Banquillo

2

Dejo a continuación unas breves reflexiones sin mayor trascendencia sobre la actualidad futbolística. Ahí van.

La globalización ha, sin dudas, generado innumerables modificaciones a la hora de ver y valorar el fútbol. Recuerdo ser muy consciente en los 90 de una serie de jugadores notables que jugaban en equipos de la Liga española que aspiraban a entrar en la Uefa. Sin embargo, creo que ahora que apenas podría citar a dos o tres futbolistas (¡y con suerte!) de equipos como Betis, Villarreal, Sevilla o la Real Sociedad. ¿Por qué? Porque el escaso tiempo semanal que le dedico al fútbol actualmente, lo consagro al internacional. Este fin de semana, por ejemplo, contemplé media parte del City-Liverpool y el River-Boca. También vi los resúmenes de los partidos disputados por algunos los equipos más poderosos de Europa. Y antes, ese tiempo lo dedicaba al Alavés, al Depor o al Bilbao. Es algo a lo que estamos tan habituados que ya no reparamos en ello. De repente, sé más del City que del Osasuna o el Cartagena. ¡La era internet!

………………………………………..

Da la sensación de que el F.C.Barcelona murió el 24 de marzo de 2016. Día del fallecimiento de Johan Cruyff. Alguien que sabría perfectamente (más allá del tema económico) qué hacer en la situación actual del club.

En realidad, la plantilla del equipo catalán es muy prometedora. Me parece realmente buena. Pero se necesita al intérprete adecuado que la sepa ajustar, tensar. Hacer funcionar como una orquesta. Tanto Luis Enrique como Guardiola la sacarían adelante. No harían milagros pero la pondrían a punto para competir y comenzar poco a poco una nueva etapa. También creo que Xavi lo lograría si le tuvieran paciencia y gozara de la suerte de realizar una pretemporada. Pero con Cruyff detrás, todo sería más sencillo. Con el tiempo quedan más claros los inmensos méritos que tuvo el genio holandés. No sólo acabó con la hegemonía del Madrid en España y la mala suerte del Barcelona en Europa sino que se impuso a las tendencias autodestructivas del club y a esa rama de mercaderes (Sport, Rossell, Freixas, Mundo Deportivo, Bartomeu) que se han lucrado manipulando y confundiendo a la afición diariamente. Tanto o más que la prensa de la capital.

………………………………………..

Sobre Leo Messi no deseo decir mucho. Sinceramente, a ambos (jugador y club) les convenía separar sus caminos. Al Barcelona por sus deudas y al jugador para superar a Dani Alves en número de títulos y tener posibilidades de ganar la Champions. Algo que no veía factible en el actual estado del conjunto blaugrana. La foto de Ibiza junto a sus nuevos compañeros (pocos días antes de su rueda de prensa de despedida) tan sólo confirmaba aquellas declaraciones realizadas por Di María a principios de año aguardando al astro argentino en París. Otra cosa es que no quisiera ni dañar su imagen ni cerrarse ninguna puerta. Obviamente, las del Camp Nou no las tiene.

Dicho esto, cuando la Juve descendió hace años, Del Piero firmó un contrato con los ojos cerrados sin saber la cantidad económica que podrían pagarle. El número lo puso el presidente. Messi jugaría gratis para Argentina. Ahí no tengo dudas. No creo que lo hiciera para el F.C. Barcelona. Tampoco tiene por qué. Es un futbolista profesional y encima el mejor (o uno de los mejores) de la historia. No un santo.

………………………………………..

Sobre Ronald Koeman no hay nada que comentar. No comenté nada a nadie cuando se le fichó ni he comentado nada durante este último año ni comentaré nada cuando se vaya. Simplemente, vi algunos resúmenes de partidos de su Valencia, su Benfica, su Everton y su Southampton para entender que de nada servía decir una sola palabra. Animo a quien lo desee a que revise el juego de sus equipos anteriores y a que, si después le quedan ganas de hablar o tiene fuerzas para hacerlo, me envié un mensaje. Juro que lo leeré con mucha atención y con todo el interés que me sea posible.

………………………………………..

A Luis Enrique cada vez lo admiro más. Me recuerda a Cruyff en esa obcecación por ir a contracorriente. Por ir siempre hacia delante. Un paso o dos más allá del presente. Tengo la impresión de que probablemente se vaya de la selección sin conquistar un título (algo que le ocurrirá a prácticamente todos los entrenadores actuales) y bajo un aluvión de improperios constantes de la prensa. Pero que su trabajo no caerá en balde y dentro de unos años España será un equipo a temer lleno de jugadores jóvenes, sí, pero muy experimentados capaces de cualquier logro. Aunque eso, obviamente, dependerá de quien lo suceda en el cargo y la progresiva maduración y desarrollo de esta generación.

Por lo que a mí respecta -más en un momento de incertidumbre y sin prácticamente figuras en el fútbol español- la osadía y atrevimiento del asturiano me parecen un bálsamo. Gane o pierda España, siempre encuentro detalles que me hacen disfrutar de su juego incluso en los partidos más intrascendentes.

………………………………………..

Me llama mucho la atención la relación que tienen los madridistas con la victoria. Tengo la sensación de que lo que más les gusta es ganar. Algo que ciertos barcelonistas desean que se haga con cierta elegancia y estilo. Y, por contra, la mayoría de seguidores de los equipos necesitan lograr, sea como sea, para simplemente sobrevivir.

En fin, yo soy de Boca y, obviamente, amo las victorias del equipo pero, sobre todo, me gusta su espíritu de lucha. Lo que me enamoró del club es intuir que sus futbolistas no eran deportistas sino gladiadores. Guerreros. Militares rebeldes. Por eso a veces he disfrutado y animado más a los jugadores xeneizes cuando perdían que cuando ganaban. Siempre y cuando lo hubieran dejado todo. Hasta la última gota de sudor.

Soy más de animar a Boca cuando sufre un golpe que cuando conquista un título. Últimamente había logrado vencer a River en varios enfrentamientos. Bien es cierto que con una mezcla de suerte y obstinación y, generalmente, en los penaltis. Pero no sentí el impulso de hacer un avería para homenajear a los guerreros. Sin embargo, el otro día perdieron en el Monumental y aquí estoy apretando el puño. Alzando el corazón azul y oro de nuevo. Si he de ser sincero, me gustó Boca hasta la expulsión de Rojo. Desde ese momento, todo cambió. River podía haber goleado, sí, pero vislumbré una actitud (no el juego, eso todavía no) que me hace valorar el trabajo de Sebastián Battaglia. Tal vez el técnico que impulse a los xeneizes hacia una nueva senda victoriosa. En cualquier caso, el esfuerzo no se discute. Garantía de que seguiremos animando con orgullo al equipo vaya donde vaya.

………………………………………..

Dice Quique Setién que, tras su traumática experiencia en Barcelona, prácticamente tan sólo le quedan ganas de entrenar a juveniles o infantiles. Futbolistas en proceso de formación.  Algo que puedo comprender perfectamente. Yo ahora mismo no pagaría por ver ningún partido de Primera División ni de Champions. Si pusiera mi dinero en una taquilla sería para acceder de nuevo a La Bombonera. Más por revivir esa impresionante experiencia, más por el público, que por los futbolistas. Sin embargo, sí que pagaría algún que otro euro por ver encuentros protagonizados por adolescentes o niños. Con el tiempo y el constante abuso de enfrentamientos televisados en medio de calendarios apretadísimos en los que todo tipo de competiciones se suceden sin solución de continuidad, reniego cada vez más del fútbol profesional. ¡No quiero ni pensar lo que sería un Mundial cada dos años! ¡Qué hartazón! Lo excepcional enamora pero lo cotidiano muchas veces aburre y aturde.

Me puedo visualizar perfectamente pagando un domingo por ver un partido de la C o la D en Argentina o un partido de Regional en España pero no por asistir a la final de un Mundial. Al final, uno se enamoró del balompié cuando era un niño movido por la pasión. Cuando jugaba con otros niños sin más interés que el juego en sí mismo. El fútbol profesional las más de las veces me transmite preocupación y stress. El amateur sin embargo me da paz. Si llego a ser un anciano tengo muy claro por cuál me decantaría en caso de querer pasar una tarde tranquila y dichosa. Shalam

لا يعاقب الرجال على خطاياهم بل على أنفسهم

Los hombres no son castigados por sus pecados sino por ellos mismos

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:…11 hombres sin piedad….s.lumet-1958…..
    2ºimagen:….sobre todo el portero(de verde) es una de las esculturas acostadas de a.rodin…………
    3ºimagen:….»aplicacion del concepto total», mas baloncesto que futbol……….
    4ºimagen:…..dos millonarios…………
    5imagen:…..otro millonario……….
    6ºimagen:….»los 7 samurais» a. kurosawa-1967
    7ºimagen:…..en el mundo he visto cosa igual…..vaya pandilla!…..
    PD:….https://www.youtube.com/watch?v=4JDWJzKYfdc…..money,money-cabaret-b.fosse-1972…..maxima….

  2. Alejandro Hermosilla on

    1) Trinchera militar. 2) Cambiaría toda esta fotografía a un escenario tipo película de Errol Flynn y un abordaje pirata. 3) Fotografía de caballero medieval. El roman de la rosa. Antes de salir en busca de aventuras. 4) Dos hombres y un objetivo: la Champions. 5) ¿Siguiente pregunta? 6) Oscurecer toda la foto. Placa en un callejón de dos gangsters a un ciudadano honrado. 7) Cuando un sueño se convierte en un dolor de cabeza. PD: creo que lo mejor de Cabaret es que capta perfectamente la decadencia de estos espacios. Prueba de que glamour y sordidez a veces (sino casi siempre) van de la mano.

Reply To Alejandro Hermosilla Cancel Reply