Perro fantasma

2

Como ocurre con las grandes obras, Ghost dog no posee únicamente una sola lectura. A mí, por ejemplo, me gusta interpretar el filme de Jarmusch como un violento cuento infantil. La historia de un personaje que llega hasta las últimas consecuencias para mantener su palabra y la fidelidad de quien le salvó la vida. De hecho, puedo imaginar perfectamente al padre de la niña que dialoga inteligentemente con el personaje interpretado con impresionante poderío por Forest Whitaker contándosela en el parque frente a una o dos palomas como únicos testigos mudos. La moraleja, como ocurre en tantos cuentos de los Grimm, ya corresponde a cada cual extraerla.

………………………………………………..

Es obvio que también se puede visualizar la película como una conversación con determinados filmes crepusculares de Jean Pierre Melville o Seijun Suzuki  en los que la figura del héroe recto y, en concreto, el samurái se encontraba en el ocaso. Era un ser extraño entre las fuerzas de la modernidad. Casi un marginado. Pero aún así, su aura continuaba resplandeciendo. Su magnetismo se elevaba entre el marasmo de vulgaridad cotidiano. A día de hoy, en que la palabra no vale nada, los juramentos son mero papel mojado y el compromiso carece de atractivo ante el hedonismo, resulta sumamente interesante seguir el rastro de un personaje dispuesto a morir para no traicionar sus códigos de honor. Un gigante nitzscheano en medio de un mundo de enanos burgueses atados al dinero e intereses varios.

………………………………………………..

Ghost dog es una película opuesta a Sin perdón de Eatswood. En esta última importaba mucho tanto el pasado del protagonista como el del género, (el western), al que se homenajeaba. Todos los actos y movimientos del personaje interpretado por Clint Eatswood, (William Munny), remitían a las convenciones del género. Exudaban amor por los clásicos del Oeste. Cuando Eatswood dudaba en realidad nos estaba diciendo que década antes no lo hacía. Cuando intentaba explicarse, nos remitía a imágenes en las que era un despiadado pistolero que hablaba con el revolver y no con las palabras. Cuando caminaba dubitativamente, nos proyectaba inmediatamente a todos aquellos filmes en los que los vaqueros volaban por las praderas sobre sus caballos como si tuvieran alas en las espuelas de sus botas.

Sin embargo, en Ghost dog no existe esa revisión ni despedida del pasado. Aunque dialoga lógicamente con algunos filmes, Ghost dog no cierra nada. Es más bien un agujero negro. Un tratado nihilista sobre la fe. La película de Jarmusch tiene más que ver con las de Ferrara que con las de kurosawa. Porque no homenajea ni mira nostálgicamente tiempos ancestrales. Se centra en el presente. Se recrea en el «ahora». En el día a día. Y por eso es capaz de lograr que los temas de RZA suenen como aguijones poéticos. Haikus instantáneos. Frases del Hagakure cuyos ecos se confunden con los de las bocinas y radios en medio de un atasco.

Clint Eatswood creaba todo un clima anti-épico con el objetivo de hacer renacer la épica (aunque fuera por última vez). Jarmusch crea un clima cínico, irónico y despiadado para que cuando surja la épica y el heroísmo, su presencia sea como un ramalazo. Un rayo destructor en medio de una liviana tormenta. Un ángel exterminador que desaparece con la misma premura con la que deja notar su sangriento aliento en los cielos.

………………………………………………..

Supongo que seré un caso único, pero he de reconocer que no me gustó nada el anterior filme a Ghost dog realizado por Jarmusch: Dead man. Lo he visto en dos ocasiones por si me había perdido algo, pero debo reconocer que no puedo con él. Me cuesta horrores terminarlo. Me fatiga enormemente. Me gustan, eso sí, en cierto modo, algunas secuencias que me hacer acordarme de las recreaciones irónicas de la América profunda de los hermanos Cohen. Pero poco más. Sin embargo, no creo que fuera una película inútil. Para hacerme entender, digamos que creo que fue un paso adelante en la carrera de Jarmusch. Una obra que necesitaba realizar para adentrarse en nuevos territorios y romper definitivamente con su primera etapa. Pero creo que los pasos en firme por esta nueva ruta los comenzaría a dar posteriormente en Ghost dog. En este filme sí que creo que tienen sentido los pequeños sketches humorísticos y absurdos. En Dead man, tengo la impresión de que Jarmusch nos estaba diciendo: ¿Os fijáis como soy capaz de citar a Chaplin en este escena y en la siguiente, a Buster Keaton? ¿No os habéis dado cuenta de lo inteligente que soy; lo bien que uso la música de Neil Young y lo logrado que se encuentra este viaje simbólico? Sin embargo, en Ghost dog, Jarmusch nos dice: «Mirad en realidad, yo soy un cínico. Vivo en una época nihilista. Soy hijo de ella. Y esto es lo más que puedo hacer».

En Dead Man, Jarmusch es pretencioso y, por contra, en Ghost dog, sincero. Y se nota para bien. Para muy bien.

………………………………………………..

Como ocurre con la mayoría de filmes posmodernos, resulta casi imposible hablar de Ghost dog sin citar otras películas. Me extraña en este sentido que no se recurra demasiado a Godard al mencionarla. Obviamente, el marco protagonizado por Whitaker tiene poco que ver con el cineasta francés. Pero sí creo que mucho todas aquellas escenas protagonizadas por los mafiosos a los que se enfrenta. Ese aire cínico y descompuesto de aquellas secuencias en las que juegan a las cartas, reciben la paloma de Ghost dog y toman sus decisiones mientras el casero les apremia para que paguen el alquiler, poseen un aire a lo Godard que tira de espaldas. Son, sí, típicas desmitificaciones pomodernas (en este caso, del cine de gángsters) que creo que no remiten tanto a determinadas parodias norteamericanas o al cine de Cassavetes como a las realizadas por el geniecillo de la nouvelle vague. Uno de los primeros que, para bien o para mal, estiró las barreras de los géneros cinematográficos como si fueran una cinta elástica. Un personaje de dibujos animados divirtiéndose mientras bailaba la conga.

………………………………………………..

Hay determinados detalles en Ghost dog que son los que hacen que la película respire y conecte con el espectador. Por ejemplo, el momento en el que un pájaro se posa sobre el fusil del samurái cuando se encuentra apuntando a Vargo. El mexicano que pacientemente construye un barco en la azotea de un edificio. Por supuesto, las palomas mensajeras o el viaje de mano en mano de la novela Rashōmon. Detalles que logran que, por más inverosímil que parezca la historia que se nos cuenta, al final parezca creíble. Auténtica y verdadera como cada uno de los monumentales fragmentos que se recitan del Hagakure. Un código de conducta eterno. Válido incluso (y, sobre todo) para tiempos descreídos y ruines como los nuestros. Shalam

بشكل عام ، لا توجد أكثر من مشكلتين أو ثلاث مشاكل رئيسية في العمر

Generalmente, no se presentan más de dos o tres grandes problemas a lo largo de una existencia

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:…todo es rotulo: la sombra y el rotulo(como en el rotulo de la escuela de la bahuaus de weimar)…..
    el perro y su sombra: todo es perro…..sonrisa………..
    2ºimagen:….la niña deberia de estar jugando……..a la comba quiza……………….
    3ºimagen:…..al pasar por el pasillo de las colonias del corte ingles(planta baja) hay una colonia llamada «kenzo» cuyo envase es una katana con su funda (de plastico)…..
    4ºimagen:….en defensa propia………..
    5ºimagen;…..https://www.youtube.com/watch?v=myqzUur4K98….willy wonka……
    6imagen:….las dos figuras humanas al unirse forman un marco(rectangulo), un recorrido que va desde la frente a la parte trasera de la cabeza del de raza negra…..forman dos caminos contornos, uno interior y otro exterior……..sonrisa….esto es cosa de los recorridos del escultor david smith(guapo)……

  2. Alejandro Hermosilla on

    1) Desdoblamiento. Alma animal-muerto-alma humana vivo. Fantasma. 2) Parece un fotograma de The Wire. 3) Dibujo y caricatura de un futuro libro de imágenes que se mueven conforme pasas las páginas. Lección 4. 4) Mascando tabaco. 5) El Wonka grande es ese. No Deep al que respeto. Wonka.. ensoñación pop. Los Vengadores del caramelo. 6) Muy bueno David Smith. Sí veo la conexión con la estructura pegada a la pared.

Deja un comentario