El sacro mutismo

0

Hay algo que me fascina de muchas de las creaciones de Durero. Que el pintor siempre esconde algo. Siempre dice menos de lo que sabe. Sus variados autorretratos por ejemplo debería aclararnos muchos aspectos de su vida y si bien es cierto que lo hacen de bastantes, en ellos no percibo una verdad descarnada. Más bien, son la exposición de un secreto. De un conocimiento que en parte se oculta y repliega sobre sí mismo conforme se da al espectador.

Durero sabía mucho más de lo que exponía en sus lienzos. Su pincel era un sello. Tenía un pacto con el silencio hasta el punto de que reflejó perfectamente la ambigüedad que comenzaba a predominar con el advenimiento de la modernidad. El clasicismo renacentista. Ese realismo que transformaba a la naturaleza en imitadora del arte y que aspiraba a convertir al ser humano en el señor de un nuevo paraíso.

Cuando contemplo un lienzo de Leonardo Da Vinci, no ceso de escuchar hablar al pintor florentino. Si embargo, en Durero existe un mutismo intrigante. En Da Vinci las figuras y paisajes remiten constantemente a ese misterio. Sugieren y casi gritan a voces que hay un misterio que no sabremos. Que hay un mundo desconocido y diabólico detrás de un caserío y el ilustre porte de las ciudades renacentistas.

En Da Vinci, siento escuchar ecos constantes de voces pertenecientes a demonios sibilinos. Vislumbro la sombra de Fausto elevándose tras el retrato de un caserío y un vaso lleno de esperma dionisíaco situado estratégicamente en la mesa de su taller. Pero en Durero al contrario apenas escucho nada más que silencio y silencio. El artista alemán deja entrever el arco nocturno y violento pero prevalece la fuerza con la que  que calla. La severidad germánica con la que cierra  el canal de comunicación con el espectador y le impone la verdad del color. De la figura.

La pintura de Da Vinci es una invitación a interpretar, a dejarse seducir por las mareas oscuras. Una llaga de la noche salvaje. Un preludio romántico Su arte es casi un reflejo de las matemáticas y el infinito. No hay conclusión. Sin embargo, la de Durero es una invitación a no interpretar demasiado. A intentar quedarse satisfechos plenamente con lo expuesto en el lienzo. Es parecida a un suntuoso castillo que tiene vedada la entrada a la sala donde se esconde un oculto secreto. A un monasterio cuyos libros sagrados están a la vista del público pero no pueden ser consultados más que por ciertos monjes y santones.

Da Vinci era un pintor que amaba el diálogo. La conversación. Se envolvía en niebla y pedía a los espectadores que lo buscaran. Al contrario, Durero se descubría totalmente. Se desnudaba sin reparos. Y pese a su gesto, no permitía que nadie se adentrara en su corazón. Hay quienes dicen que era orgulloso. Otros presuntuoso. Que deseaba ardientemente la fama y ser reconocido. Pero todas esas hipótesis quedan mudas frente a la sobriedad de sus lienzos.

Una obra de Da Vinci siempre da que hablar. Una obra de Durero nos reconcentra en nosotros mismos. Es un camino a la introspección. Poco por ejemplo se puede intentar decir o expresar ante su enorme retrato de una liebre, Liebre joven, que realizara allá por el 1502. Su misterio pertenece indemne a pesar de que ha sido un lienzo muy imitado y que percibo su influjo en determinadas escenas del cine de Lars Von Trier. Algo parecido a lo que ocurre con sus famosos grabados Melancolía I y El caballero, la muerte y el diablo que han sufrido interpretaciones de todo tipo -sobre todo por los románticos y ciertos apasionados amantes de la obra de Friedrich Nietzsche- sin por ello desvelar su intimidad. Las raíces de su profundidad.

Hay algo bizantino en Durero. Algo cruel y dorado. Durero acaba con el gótico centroeuropeo. Sienta las bases del arte individualista. Introduce la naturaleza realista en los claustros. Convierte el grabado en un arte despiadado y majestuoso. Es orgullosamente teutón. Su identidad es innegociable. Una mirada de Durero era capaz de infatilizar al arte flamenco y uno solo de sus lienzos de demostrar que la pintura tenía frente a sí un camino innegociable hacia el porvenir. Pero aún así, se perciben influencias de la escuela veneciana que tanto estudió en sus obras. De hecho, tal vez sea ese influjo mediterráneo el que le confiere cierto toque bizantino a su obra. Un soplo de aire grecolatino que además, lo hace tremendamente insinuante y sugestivo. Porque lo cierto es que aunque existen símbolos y marcas de todo tipo sobre todo en sus grabados, no era un artista simbolista sino que era su realismo lo que era simbólico. Era su desnudez la que transmitía todo tipo de ideas gracias a la ductilidad con la que mezclaba sobriedad centroeuropea y sensualidad italiana.

Hay en cualquier caso un sátiro en Durero pugnando por salir en los momentos más inesperados. Un visionario barroco escondido tras el primaveral medievalista y adusto renacentista. Un profeta que unía a Rabelais con las ofrendas florales romanas. La comedia latina y las tropelías bufas y carnavalescas de las ciudades medievales. Pero ese sátiro siempre está contenido. No termina de estallar por más que igual que contribuyó a concluir la Edad Media al realizar sus fastuosas ilustraciones del Apocalipsis bíblico, de alguna manera anticipó la llegada de Rubens y los pintores grotescos gracias a su incisiva mirada sobre su época. Su apogeo y su decadencia.

Existe por último un aspecto que amo muy profundamente de su pintura: la delgadez de su trazo. Durero es fino e incisivo. Es ligero pero firme. Y muy delicado. Pero ninguna de las características de su hábiles pinceladas se oponen a la amplitud que su mirada posee sobre lo trágico. Esa dimensión fáustica de la experiencia que sus lienzos dejaban entrever sin necesidad de recalcarla. Tanto es así que creo que, a pesar de su firmeza, Durero nunca llegó a hablar del todo en sus lienzos. Prefería susurrar. Decir las palabras en voz baja y así centrar toda la atención en el color. La búsqueda de un significado que siempre se negaba a dar, consciente de que el mutismo es a veces la más sagrada reliquia. El camino más escarpado pero probablemente también más fecundo hacia Jerusalem. Shalam

تهم فرقاء سياسيين وفاعلين

Quien se mira mucho a sí mismo, termina por no saber cuál es su cara y cuál su careta

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo