John Rambo

2

No caben demasiadas dudas de que si Sylvester Stallone hubiera acabado Acorralado (First blood) tal y como estaba previsto con la muerte de John Rambo, el filme de Ted Kotcheff hubiera ganado mucho artísticamente. Y el personaje se encontraría en un cajón contracultural junto a personalidades desnortadas del cariz de Travis Bickle o Sonny Wortzik. Sin embargo, como bien bromeaba Kirk Douglas, de haberlo cerrado así, unos cuantos millones de dolares se hubieran perdido por el camino. Los que logró recaudar Stallone haciendo una franquicia de este guerrero primitivo nacido para combatir y matar que, por más ocasiones en las que lo intenta, no termina por integrarse en la sociedad civil.

Casi todas las secuelas de Acorralado tienen muy mala fama. El primer Rambo era una mezcla entre un vagabundo beat y una máquina de guerra. Una persona herida con un fondo salvaje y humano realmente interesante. Y por contra, el segundo era puro heavy metal. Una masa de músculos bélica. Cocaína republicana que exaltaba compulsivamente la administración Reagan. Así que, desde luego, no seré yo quien luche contra los esteriotipos y restablezca su honor. Por más que entiendo que, contempladas desde el punto de vista adecuado, (sobre todo, con humor) se puede disfrutar mucho de todas y cada una de sus apariciones en la gran pantalla. Al fin y al cabo, no todos los días tomamos zumo de naranja o de piña. Existen algunos en los que al menos yo disfruto con una bebida gaseosa y un grasiento bocadillo más que con una ensalada. Y en definitiva, eso son las secuelas de Acorralado: instintivas obras de consumo fácil que permiten, eso sí, recuperar por momentos el sabor añejo de aquellas películas de serie B en las que lo único seguro era que el héroe sobreviviría y que no menos de cien de sus contrincantes morirían en sus manos.

Rambo (First blood part II), por ejemplo, es realmente muy disfrutable no ya sólo como una película de acción sino poniéndola en un contexto un poco distinto de aquel en el que fue estrenado. Yo la vi hace varios días en la computadora pero la disfruté como si formara parte de uno de esos mágicos programas dobles del cine de verano. Creo de hecho que encajaría perfectamente junto a Machete; aquel macarra divertimento de Robert Rodríguez. Ya que muchas de sus escenas parecieran haber sido rodadas por Quentin Tarantino. De hecho, en algunos momentos, creía que era una irónica, potente y mágica parodia realizada por el director de Reservoir dogs de lo que supuestamente debería ser un filme de acción. Nadie me podrá negar al menos que tanto el coronel Trauman como el teniente Marshall Murdock no son personajes tarantinescos. Y Rambo, (el personaje y la secuela) un simbólico retrato exagerado e irónico del deseo de los norteamericanos de superar la frustación de su derrota en Vietnam por medios diferentes a los usuales. Una bomba llena de sangre, azúcar y delirios de grandeza a través de la que intentaban vengar su orgullo humillado.

Rambo III, por otra parte, sería una mezcla entre una buddy movie y el posterior cine de superhéroes. Supongo que nadie se la podrá tomar en serio. Rambo III es una película de risa. Hay mucho humor en ella. Para descojonarse de y con ella. Hay, por ejemplo, humor involuntario como demuestra, sin ir más lejos, el curioso detalle de que la película estuviera humildemente dedicada a ese esforzado pueblo afgano del que surgieron posteriormente los famosos atentados del 11-S y otro tipo de vis cómica que si no es voluntaria, lo parece como es el caso de los múltiples diálogos protagonizados por Rambo y Trauman que parecen más bien salidos de un sketch interesado en caricaturizar a ambos personajes y no de un filme de acción al uso.

En realidad, Rambo III no parece una película paródica de Tarantino sino del propio Stallone sobre un personaje que ya no es ni la mera sombra del descrito por David Morrell en su magnífico libro. De hecho, pareciera como si, en un momento dado, el actor se sintiera tan seguro de sí mismo y estuviera tan cansado del comunismo y los rusos que hubiera decidido directamente masturbarse cinematográficamente con una película que es una enorme oda tanto al músculo, al poder capitalista y al individualismo como al vacío. Una Coca-cola llena de burbujas de la que emergen hacia arriba y abajo las figuras de Rambo y el coronel Trauman como si fueran gigantescos y explosivos cohetes llenos de balas y explosivos destinados a explotar artificiosamente en los cielos.

Rambo IV era otra vuelta de tuerca sobre un personaje a mitad de camino de la leyenda y la caricatura. A veces, más que un película parece un videojuego protagonizado por zombies que preludia ese cine digital de acción donde importa más el vértigo y las sensaciones que el argumento o lo que realmente ocurre. De hecho, lo mejor del filme es la atmósfera. La sensación de cruel caos que transmite que tengo la impresión de que sería idéntica en caso de tener una trama u otra.

Y por último,  Rambo V: Last blood me parece un final digno para un personaje al que, más allá de sus extravíos, hay que agradecer su existencia en medio de tiempos tan insípidos como estos. De hecho, la corrección social actual y la política de la cancelación han logrado que muchas de sus estruendosas apariciones y los baños de sangre que protagoniza hayan cobrado más relieve con el tiempo. Mejor, supongo, un héroe compuesto con trazo grueso pero brutal y sincero como un toro en su puesta en escena del cariz de John Rambo que esos racializados e hipócritas personajes que nos quieren meter a tocateja a costa de lo que sea en nombre de no sé bien qué fines altruistas e igualitarios. Para bien o para mal, Rambo -como Conan- sólo hay uno. Que se sepa de hecho, sólo él sería capaz de comer cosas que harían vomitar a una cabra. Shalam

الطهارة لا تتحقق بدون جهد

La pureza no se consigue sin esfuerzo

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:……henri rousseau «el aduanero»…………………
    2ºimagen:…..el musculo de tenista(brazo izquierdo)………….
    3ºimagen:…..a esa manzana que tienes encima del pie le atino yo……………….
    4ºimagen:……coctel molotov (guerra civil española y mas)……….
    5ºimagen:…..el musculo de tenista (brazo derecho)……..»gila» se las hubiera apañado bien con el «rambo»..sr…
    PD:…..https://www.youtube.com/watch?v=ro_67Ox7jsg………batallon 701…..la colina de las hormigas (absoluta- mente surrealista)…………….sr………..

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Sí. Rosseau. 2) Desfile de moda bélica 3) Dios del amor bélico. Cupido. 4) Conan el destructor. 5) Starship troopers. PD: Buenísimo el tema. Lo desconocía.

Deja un comentario