -cada uno en lo suyo- colgados de marihuana y deseosos de experimentar que, eso sí, supieron plasmar y condensar perfectamente el vacío de una era. Porque, aunque fuera planteada como una deliciosa broma, la creación de Burden refleja perfectamente la inquietante atmósfera de la Guerra Fría. El miedo al derrumbe del sueño americano y el fin del capitalismo así como la incertidumbre surgida tras el ocaso del hippismo. Todo ello con tan sólo unos pocos elementos que además conectaban sutilmente con la crisis personal que en aquellos momentos estaba viviendo Neil Young. Una gozada que logra que el oyente sienta al verla la imperiosa necesidad de incursionar en On the beach. Un disco tan intenso, melancólico y desolador como una playa desierta después del verano. Shalam

لقد أضعت الوقت. الآن يضيعني الوقت

Malgasté el tiempo. Ahora el tiempo me malgasta a mí

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo