Gestor cultural

0

Alguien me pregunta si cierto individuo se encuentra preparado para desempeñar el cargo cultural para el que ha sido nombrado. He de reconocer que, al principio, me cuesta responder pero tras unos segundos de silencio, me suelto y contesto lo siguiente: “Sí. Por supuesto que se encuentra preparado. Sabe mentir. Disimula bien las emociones. Es diplomático. Sabe con qué políticos debe comportarse educadamente para conservar su cargo. No tiene amigos pero sí decenas de aliados. Manipula las declaraciones de sus adversarios para mejorar su imagen. Nunca declarará nada políticamente incorrecto. Puede hablar con cierta soltura de libros que no ha leído o no le agradan. Sabe cómo utilizar el talento de los artistas a su favor. A quién premiar y a quién ignorar y cómo y cuándo hacerlo. Siempre que le sea posible, pronunciará discursos a favor de la paridad de geńero y exaltará a la mujer o a los colectivos desfavorecidos. Sabe responder por compromiso. Tiene un complejo de inferioridad bestial y una ambición inacabable. Está obsesionado con celebrar cuantos más festivales culturales sea posible. Y camufla perfectamente sus intereses personales y familiares tras un sin fin de palabras a favor de las causas perdidas. Nunca dice lo que realmente piensa pero al hablar, parece totalmente sincero. Y siempre se pone de parte de las víctimas. ¿Me preguntas si R….está preparado? Sinceramente, no puedo imaginar una persona mejor al frente de la cultura en esta ciudad. No cabe duda de que su desempeño en el cargo será excelente. Y pronto, nuestra ciudad será la envidia del resto de ciudades. Por supuesto, la cultura florecerá en nuestras calles de una vez y para siempre. Shalam

إِذَا أَرَادَ اللَّهُ هَلاَكَ النَّمْلَةِ أَنْبَتَ لَهَا جَنَاحَيْنِ

La impaciencia es la debilidad del fuerte

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo