Samuráis

2

Sea para erradicar el machismo, para debilitar a una parte de la sociedad, para combatir prejuicios o para igualarnos en una masa indiferenciada y manipulable, si ha habido un valor tradicional atacado y denigrado (entre otros que lo han sido tanto o más) en la posmodernidad ese ha sido la virilidad.

Hace poco, leía una enjundiosa entrevista con Ignacio Ruiz-Quintano en la que el escritor burgalés dejaba este titular: «el globalismo nos quiere esclavos en falda corta y callados». Una reflexión más entre otras muchas que (tengan razón o no) advierten de la progresiva desvirilización del hombre actual, incapacitado (al habérsele arrebatado parte de su esencia) para luchar por sus derechos y libertades en la calle, enfrentar al poder sin miedo y mantenerse firme en sus convicciones en tiempos revueltos y confusos que nos desearían sumisos. Caiga quien caiga y pese a quien le pese.

Sugería no obstante con razón el Libro del Eclesiastés que nada hay nuevo debajo del sol: «¿Hay algo de que se pueda decir: He aquí esto es nuevo?». Una frase de la que sorprendentemente me acordé estos días mientras leía con sumo regocijo el Hagakure. El libro del samurai. Sobre todo, al revisar su novena anotación, La pérdida de la virilidad, que muestra cómo esta problemática no es tan moderna sino que lleva preocupando desde hace muchos siglos a los sabios de múltiples culturas. Pequeño excurso: (¿Alguien puede imaginar por cierto qué pensarían, por ejemplo, los cruzados o soldados visigodos de antaño de haberse confrontado de sopetón con aquellos amanerados nobles ilustrados que, en vez de lucir su cabello suelto, lo cubrían con una peluca y maquillaban su rostro de tal forma que parecían muñecas de porcelana?).

Tal vez la única y pequeña diferencia (un poco de sentido del humor nunca viene mal) entre el Hagakure y el credo globalista actual radique en que a nosotros nos falta un paso para ponernos a llorar por cortar el tallo de una planta o fumigar un hormiguero y que, como se puede deducir del pasaje que cito a continuación, los samuráis afeminados o desvirilizados de antaño no hubieran derramado una lágrima sin cercenar antes unas cuantas cabezas de tajo. ¡Y eso siendo optimistas!

Ahí dejo la cita: «El mundo está abordando un período de degeneración; los hombres pierden su virilidad y se parecen cada vez más a las mujeres. Es una convicción inquebrantable que he adquirido en el curso de mi experiencia personal y que he decidido no propalar. Desde entonces, no olvidando nunca esta reflexión, cuando miro a los hombres de hoy en día, me digo: «Mira, mira, he aquí un pulso femenino». Ya no encuentro prácticamente nunca lo que se llama un hombre verdadero. Debido a esto es por lo que es posible hoy en día ser considerado excelente y acceder a una posición importante con un esfuerzo mínimo. Los hombres se vuelven cobardes y débiles, la prueba de ello está en que, hoy en día, raros son los que tienen la experiencia de haber cortado la cabeza de un criminal con las manos atadas a la espalda. Cuando se les pide ser el asistente del que va a suicidarse ritualmente, la mayoría considera que es más hábil evadirse e invoca a excusas más o menos válidas.

Hace sólo cuarenta o cincuenta años, se consideraba una herida combate como una marca de virilidad. Un muslo sin cicatrices era un signo tan destacado de falta de experiencia que nadie se hubiera atrevido a mostrarlo tal cual, prefiriendo infligirse una herida voluntaria. Se esperaba de los hombres que tuvieran la sangre ardiente y fueran impetuosos. Hoy en día la impetuosidad es considerada como una ineptitud. Los hombres de hoy en día utilizan la impetuosidad de su lengua para rehuir sus responsabilidades y no hacer nunca ningún esfuerzo. Desearía que los jóvenes reflexionaran seriamente sobre esta situación actual». Shalam

إذا كنت تريد أن تفعل شيئًا مثيرًا للاهتمام ، فاجعله أكثر رتابة في كل مرة. بوعي أكثر رتابة.

Si quieres hacer algo interesante, hazlo más monótono cada vez. Conscientemente mas monótono.

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:….cine japones de contenido guerras mediavales….»onibaba»….kaneto shindo(1964)….las dos mujeres tienen que sobrevivir y matan a los hombres siempre que pueden………………..
    2ºimagen:….toshiro mifune….»rashomon»(1950)….y no digo mas, cha cha cha………..
    https://www.youtube.com/watch?v=u5wWH49Ugwk….ernie englund y el cuarteto fantasia……..sr……….
    3ºimagen:…..de frente la espalda la guarda los estandartes magicos………………
    PD:…..https://www.youtube.com/watch?v=ajVoLJjc5o0…..funk japones………sr……..a scott walker le hubiese gustado………………………

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Preparados para luchar contra monstruos imaginarios. 2) Los samurais siempre compiten en el cielo. Nunca en la tierra. Son arcontes. ¡Madre mía. El plato de spagtuettis de Englund! 3) Otro rezo sagrado en el cielo. Todos los samurais han muerto antes de la batalla. Todos son muertos. PD: impresionante banda sonora de una pelicula que debo revisar.

Reply To andresrosiquemoreno Cancel Reply