La guerra del cerdo (7)

3

Dejo aquí y hasta nueva orden la última entrada del diario La guerra del cerdo. Si todo continúa normalmente, mañana volveré a mis habituales averías sobre diversos artistas.

Quien desee por cierto leer la anterior, aquí la tiene: http://www.averiadepollos.com/biografia/la-guerra-del-cerdo-6/

La guerra del cerdo (7)

Una monja, prima de mi padre, Loli, me comenta que se va a vacunar. A pesar de ser supuestamente una buena noticia, me lo dice preocupada. Un hecho que nos habla bien de los tiempos que vivimos.

Hace casi dos décadas, fui al Amazonas y me vacuné antes de viajar contra la fiebre tifoidea. Recuerdo ir al médico tranquilo. Como quien realiza un trámite necesario. La renovación de algún carnet. Y salir de allí satisfecho. Pero se dicen tantas cosas de las vacunas actualmente que, en vez de sentirme tranquilo por la noticia, tengo desasosiego.

………………………………………………..

El mundo al revés. Tememos casi tanto miedo de una vacuna que de un virus. El caso es tener miedo. Somos generaciones cobardes. Valientes y activos en las redes sociales, pasivos y ausentes de las calles. De hecho, eso es lo que percibo en las elecciones de Madrid. La mayoría no votan convencidos de un proyecto sino por miedo a que salga un candidato o por odio (una consecuencia al fin y al cabo del miedo) al contrario. De tener la soberanía real el pueblo y no los partidos políticos, no digo que esto no sucediera. Pero, desde luego, no seria algo tan extendido porque tendríamos fuerza para revocar su mandato o al menos obstaculizarlo.

………………………………………………..

Voy a visitar a mi amigo Ángel. Un pintor que vive en un pequeño loft acondicionado junto al mar mediterráneo. Apenas usa el dinero. Sus encargos los cobra en comida para sus perros o alimentos para su sustento. Está en contra del rumbo de este mundo. Le molesta incluso utilizar luz eléctrica. Si pudiera se desprendería del frigorífico. Hace más de tres décadas que no va a un médico. Ha decidido no tener hijos. No desea dejar descendencia. Piensa que la plaga del planeta somos los humanos. Está a favor de nuestra extinción progresiva.

No puedo decir que no lo comprenda. Casi que lo apoyo. Por supuesto no se va a vacunar. Transmite paz. Buenas vibraciones. Tranquilidad. Realmente, sólo se altera un poco cuando le comento que seguramente me terminaré vacunando porque, de no ser así, no sé si podré ir a México a vivir con Susana cuando pase este temporal. Él piensa que vacunarse es ser un cordero. Pasar por el aro. La verdad es que no puedo ni contradecirle ni darle la razón. Me gustaría pero no tengo ni una sola certeza a este respecto.

………………………………………………..

Abro twitter y me encuentro con un tweet que hace referencia a un culto covidiano. No tenía conocimiento de esta secta o grupo así que investigo un poco en internet. Según leo en un artículo, al culto covidiano pertenecen incluso personas que desconocen todo de él. Básicamente, sus integrantes serían quienes creen todo aquello de lo que dicen los diversos estados y la OMS sobre el coronavirus, están dispuestos a vacunarse cuantas veces haga falta y denominan negacionistas a quienes dudan de las medidas contra el virus o incluso de su existencia. Sus miembros son tachados de sumisos y se los compara con los nazis y estalinistas así como con los integrantes de la familia Manson o el Templo del Pueblo de Jim Jones puesto que se encuentran de acuerdo, absolutamente conformes, con unas normas y dispositivos de control psicóticos establecidos por las élites globalistas.

………………………………………………..

Supongo que el chico de la tienda multiusos debe formar parte del culto covidiano. Puesto que me advirtió hace semanas que estaba portando una mascarilla sin homologar. Tal vez un día se lo pregunte: «¿tu formas parte del culto covidiano?». Si he de decir la verdad, yo lo percibo igual que siempre. No encuentro algo en él que denote que forma parte de este culto ahora y antes no o viceversa. Siempre lleva eso sí su mascarilla homologada bien colocada en el rostro. Entiendo que será para que no le multen o se quejen sus clientes aunque tal vez sí participe del culto.

………………………………………………..

Suele ocurrir que los genios se anticipen a su tiempo. Hace años, las películas de David Cronenberg eran tan fascinantes como ahora. Pero en su momento, parecían ciencia ficción distópica y actualmente, como ocurre con Esquizorrealismo de Alfonso García Villalba o los libros de J.G.Ballard, crónicas periodísticas. Naturalismo puro y duro.

………………………………………………

Hace meses un amigo me escribió un mensaje diciéndome que se sabrá bien de qué parte estoy si decido vacunarme o no. No quiero hacer comentarios al respecto para no introducirme si es posible ni en la una ni en la otra parte.

………………………………………………

De repente, Arturo Pérez Reverte anuncia que se ha vacunado. Twitter estalla. De una parte, hay personas que aseguran que quemarán sus libros, otros que los regalarán y no faltan quienes le insultan, lo llaman vendido o se preguntan si es alguien al servicio de las élites. Muchos de hecho justifican su éxito como escritor en el hecho de que sería un agente doble y masón. De la otra parte, muchos lo alaban por sentido común, muestran orgullosos fotografías de sus bibliotecas con sus obras completas, ponen su rostro de foto de perfil e incluso alguien anuncia que se lo tatuará.

