Aflicción

4

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado a Aflicción, el filme de Paul Schrader. El cual recomiendo leer escuchando uno de los temas de su banda sonora compuesta por Michael Brook: «Close refrain».

 

Aflicción

Aflicción es uno de esos filmes que se quedan pegados a nosotros a lo largo del tiempo. A mí al menos me dan ganas de contemplarlo de vez en cuando y siempre, siempre encuentro una forma de conectar internamente con la tragedia que narra: la de un obsesivo policía, Wade Whitehouse, de una pequeña localidad de New Hampshire que pierde completamente el control de sí mismo y de la realidad y protagoniza una tragedia conmovedora, fulminante.

………………………………………………..

Me fascina la utilización que hace Schrader de la nieve en Aflicción. Puesto que su color blanco que invoca pureza contrasta con lo sórdido de la historia narrada y su gelidez con la mente en combustión, encendida en fuego, de un policía interpretado con covicción suicida por Nick Nolte. Quien se implicó personalmente hasta tal punto con la película que aporto dinero para producirla y logró bordar su personaje de tal modo que, años después, me sigue pareciendo su mejor papel.

Del mismo modo que cuando recuerdo a De Niro, pienso inmediatamente en el Travis Bickle de Taxi Driver (y a continuación en el resto de sus interpretaciones), cuando pienso en Nolte, lo hago en este policía contrariado. Torturado por su pasado familiar y una muela cuya extracción en vez de desembocar en calma, lo hace en violencia, demencia, abandono y sufrimiento.

……………………………………….

En realidad, Aflicción es un un anti-western. Sigue todos los parámetros de aquellas películas del Oeste desarrolladas en pequeños poblados en los que un policía ponía en juego su vida para enfrentarse a la corrupción social. Sin embargo, acaba convirtiéndose en una obra sobre los delirios y la psicosis. Acerca de la enfermedad mental. Porque probablemente el crimen que el policía persigue y rastrea nunca se produjo. Aunque la grandeza de Schrader es dejarnos con esa duda. Porque sí que parece claro que existe en el poblado una trama de corrupción inmobiliaria. O al meno un fondo de corrupción social y moral que le acaba estallando en la cara a este desequilibrado agente de la ley por su incapacidad de trascenderlo. Por su desesperada necesidad de que sus hipótesis se confirmen y sus deseos se hagan realidad de tal modo que no le permiten ser lo frío, templado y objetivo que necesitaría ser tanto para abrir una investigación criminal como para solicitar la custodia de su hija.

……………………………………….

Tengo una duda con Aflicción que tiene que ver con su fotografía. Básicamente, no me gusta. Me parece áspera y fea. Porque, en cierto sentido, emparenta el brutal filme de Schrader con la típica película de sobremesa televisiva. Pero, por otro lado, pienso que seguramente esos tonos son intencionados. Que son resultado de las instrucciones impartidas por Schrader a Paul Sarossy. Y debo reconocer que en ese caso, como elección, sí me parece que cumplen perfectamente su cometido. Puesto que dan realismo a la película y ponen de manifiesto aún con mayor claridad la mediocridad de las vidas que describen y cómo los exabruptos del policía Wade Whitehouse están tan fuera de lugar como llenos de sentido en medio del purgatorio vital retratado.

………………………………………..

Ciertamente, Nick Nolte y James Coburn se salen en esta película. Cuando se enfrentan cara a cara, la pantalla se resquebraja. En algunos momentos, parecen gigantes inalcanzables y en otros vecinos nuestros. Airados, sí, pero vecinos. Ambos llevan sus papeles al límite. Coburn crea tensión con tan sólo mover los labios y parpadear. Con un mero chasquido de dedos y una sonrisa. Y Nolte crea la confusión necesaria como para que empaticemos con él y al mismo tiempo nos repela o de lástima. Los dos actúan como colosos. Como si fuera la última vez que fueran a estar detrás de una cámara. Combinan perfectamente lo crepuscular con lo cotidiano. Lo vital con lo ritual. En realidad, el único duelo a muerte de esta película es el que se lleva a cabo entre los dos. El resto son fuegos de artificio.

Dicho esto, es justo reconocer que la mayoría de actores que aquí parecen, están maravillosos. Sissi Spaceck, por ejemplo, se luce con un papel muy discreto. Prueba de que, aunque Aflicción parezca una película centrada en un único personaje, en realidad, es un retrato más o menos agudo de una población.

……………………………………….

Me encantaría haber leído la novela de Russell Banks en la que Schrader basó su filme. Aunque tengo la impresión que la adaptación es tan fiel y auténtica que leerla no sería, en cierto sentido, más que un apéndice para completar filme. Pero no cambiaría de un modo decisivo la historia que vemos en pantalla. Lo que en absoluto habla mal de un libro (cuyo argumento, según creo, se encuentra sabiamente intercalado de frases bíblicas) sino que lo hace bien de la destreza narrativa de Schrader. De su sabia concreción.

……………………………………….

Aflicción me recuerda a una película estrenada años después por David Cronenberg. Me refiero a Spider. No tanto obviamente en su estética sino en el modo de adentrarse en la mente de un demente y un exaltado. Un obsesivo con aires de grandeza que termina colisionando con la realidad dando la imagen (verdadera o no) de ser un demente. Un psicótico que busca la redención en el crimen y no en el perdón y la posterior aceptación.

……………………………………….

Aflicción también me recuerda a Fargo; la película de los hermanos Cohen. Esta última tiende más a la sátira y la farsa que al drama. Pero, en esencia, llega a conclusiones muy parecidas a las del filme de Schrader. Disecciona con idéntica agudeza el choque entre el capitalismo y la América profunda.

……………………………………….

Estoy de acuerdo en que existen algunos hilos que no terminan de abrocharse bien en Aflicción, pero en este caso pienso que muchos de ellos son totalmente conscientes y voluntarios por parte de Schrader y además, contribuyen a mejorar el filme; haciendo de él una intensa y ruda experiencia catártica y cinematográfica. Una obra que rezuma tanta grandeza como dolor. Shalam

حتى أفضل صديق يصبح مزعجًا إذا بقي لفترة طويلة في منزلنا.

Incluso el mejor amigo se torna molesto si se queda demasiado tiempo en nuestro hogar

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

4 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen…..se forma un de dos en dos…..habitacion y ventanal…..fuego y hielo…..franciscano y cerveza…..
    (ventanal tarkovsky)……
    2ºimagen…..creo en ti (no ves el lazo de mis brazos, don antonio tapies)……
    3ºimagen……hostias y detras la cruz de madera………
    4ºimagen…….quiza te vendria bien «un trago»……….
    5ºimagen…..en el hoyo estan los tres……..los tres de la segunda fila lo han cavado……sonrisa….
    PD……https://www.youtube.com/watch?v=rL-0-lxv40M….. sacrificio…tarkovsky…j.s.bach…matthew passion..1986

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Anuncio de un desayuno o de bebidas. Está tan bueno que ni cuenta te das de lo que ocurre fuera. 2) La camisa de cuadro de Sissy Spaceck. Recuerdos de Badlands. Homenaje implícito a Malick. 3) Parodia sin gracia para un programa televisivo de Frankenstein. 4) Dos monstruos de filmes de terror en blanco y negro frente a frente. Frankenstein de nuevo y su creador. 5) Homenaje al entierro de Laura Palmer en Twin Peaks. PD: Hay concomitancias entre Sacrificio y Aflicción pero laterales… vértices que se tocan y se separan…. El hombre perdido y el renacido.

    • Alejandro Hermosilla on

      Yo la vi por segunda vez para hacer el avería y realmente me convenció. Creo que incluso más que la primera vez. Merece esa revisión.

Deja un comentario