Viernes 13

0

Me comenta mi novia que, aunque México se encuentra ya en fase dos de alerta contra la pandemia, en el condominio donde ella vive hay diariamente familias enteras con niños bañándose en la piscina, tirándose al césped y realizando juegos de todo tipo que, obviamente, me recuerdan a los bañistas de Tiburón o a los jóvenes adolescentes de Viernes 13. Los espectadores sabemos lo que va a ocurrir. Sabemos que hay un tiburón asesino en el mar y un peligroso psicópata en los densos bosques pero de momento ellos lo desconocen y, por tanto, exprimen su tiempo libre al máximo aunque su concepción del mundo será en breve puesta en cuestión y destruida en cuanto las cifras de contagiados y muertes comiencen a ascender y los mass-media se encarguen de realizar su habitual trabajo de demolición psíquica.

Como ocurría en España antes del confinamiento, muchos de ellos piensan que que no les va a suceder nada y juegan felices ajenos a la histeria mundial. Pero nosotros ya sabemos que pronto comenzarán a asustarse y tomarán conciencia del estado real de la situación que en aquel país corre el riesgo de agravarse mucho más que en el nuestro debido los inmensos niveles de pobreza de la población en general. En realidad, es inútil advertir a la mayoría el peligro que corren ya sea de infectarse a ellos o a otros. En alguna ocasión, un vecino lo intentó y recibió unas cuantas imprecaciones y todavía la mayoría piensan que es un tema sin importancia y se muestran completamente indiferentes a las recomendaciones sanitarias. ¿Quiénes son los demás para indicarles lo que deben hacer si esta pandemia es probablemente un invento del gobierno y los mexicanos pueden con todo? En fin. Veremos qué ocurre cuando vean la aleta del tiburón cerca de la orilla de la playa.

Ayer vi Rambo V. No creo que merezca la pena comentar la película que en cualquier caso, me hizo pasar un rato entretenido. Tal vez algún día le dedique un avería al personaje. Pero sí me gustaría señalar algo evidente que hasta ahora me había pasado completamente desapercibido. Que tanto la serie Rambo como Comando y otras tantas entre las que incluiría Kill Bill y gran parte de los referentes en los que se apoyan, se estructuran como videojuegos. Se basan en el típico uno contra todos tan habitual en ese medio. Además, las escenas rodadas en túneles de este aparente epílogo de la saga no parecen en principio remitir a ninguna película conocida sino encontrarse inspiradas o directamente extraídas de un videojuego hiperrealista.

Me acabo de enterar de que ha muerto Luis Eduado Aute. Sus discos no forman parte de mi vida, pero siempre disfruté al escucharlo hablar. Su alma no morirá. Siempre será recordado por su maravillosa “Al alba”. En una ocasión, fui a uno de sus conciertos pero llegué tarde. Justo en los bises. Recuerdo aún con pesar aquel retraso. Disfruté también con ese proyecto tan atípico suyo: Un perro llamado dolor. Probablemente un día lo revise y le dedique un avería porque era realmente único. Creo recodar que Aute estuvo meses enteros viviendo en una casa lejos de su residencia habitual para completarlo. Que pasó muchas noches de insomnio y días sin descanso obsesionado con ese filme tan simbólico con el que intentaba reflejar la esencia del arte. Shalam

لديهم ضمير واضح لأنهم يستخدمونه قليلا جدا

Tienen la conciencia limpia porque la usan muy poco

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo