Save your prayers

0

Save your prayers es uno de mis discos de hard rock melódico favoritos de la historia. Lo compré a los 12 años y, a pesar de mi corta edad, lo primero que me llamó la atención fue su madurez. Su sabiduría y contención. No me extraña porque el álbum es un soplo de vida atemporal. Cada cierto tiempo lo recupero y sigo descubriendo detalles de estas composiciones ideales para rememorar viejos tiempos con un par de buenos amigos o cenar junto a tu pareja en un pub inglés con estilo. Señal de que hay algo en ellas que no caduca y de que, a pesar de que apenas han sido reivindicadas, se encuentran cortadas por el sabor de los clásicos puesto que aúnan fiereza y sensibilidad, épica y lirismo, guerra y poesía, muy equilibradamente.

La producción de Liam Sternburg y Simon Hanhart es espectacular. Ambos lograron dar profundidad y relieve a unas canciones que sonaban actuales pero también a eternidad. Relajadas y duras. Agresivas y dulces. Amables y valientes. Algo que se agradece porque, aunque Save your prayers apareció en mitad de los 80, no posee el sonido típico de la época. Responde, sí, a algunos de sus parámetros pero, como los grandes discos, se evade de su tiempo buscando su propio camino por más que lógicamente, se encuentra en el centro de múltiples corrientes. De hecho, es, en gran medida, un eslabón perdido entre la NWOBHM y el AOR norteamericano más contenido como por ejemplo el de Boston. Lo mismo mira a Saxon que a Foreigner o a Def Leppard y, al mismo tiempo, hace pensar en algunas de las inolvidables obras del rock de principios de los 70; en Badfinger, The Faces o hasta Deep Purple. Además, de -¿cómo no?-, en guitarras, cervezas y mujeres.

Mención aparte por supuesto merece el trabajo de Peter Finn que en pocas ocasiones como ésta se encontró más cerca de rememorar el legado de UFO y el del vocalista Danny Vaughn que, sin llegar a las cotas de un Ian Gillan, un David Coverdale o un Rod Stewart, logra emocionar utilizando registros diferentes que lo mismo incitan a la épica que al compañerismo o la dulzura.

No sé realmente si Save your prayers es un disco perfecto (tal vez le sobren un par de canciones casi al final) pero lo que sí sé es que es auténtico. Real. Que está hecho con el corazón. Y, verdaderamente, me duele que se encuentre un tanto arrinconado incluso para su público ideal o potencial. Me recuerdo escuchándolo, por ejemplo, durante un viaje en bus por la provincia de Hidalgo (México) camino de las grutas de Tolantongo y puedo asegurar que, en medio de carreteras rotas y caminos quebrados y una exuberante naturaleza, fue una fabulosa compañía. Aunque, en realidad, siempre lo ha sido. Cuando era adolescente, ahí estaba marcándome un camino (fuera el que fuera) y, hoy en día, aquí sigue conmigo. Sí, en verdad, no sé si lo elegiría entre los diez que me llevaría a una isla desierta pero puedo asegurar que sufriría mucho al desprenderme de él porque Save your prayers contiene algo muy difícil de encontrar actualmente: música honesta. Shalam

الصبر هو أكثر الفضائل الصبر هو أكثر الفضائل

La paciencia es la más heroica de las virtudes

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo