Castillos melódicos

2

Me resultan fascinantes algunas de las extravagantes anécdotas que se escuchan sobre determinados grupos y discos de la historia del rock. No entraré en si son verídicas o no. Pero hay unas cuantas que no tienen desperdicio. Merecen ser enmarcadas. Ayer un amigo me contó una sobre Supertramp que, al momento, recabó toda mi atención y no me he resistido a citar en avería.

Según me dijo, el enorme salto artístico que Supertramp dieron entre sus dos primeros discos (los intrascendentes Supertramp e Indelibly Stamped) y el tercero (el galáctico y primaveral Crime of the century; la primera obra importante del grupo británico) no se debía al feroz trabajo compositivo realizado por la banda. Tampoco a los importantes cambios en su formación, al talento cada vez más depurado de Hodgson y Davies ni a sus deseos de comerse el mundo. No. Al parecer, la explicación de este formidable salto creativo habría que buscarla en pasadizos un tanto más misteriosos.

Según fuentes ignotas, el padrino de Supertramp, (el misterioso y carismático multimillonario holandés Stanley August Miesegaes), aceptó condonar la deuda que el grupo británico había contraído con él, tras mostrarles el camino, la vía que los haría famosos. Para ello debían rendir tributo a la organización secreta a la que pertenecía. Así que los citó en un vetusto castillo inglés perteneciente a un anónimo caballero masónico y allí les mostró diversas partituras que llevaban escritas desde hacía siglos, (probablemente desde el XVIII), pero que hasta ahora ningún músico había interpretado salvo en reuniones privadas nobiliarias. Pues bien, todas estas canciones pasarían a formar parte del repertorio del grupo británico y conformarían los discos con los que se dio a conocer y alcanzó el éxito. La primera remesa apareció en el mentado Crime of the Century y la última en ...Famous Last Words… Momento que coincide con la separación de Davies y Hogdson y la progresiva decadencia creativa de una banda que, en realidad, debía toda su inspiración a esas secretas partituras (atribuidas a un músico de la orden rosacruz) en las que existía un revelador lenguaje musical para iniciados en el que Supertramp ahondarían con las portadas de sus discos; las cuales, por supuesto, se encontrarían, a su vez, llenas de secretos signos e iluminadores símbolos estratégicamente colocados.

Lo cierto es que en cuanto terminó de contarme esta historia, la cara de satisfacción de mi amigo era tan grande que, en ningún momento, me atreví a contradecirlo o a ponerlo en cuestión. De hecho, ni tan siquiera le he escrito intentando rebatírsela. ¿Para qué? Al contrario, llevo todo el día pensando en ella mientras escucho, (intepretándolos en esta clave), los temas más conocidos de Supertramp. Una banda que vislumbro actualmente llena de misticismo y magia.

Con razón decía John Ford que los seres humanos preferimos el mito a la realidad. Para mí, por ejemplo, la historia real de Supertramp pasa ahora inevitablemente por ese misterioso castillo. Hoy he imaginado en varias ocasiones a Hogdson y Davies leyendo maravillados esas míticas partituras mientras las traducían al lenguaje musical del siglo XX. Y no he podido evitar entremezclar el nombre del Conde de Saint-Germain con el de los miembros de la banda británica. A día de hoy, de hecho, no dudaría en agarrarme un avión para visitar las salas de aquella vieja y suntuosa fortaleza  de donde brotó gran parte de la música que hipnotizó a cientos de miles de adolescentes y jóvenes de medio mundo. Porque Crime of the century, Crisis? What Crisis? o Breakfast in America son ya para mí algo equivalente en música a lo que son El mago de Oz y Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas en literatura: una aventura iniciática y onírica. Shalam

التفكير هو أن تقول لا. التفكير هو إنكار لما نؤمن به.

Pensar es decir no. Reflexionar es negar aquello que creemos

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen….a falta de balon buenos son cascos…..
    2ºimagen…a todos les encantan las alcachofas en agrura, uhmmm, con piñones, total…..
    3ºimagen…..castillos?, que castillos?…..las formas de este castillo atienden a un encargo caprichoso….sus ventanales son todos diferentes…pocas simetrias…..su dueño era un libertario, jajajjj…
    PD….https://www.youtube.com/watch?v=YXvmhKsHPGQ…..steve crooper….think….a supertramp les encantaria este think (un condenado a muerte se ha escapado)……. sus portadas….sonrisa….

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Imagen que aparece en la portada de un programa musical tipo Tocata o Rock Fm en la televisión de los 80. 2) Comuna hippy cantando a la paz y el amor en pleno éxtasis. Rememoración de Woodstock. 3) La imagen moderna del castillo es para confundir puesto que dentro hay muebles de siglos atrás y pergaminos además de una sala donde realizar rituales arcanos. PD: Crooper muy versatil y fluido dentro de una estructura que no da para más pero él la alarga y alarga como si fuera Red Richards de los 4 fantásticos.

Deja un comentario