………………………………………………

El mundo se acaba. Loquillo también anuncia que se ha vacunado. Por salud mental y decencia hacia los lectores de avería, prefiero no citar ninguno de los comentarios que leo a raíz de la noticia.

………………………………………………

¿Fueron las elecciones electorales de Madrid ayer o hace un siglo?

………………………………………………

Según dice un usuario de twitter, Arturo Pérez Reverte forma parte del culto covidiano. Ese era todo el misterio. Y es un integrante activo, muy activo, como ha dejado claro. Alguien peligroso.

………………………………………………

Se acerca el día de vacunación de la prima de mi padre. Me repite una serie de instrucciones que debo seguir en caso de que fallezca por accidente o enfermedad. Lo que nunca pensaba es que las volvería a leer horas antes de que se ponga una vacuna que debería protegerla.

……………………………………………..

Esta mañana he ido a tomarme un café al bar de costumbre. Hablo con la dueña (su marido trabaja a partir de mediodía) sobre las nuevas normas, restricciones y el final del toque de queda. Mientras termino mi consumición, me dice que vio en las noticias que alguien había desarrollado una mascarilla inteligente capaz de detectar quién tiene coronavirus o es asintomático a su alrededor. La escucho con estupor. Más aún, cuando exclama con tristeza que probablemente será muy cara. Así que tal vez no salga rentable adquirirla.

……………………………………………..

Loli, la prima de mi padre, me suplica que rece por ella. Va camino a vacunarse. No lo veo necesario ciertamente. No tendría por qué serlo. Pero la percibo tan nerviosa y preocupada que se lo prometo. Y, por supuesto, lo haré.

……………………………………………..

Paso por delante del comercio multiusos y no veo al chico, como de costumbre, ni en la puerta ni en el mostrador. Parece como si se lo hubiera sido tragado la tierra. Aunque tal vez sea yo el que haya sido tragado por ella. Prefiero en cualquier caso no realizar ningún comentario a este respecto en redes sociales no vaya a ser que alguien formule una opinión o teoría sobre esta repentina desaparición. Ciertamente, puede que esta ausencia momentánea tenga que ver con el culto covidiano pero, de ser así, prefiero descubrirlo por mí mismo o, si he de ser sincero, continuar en la inopia. No faltará nunca un desconocido que afirme con total seguridad conocer lo que ocurre y que me lo haga saber a través de un tweet.

……………………………………………..

Empiezo a pensar como mi querido amigo Ángel, el pintor, si no sería mejor que la raza humana se extinguiera. Pero no lentamente sino de golpe. ¿No será que la bomba atómica era, en el fondo, un invento espiritual; una espada de Dios? Shalam

المثابرة سبحانه وتعالى

La perseverancia es todopoderosa

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

3 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:……desasosiego, comida de uñas (como en los dibujos animados)…..muy bueno…… (susana)
    2ºimagen:….hay que quitar todo a los 4 personas y dejarlas desnudas……y despues una foto…..(al de la chupa de michael jackson, a la vestida de rosa chicle y a los mellizos a lo duft punk……sr………..
    3ºimagen:…..si buñuel (el gigante) hubiera pasado por esa carretera hubiera parado para dejarle su abrigo a la autoestopista (femen nyc)……..(y le diria: señorita tapese, tapese, se puede resfriar)……(angela molina comenta que ese era su comportamiento en las escenas del desnudo en el tablao flamenco en «ese oscuro objeto del deseo)…………r…………..
    4ºimagen:..con esta imagen voy directo a :….https://www.youtube.com/watch?v=NPBkiBbO4_4..»stop, of the name of love»…………………
    5ºimagen:…..sinceramente loquillo y arturo perez reverte saben que en el anonimato esta la dignidad …..por eso se vacunan………
    6ºimagen:…..cruzcampo caraciudad………..
    PD:…a mi me vacunaron hace una semana aprox…..la segunda dosis el 20-5-2021…..los viejos siempre dicen que es peor la posguerra que la guerra…..afirmacion: dile a angel(simon del desierto) que esto si que es la bomba H y la N y la J…….r…….https://www.youtube.com/watch?v=ZSx91WBQLpg…..y tu no te pierdas a steve cropper en este tutti frutti de 1995(el de la banda de otis redding y de booker t and the mg´s)………

  2. Alejandro Hermosilla on

    1) Alien el pasajero inmortal. 2) Sería bueno verlos bailando en la calle así. Las monedas que les echarían envueltas en plástico. Los espectadores separados. 3) Quiero ser como Janis Joplin. Todas las anécdotas de Buñuel siempre son muy jugosas. Las de Ángela Molina en relación a ea película también. Por supuesto 4) Muy buena la hilazón con el tema de los Supremes. Yo colocaría esa foto en una Superpop homenajeando a Sensación de Vivir y V. 5) Ambos lo hacen por provocar. ¿Qué más da que se vacunen o no? Pero la gente entra al trapo. 6) cuando termine el avería de hoy, voy pa llá a tomarme un café. PD: me fascina cómo la gente se mueve y disfruta. En realidad, siempre que veo a Litle Richards sufro. Su rostro parece artificial. Haber pasado por múltiples operaciones. El caso del artista sufrido que hace feliz. No es exactamente así. Pero si tuviera que dedicarle una canción no sería feliz sino triste.

Deja un comentario