Nihilpunk

0

Hace quince años, en Buenos Aires, contemplé varios cortos salvajes y una película visceral. Un western punk que se desarrollaba en medio del desierto que lo mismo recordaba a Tarkovsky que a los primeros Dardenne. Un delirio que me rayó la cabeza cuyo título olvidé a los pocos días y estuve durante años intentando localizar en internet sin éxito. No recordaba el nombre de su director ni el de la película ni un solo detalle al que aferrarme. Absolutamente nada. Sólo los gritos eufóricos de los porteños (¿era la proyección un partido de Boca Jrs?) en determinadas escenas y lo extraña y divertida que me había parecido.

En fin, ayer vi a un tipo con pinta de haber escuchado hasta el último pirata de los Sex Pistols encabezando la web de Jotdown y a los pocos segundos, dije: ¡LO ENCONTRÉ!. Ahora toca volver a ver Docteur Chance y ponerme al día con la obra de uno de esos nihilistas tan necesarios en el mundo de plástico actual: el gran F.J. Ossang. Shalam

اِعْمَلِ الْخَيْرَ وَارْمِهِ فِي الْبَحْرِ

Al que fortuna le viste, fortuna le desnuda

 

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo