Camelot

2

Camelot 3000 (1982-1985) es un cómic muy divertido y mucho más complejo de lo que parece en principio. De hecho, es una extraña mezcla entre un relato de espada y brujería, una cínica obra posmoderna, una historia clásica de aventuras de ciencia ficción a lo Flash Gordon y un relato medieval. En fin. Una mezcla totalmente atípica que, ciertamente, comienza mal, bastante mal. Como si fuera la típica obra para adolescentes norteamericanos. (¿No hay un toque Regreso al futuro o de comedia universitaria en el comienzo de las peripecias de Tom Prentice?)

Durante las primeras páginas, todo parece demasiado simple y desequilibrado. Hay una invasión extraterrestre y la clásica sensación de peligro y ocaso. El mundo está a punto de ser conquistado o de ser destruido. El ritmo narrativo es vertiginoso. Apenas hay espacio para la reflexión. Y de hecho, la sensación de frivolidad es tal que incluso la resurrección del mismísimo rey Arturo (preparado para eliminar la amenaza que pone en jaque a Inglaterra) y del mago Merlín adquieren por momentos tintes tragicómicos. Yo al menos no sabía si reír, llorar o empatizar con la historia. Pero un número o dos mas tarde, a medida que van apareciendo los distintos caballeros de la Tabla Redonda, el guión de Mike W Barr comienza a calar. Ajustar el tiro. Algo que logra definitivamente con la aparición de la magnética Morgana.

En el momento en que los reptiles extraterrestres se convierten en meros figurantes y el centro de la historia lo ocupa la guerra entre Morgana y Modred, el hijo bastardo del rey Arturo, contra el monarca británico y su séquito de caballeros, la historia cobra sentido. Comienza a engrasarse. Sin llegar a convertirse en ningún momento en maestra, se llena de interés. Porque, en realidad, la invasión alienígena es lo de menos. Lo que importa es contemplar a personajes legendarios desenvolviéndose en el futuro. Luchando en condiciones diferentes a las que conocemos por fundamentalmente el clásico libro de sir Thomas Malory.

……………………………………..

No sé exactamente (tendría que pararme a pensarlo) qué tiene la leyenda artúrica que, a poco que se esmeren sus adaptadores, suele terminar enganchando al público. Me atrevería a sugerir que tal vez parte de su fascinación se basa en la vuelta de tuerca que le da a las historias religiosas. Confío que se me respete la comparación hiperbólica. Sé que no es exacta, pero sí válida para lo que pretendo apuntar. Arturo es un Cristo bélico. Un Carlomagno místico. Y sus caballeros, apóstoles con espada. Ángeles guerreros. Además, la búsqueda del Santo Grial recuerda a la del vellocino de oro. Un viaje iniciático en busca de la pureza que únicamente el alma de Cristo logró encarnar en la historia occidental. Por otra parte, el mago Merlín, es un sabio ermitaño. Una metamorfosis de los viejos chamanes. El hombre ancestral y lunar cuyos conocimientos alquímicos exploran los secretos del cosmos. Su personalidad resuma misterio y fascinación en medio del gregarismo tecnológico actual.

¿Cuánto bebió Tolkien de estos personajes para componer El señor de los anillos? No poco. Tan sólo hay que echar un vistazo rápido a su Gandalf. 

……………………………………..

Mike W. Barr logra que cuando aparezca la espada Excálibur de las aguas, sintamos la rotundidad y trascendencia del momento y que nos creamos a su Arturo por más inverosímil que sea la situación en la que aparece. A eso contribuye sin dudas el lápiz de Brian Bolland. Sus dibujos son magnéticos. Combinan fuerza adolescente con sabor telúrico y ancestral. Velocidad y rigurosidad. Un toque marcial y otro juvenil. Su arte es tan logrado que resulta difícil imaginarse a un rey Arturo distinto al suyo. Para mí su monarca es el canónico. Si lo imagino de alguna forma es como él lo dibujó.

En verdad, la obra de Bolland es moderna pero guarda un reflujo épico que logra dotar de tremendo dramatismo las distintas cuitas y diatribas de cada uno de sus personajes. Y, a su vez, de un enorme dinamismo a las batallas. De hecho, posee un ojo bien afilado para las composiciones colectivas. A veces parece que más que viñetas de un cómic futurista, Bolland está pintando escenas renacentistas. Revisando las portadas de los doce números y su forma de dibujar la musculatura, no puedo evitar comparar su arte con el de Alan Davis. De alguna forma, ambos son primos-hermanos.

……………………………………..

