Poder y mentira

0

Hace unos meses publiqué una reseña sobre el VII tomo de la Seudología de Miguel Catalán en la revista El coloquio de los perros que dejo a continuación.

                                           Poder y mentira

No hay mayor mentira que el dicho que sostiene que vivimos en una democracia. Una falsedad repetida por todas partes y creída por una gran mayoría. Tanto como aquella que sugiere que los partidos (hi)progresistas llevan a cabo sus medidas políticas debido a que poseen una más justa idea del bien social que los partidos conservadores o aquella otra que afirma que los políticos realizan constantes sacrificios por el bien de la población en su conjunto. Razón por la que son tan necesarios (diría casi que imprescindibles) pensadores que expliquen con rigurosidad y claridad la naturaleza del poder, como es el caso de Miguel Catalán.

Un filósofo que, discretamente y en silencio, está construyendo una obra que explora la naturaleza de las creencias falsas contemporáneas. Una meditada y muy elaborada Seudología -tendencia incontrolable a relatar hechos o historias que son producto de la fantasía y que llegan a ser creídas por quien las sufre- de la que apareció recientemente su séptima parte, dedicada a las falsedades del poder: Mentira y poder político. 

Un libro necesario para comprender el funcionamiento de la política y pasar del estadio infantil o adolescente de la indignación al más adulto de la conciencia. La sabiduría. Ya que explica con orden y con rigurosidad, con la meticulosidad adecuada, por qué la política es el mundo de la mentira, una batalla salvaje por el poder, los mítines, una exaltación demagógica y los consensos, pactos entre élites para salvaguardar sus privilegios. Y lo hace con tanta exactitud, mezclando las incursiones históricas y los datos objetivos con sus meditadas, centradas reflexiones que, ciertamente, deja en muy mal lugar a quien pueda creer ingenuamente en las bondades de la clase política o vuelva a votar con ilusión tras leer este tratado.

Miguel Catalán lo deja claro. Un político, casi por definición, es un sátrapa. Lucha por sí mismo y los intereses de la clase a la que representa. Es un maestro de marionetas. Alguien cuya fuerza radica en su capacidad de engañar y manipular. Deformar la realidad a la medida de sus intereses y ambición. Transformar víctimas en verdugos y verdugos en víctimas y problemas privados en sociales. De hecho, lo esencial para él es su círculo. La amalgama de pactos que debe hacer para sostener e incrementar su riqueza. Hacer realidad el sueño de una vida sin trabajar. Succionando la sangre y sudor de los obreros gracias a su capacidad de retorcer el lenguaje y la fuerza amedentradora de la que dispone gracias al poder.

Una circunstancia que no ha variado con el paso de los siglos, como demuestra el fecundo análisis que realiza Miguel Catalán de diversas fases históricas sino que, más bien, podría decirse que se ha ido perfeccionando y ocultando en la medida en la que a los gobernantes les han bastado la publicidad y los medios de comunicación para que los ciudadanos paguen sumisamente impuestos que, en muchos casos, no son sino una evolución de los famosos y obligatorios diezmos que debían ofrecer los siervos a los señores feudales durante la Edad Media. Un hecho que pone de manifiesto cómo la servidumbre voluntaria de la población vence a su deseo de libertad y justicia.

Es realmente muy aleccionador y clarificador cómo Miguel Catalán muestra el verdadero rostro del Estado de derecho y cómo indaga en la violencia original que  funda las naciones. Las armas, hechos cruentos, batallas que sostienen a los representantes de esos Estados Monstruo cuyos portavoces tienen siempre en la boca las palabras “paz”, “progreso” o “solidaridad” y no dudan en mentir para invadir territorios.

Característica que el filósofo valenciano deja claro que no puede achacarse únicamente, con escasa capacidad de análisis y visión, a los Estados Unidos de Norteamérica sino a prácticamente a todo el aparato estatal de los países que hay y ha habido sobre la tierra. Lo que hace aún más sorprendente el enorme engaño al que se encuentra sometida la población del que no desea despertar ya bien sea por comodidad o bien por imposibilidad. O tal vez porque las élites y su lenguaje orwelliano la llevan manejando desde siglos y saben perfectamente dónde se encuentran los límites entre lo tolerable y lo intolerable para así evitar cualquier revolución o peligrosa revuelta y proseguir creando ilusionismo social. Aunque a esta obra de arte de la falsedad también han contribuido diversos filósofos y analistas que no sólo han cuestionado el poder sino lo han justificado por razones más o menos peregrinas, cuyas teorías analiza con la agudeza acostumbrada este paciente orfebre del lenguaje.

En realidad, el libro de Miguel Catalán es una enjundiosa mezcla entre un artefacto divulgativo, un ensayo y un tratado de política. Un libro muy centrado que capta perfectamente el zeitgeist de nuestra época y, a pesar de su extensión, se lee y comprende perfectamente. Además, en lo que se refiere a su descripción histórica de la mentira política, su agudo diagnóstico del enmascaramiento cotidiano, roza la maestría. Tanto que no creo equivocarme al pensar que su Seudología será con el paso de las décadas una obra de referencia. Yo al menos me he quedado con ganas de leer los otros tomos que ha publicado hasta ahora y puedo imaginarla perfectamente en el futuro, ocupando un lugar preferente en la biblioteca de cualquier politólogo.

Creo, de hecho, que en un mundo justo este agudo análisis debería estar circulando por las manos de todas aquellas personas que piensan votar en las próximas elecciones sin haberse detenido a pensar por qué lo hacen y se encuentran dispuestas a defender la mentira oficial como si estuviera en juego su vida, sacrificando su libertad por su seguridad. Más que nada, porque la lectura de obras tan inspiradoras y enriquecedoras como ésta podrían propiciar que los ciudadanos nos centráramos en lo esencial -modificar el sistema para asegurar la separación de poderes y el advenimiento de una democracia representativa- y no en lo accesorio: quién de los Emperadores sostendrá el báculo en esta ocasión. Quién será capaz de convencer con sus mentiras a más número de personas. Shalam

إِنَّمَا الْمَرْءُ بِأَصْغَرَيْهِ: قَلْبِهِ وَ لِسَانِه

Mata tanto estar en ayunas como la glotonería

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo