Přistát

2

Dejo a continuación la decimosexta reseña del libro Los 100 mejores discos del Siglo XX. En este caso, dedicada a Přistát de Vrána. La próxima semana me ocuparé del puesto 84 en esta lista: Siempre bailando de René dj.

Quien desee por cierto saber más del proyecto puede pinchar en el enlace siguiente:

https://www.averiadepollos.com/los-100-mejores-discos-del-siglo-xx/

Y quien quiera leer la reseña anterior puede hacerlo aquí:

https://www.averiadepollos.com/la-guerre-des-insectes/

Si alguien se anima, asimismo, a leer este texto con música, le recomiendo hacerlo escuchando un tema del primer disco de Pj Harvey: «Yuri-G».

85. Vrána: Přistát (1980).

Přistát fue publicado en Praga en una época de profundos cambios. En uno de esos momentos en los que reinan la incertidumbre y la inseguridad y los ciudadanos apenas alcanzan a otear un nublado futuro. A finales de los años 70 del pasado siglo, tras la caída del régimen nipón y alemán, Checoslovaquia se había convertido en un país bajo dominio soviético. Algo que había generado una enorme inquietud en sus habitantes que, por un lado, se sentían en su mayoría dichosos de liberarse del yugo germano pero, a la vez, experimentaban cierta intranquilidad al pasar a ser tutelados por la Unión soviética. Un país que se había convertido en la principal potencia mundial y había obligado a los dirigentes checos a firmar una serie de pactos que convertían, de facto, a Checoslovaquia en una estado títere del Kremlin.

Los ciudadanos checos eran bastante escépticos porque si bien la intensa alianza con el país soviético podía aumentar su nivel de vida, parecía también claro que continuarían (como bajo el dominio de Hitler) sin poder expresarse libremente en las calles. De una u otra forma, suponía cambiar a un amo por otro. Puesto que durante décadas, nadie se había atrevido a contradecir ni a Stalin ni a su sucesor tras su muerte: Boris Gólubev.

Lo cierto es que, a principios de los 80, si bien Gólubev se mantenía fuerte en sus convicciones, observaba con inquietud los progresos económicos anglosajones. Y era palpable que dudaba si abrir la mano e implantar libertades con las que calmar y soliviantar el ánimo alterado de los ciudadanos de la Europa del Este  o continuar gobernando con yugo firme. En Checoslovaquia, desde luego, nadie estaba seguro respecto a lo que el futuro podría deparar. El filósofo Venceslao Novák, por ejemplo, dudaba si su país  se convertiría al fin en una isla libertaria o cotinuaría siendo un bello muro cerrado.

En fin, es de este momento de tensión de donde surgió ese grito de rabia llamado Přistát. Un disco compuesto por una oriunda de Praga que, con ayuda tan sólo de una mordiente guitarra y un sintetizador, se empeñó en hacerse escuchar en medio de la atonía general de la población checa. Cuando Přistát fue publicado, los ciudadanos checos parecían fantasmas. Pocos se atrevían a manifestarse. Algo contra lo que Vrána (seudónimo artístico bajo el que se refugiaba Mirka Svoboda) se rebeló de plano en un obra cantada por entero en su idioma natal en la que su voz hiriente y desnuda describía sin miedos el revuelto estado en el que sus compatriotas se encontraban.

Přistát es un disco arisco y esquivo. Sincero y necesario. Vrána entonó versos en sus surcos gracias a los que conocimos las interioridades y pesares experimentados por el pueblo checo. Narró historias de viejos soldados caídos en combate, de parejas que se vieron separadas por el conflicto bélico y, durante años, tan sólo pudieron comunicarse por carta. Y también puso voz a los sentimientos de centenares de mujeres vejadas por los soldados alemanes. Incluso se atrevía con una especie de nana desesperada en la que describía el miedo de un niño a un posible bombardeo o el ametrallamiento de sus padres disidentes. No obstante, Vrána también era capaz de realizar poéticas canciones rebosantes de alegría que ejercían de puente de contacto entre la sórdida violencia de la postguerra y la esperanza que se había abierto en el mundo en general tras la caída de Hitler.

Realmente, -refiriéndonos en este caso al apartado estrictamente musical- Přistát es una obra mágica situada en la frontera de diversos estilos pero con la suficiente personalidad como para imponer el suyo propio. Inolvidables, por ejemplo, son esos bucles cortantes y afilados que emergen de la hiriente guitarra de una Vrána tan violenta como sensible cuya voz suena en ocasiones contenida y en otras estridente; como si se estuviera manteniendo una conversación cara a cara con verdugos y víctimas en medio de un territorio árido, devastado tras una batalla.

Por supuesto, es inevitable, a su vez, destacar entre todos los temas que aparecen en el disco el instantáneo «Zabijáci», el místico «Bůh» y esa impresionante cabalgata por los abismos de un mundo en decadencia llamada «Narážet do stromů». Una composición en la que los desaforados gritos de Vrána alcanzaban unas cotas apenas antes entrevistas en la música contemporánea. De hecho, casi que podía afirmarse que Vrána se encontraba en trance de morir de pavor a medida que desgranaba su punto de vista sobre el estado social de su país o rememoraba el miedo experimentado por su padre tras ser llamado a filas.

En suma, Přistát es un disco real y crudo. Es una obra que describe el exacto momento en el que aún no se ha borrado del todo el peso del torturante pasado y tampoco ha emergido el ilusionante futuro. Es un conmovedor Lp parecido a una herida. Puesto que contiene dolor, furia, llanto y, sí, también unas pequeñas dosis de optimista vitalidad. Shalam

بشكل عام ، يسعد الإنسان أن يعدد أحزانه. لكن ليس هكذا أفراحهم.

Generalmente, el hombre se complace en enumerar sus pesares. Pero no así sus alegrías.

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen…..a los niños nunca se les olvida jugar……(a ver si los adultos hacen lo mismo)……
    2ºimagen…..los ingleses haciendo «ciudad a traves»………
    3ºimagen…….necesitamos muchas flores para poner en estos dos floreros……
    4ºimagen……dos latas gigantes de atun………..(todas las personas llevan un «panecillo» debajo de sus brazos»….
    5ºimagen……»kiss» de prince……(beso «volao»)
    PD…….https://www.youtube.com/watch?v=CkrT9u7ms1c…..kiss(live at paisley park)…1999….

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Alemania año zero. 2) Los ladrones de bicicletas. 3) Los lagartos de V llegan a Moscú disfrazados de militares. 4) Me llama la atención que en la foto hay unos cuantos hombres cuyas gafas me recuerdan a las de Godard. 5) Escena de filme de David Lean. Breve encuentro. Versión en este caso rodada con actores desconocidos. PD: Qué versión más rara y egomaníaca de Kiss. Entre la genialidad y el capricho egótico.

Deja un comentario