Camelot 3000 fue la primera maxiserie realizada por DC. Se trataba de concluir la historia en 12 números. No de alargarla como las colecciones habituales ni de cerrarla en 4 como las miniseries. También se vendió en librerías. Su papel era de mayor calidad que el habitual. Sus creadores buscaban un lector especial. Culto y distinguido pero también divertido. En esencia, el cómic se vendía como entretenimiento, sí, pero de calidad.

Yo leí la mitad de los números cuando era un niño y puedo jurar que se distinguía del resto que compraba por aquellos tiempos. Camelot 3000 era otro nivel. Aunque la obligación de concluir la colección, provoca que la historia se desarrolle a un ritmo por momentos vertiginoso. Algo un tanto molesto porque las relaciones y distintas personalidades que adoptaban los caballeros artúricos en estas nuevas reencarnaciones eran tan sugestivas que daban para mucho más.

De haberse desarrollado pocos años después, Mike Barr probablemente se habría visto obligado a continuar la historia y crear algo parecido a lo desarrollado por Bill Willingham en Fábulas. O al menos a ralentizarla. Prestar más atención a los detalles. La historia, en cualquier caso, apenas comienza en estos 12 números. Sobre todo, porque casi que lo que menos importa es la batalla entre los invasores y los humanos. Un acontecimiento que palidece frente a los problemas personales de los caballeros o su atractivo carácter.

Morgana era, por ejemplo, una villana carismática e imbatible. Recordaba al Loki de Thor. Uno podía imaginarla maquinando las peores maldades. Combinando viciosa sexualidad con un temperamento viperino y sus maquiavélica mente. Desde su aparición toma el control de la historia. Por momentos, parece la protagonista. Por otro lado, el rey Arturo no es ni más ni menos un personaje idealizado. Se encuentra lleno de bajezas y contradicciones. Es más un hombre que un mito. No es tanto dueño de su destino sino esclavo del mismo. No es un hombre feliz. Lo que no impide que sus actos se recubran de heroicidad y que alce la espada cuando llegue el momento tal y como exige su aura legendaria. Y por supuesto, Merlín continúa siendo una sugestiva incógnita.

En cualquier caso, los personajes cuyas tramas argumentales resultan más interesantes no son estas figuras icónicas sino Lancelot y la reina Ginebra. Quienes reviven la historia de amor apasionada que los unió siglos atrás y supuso el fin de Camelot. Provocando un terremoto anímico a su alrededor del que son en cierto modo también víctimas. Y, por supuesto, si de interés se trata es imposible no citar el arco del caballero Tristán quien, debido a que no soporta su nueva encarnación como mujer, nos deja un cúmulo de desesperadas escenas plagadas de humor negro en las que prima la decepción y el desencanto. Hasta llegar a un icónico clímax final en el que acepta a regañadientes su condición y experimenta una relación lésbica con su eterna enamorada: Isolda. Escenas con una irresistible atmósfera kitsch que demuestran que Camelot 3000 era de todo menos una obra típica. Por así decirlo, era una catedral gótica iluminada con luces de discoteca. Shalam

كلما زادت حدة العاصفة ، يجب أن تظل الروح غير عاطفية

Cuanto más intensa sea la tormenta, más impasible debe permancer el alma

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:….ocho mas el monje…….
    2ºimagen:…..a diestro y siniestro……los ojos dicen, pero que mierda de musica es esta….jajajj
    https://www.youtube.com/watch?v=rvvoeR_lujs&list=PLddSkUxmPEC8Ygy5vJDSN4DvIPA270jkE&index=11….
    rudy wants to buy yez a drink…zappa….v. de la chunga…..
    3ºimagen:…..las dos chicas, la rubia y digo yo: ¿porque le ha puesto el mechon de pelo que tapa su cara? y la morena con aspecto sheena heston:
    https://www.youtube.com/watch?v=_jCuroTbqBI….u got the look…prince&sheena
    4ºimagen:….un rey glam emergiendo con la espada de oro (uñas a tutiplen) ……jajajjjj
    5ºimagen:….sheena easton con el pañuelo de john wayne que anda siempre como «borrachuzo desganao» y el colgante simbolo prince….jajajjj

  2. Alejandro Hermosilla on

    1) Retablo romántico. Grabado en un escudo. 2) Prefiero las espadas que las pistolas, pero si no queda otra, entablo batalla. Zappa. Musicales de la contracultura. Cuelgues teatrales. Canción parecida a un cuadro cubista. 3) Estética ochentera y medieval. Cruce imperfecto. Megalomanía romanica. Discoteca gótica. 4) La dama del lago. 5) U got the look. De nuevo. Alphabet Street. Lovesexy.

Deja un comentario