Conan. La leyenda.

2

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado al Conan de Busiek y Nord publicado por Dark Horse. El cual recomiendo leer escuchando el potente tema de Manowar: «Warriors of the world».

Conan. La leyenda

A principios del Siglo XXI, Conan parecía ser un personaje completamente acabado. Una reliquia del pasado. Los años en los que era uno de los buques insignia de Marvel habían pasado a mejor vida. En primer lugar porque el trabajo de Roy Thomas había sido tan importante y longevo que resultaba muy difícil encontrar algún sucesor que estuviera a su altura. Cualquiera que, después de Roy, se ocupara de Conan en Marvel se encontraba indefectiblemente destinado a fracasar en las comparaciones con el mítico guionista. Y en segundo lugar porque, aunque las distintas colecciones protagonizadas por el cimerio eran ideales para desarrollar todo tipo de sinuosos recovecos relacionados con la magia, la fantasía y la épica heroica, finalmente, por mera pereza intelectual y la habitual ambición económica, en casi todas Conan se había acabado convirtiendo en un musculoso guerrero completamente esteriotipado. Un personaje sin matiz alguno muy alejado del ideado por Robert. E. Howard a principios del siglo XX. Lo que, por ejemplo, provocó que el magnífico trabajo llevado a cabo por Alan Zelenetz en Conan Rey no fuera respetado ni tenido en cuenta como era debido. Algo lógico porque, llegado a un límite, Conan era prácticamente un superhéroe. Era, sí, no más que una salvaje marca vacía de contenido.

Por todo lo dicho anteriormente, el impacto que causó la nueva versión del personaje llevada a cabo por Dark Horse en el año 2003 fue tremendo. Nadie, desde luego, esperaba algo así. Aunque se sabía que el guionista de la colección iba a ser ni más ni menos que Kurt Busiek. Un creador que se encontraba en completa ebullición tras alzar una emocionante viga en homenaje a la Edad de Oro y  Plata de los superhéroes (la miniserie Marvels) y contribuir a renovar el género (sin dejar de lado los guiños nostálgicos) en Astro City.

Lo cierto es que Busiek despejó las dudas que podían existir sobre su versión del personaje desde el primer número. Un episodio en el que un príncipe y su séquito llegaban a una cámara subterránea en donde se hallaba una enorme estatua de Conan y una serie de joyas y pergaminos en los que se encontraba escrita la historia del guerrero cimerio. Fervientemente interesado por ese descubrimiento, el príncipe pedía a su visir (sospechamente parecido al hechicero Thoth-Amon) que leyera en voz alta las narraciones sobre tan fascinante personaje. Y a continuación, volvíamos a deleitarnos con aquellas míticas palabras que todos los fanáticos de Conan conocen de memoria: «Sabed oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades y los de la ascensión de los hijos de Aryas, hubo una edad soñada…». La introducción perfecta para una nueva visita a las profundidades de un personaje inagotable.

Busiek logró algo que, a estas alturas, parecía imposible. Dotó de misterio y elegancia a una serie de historias muy trilladas, las cuales habían conocido todo tipo de  versiones. Y, en ningún caso, descuidó la ferocidad épica.

Su Conan tenía el mérito de parecer el primero. Emerger directamente del siglo XXI. Lograr hacernos olvidar el de Thomas y el de Howard precisamente por tenerlos muy en cuenta de cara a desarrollar nuevos matices en el personaje. Vislumbrar nuevos resplandores en la vida del cimerio. Busiek realizaba guiños cómplices al lector veterano no tanto para complacerlo como para conseguir que se sumergiera plenamente en sus relatos. Su Conan era brutal. Era una espada muy afilada y ensangrentada. Pero, a su vez, rebosaba misticismo. Probablemente debido a los tonos dorados que imprimía Dave Stewart a los dibujos de Cary Nord. Los cuales lograban que, por momentos, los relatos de Conan parecieran estar ocurriendo en una civilización a mitad de camino de Bizancio y Mesopotamia. Un mundo lleno de secretos en medio del que aquel guerrero vivía peripecias que, por momentos, poseían el brillo de las leyendas y en otros, de la cruda realidad.

Creo que ese fue el gran mérito de Busiek, Nord (y Stewart). Lograr que las peripecias de Conan tuvieran un estatuto mítico, casi bíblico, pero que, al mismo tiempo, pudieran entroncarse en algún indeterminado tiempo histórico. Su Conan, sí, tenía vocación de libro sagrado y no tanto de cómic. Y en los momentos en que sí estaba claro que leíamos un cómic, conseguían que pareciera que estábamos pasando las páginas de una novela gráfica. Siempre, por tanto, iban un paso más allá de las expectativas del lector medio. Buscando la forma de trascender más que la de divertir. Difuminando fondos, variando levemente los relatos de Howard y ahondando en la confusión y los claroscuros de nuevos y viejos personajes para conseguir penetrar en los fosos abisales de una era ignota y cruel. Tanto es así que creo no equivocarme al afirmar que, de haberla conocido, el mismísimo Georges Bataille hubiera disfrutado de esta rejuvenecedora versión del fortalecido personaje.

A Nord, por cierto, hay que agradecerle el que rehuyera todo tipo de comparaciones con los clásicos dibujantes de la era Marvel. Algunos de sus dibujos podían no estar del todo logrados, poseer defectos, ser mejorables. Pero lo que no se le puede negar es su inmensa personalidad. Haber encontrado un hueco donde parecía que no cabía una sola visión más del cimerio.

He leído que su Conan es hijo directo del de Frazetta pero no estoy de acuerdo. Se inspira en él porque básicamente es imposible no hacerlo, pero imprime un leve tono caricaturesco a los cuerpos que lo separa, en gran medida, tanto de él como de John Buscema, Tony Zuñiga o Alfredo Alcalá. Su Conan no aspira a ser un póster. Tampoco el definitivo. Su Conan es sutil y leve pero también agresivo. Es parecido a un grabado antiguo pero posee, a su vez, dosis de frialdad modernas. Lo mismo que nos distancia es lo que nos acerca a él.

Nord tuvo la suerte además, de que los episodios de la colección dedicados a la infancia de Conan fueron dibujados por el arista Greg Ruth. Cuyo magnífico trabajo se complementó perfectamente con el suyo. Eso sí, Ruth era mucho más agresivo. Más visceral y profundo. Sus dibujos parecían estar hechos con la garra entintada de un lobo más que con un laṕiz. Imprimía bestialidad a todos ellos. Captando perfectamente la ferocidad de una época sin piedad en la que no existía más ley que la del más fuerte. El excesivo y violento caos sangriento en el que se desarrollaron los primeros años de la vida del salvaje cimerio.

Con el tiempo Nord fue sustituido por otros dibujantes que puede incluso que lo superaran, pero no lograron hacer olvidar el primer efecto que produjeron sus dibujos. También, claro, Busiek se acabó apartando de la colección dejando paso a nuevos creadores. Estaba claro que en sus planes no estaba convertirse en el Roy Thomas del Conan de Dark Horse. Pero la huella que imprimió al personaje nunca se borraría. De hecho, a día de hoy, creo que quien desee dar nuevas versiones del personaje está obligado a profundizar e ir más allá tanto de los relatos de Howard como de los guiones de Roy Thomas y, sí, -pese a quien le pese- de los de Kurt Busiek. Hasta el momento, de hecho, el Conan canónico del siglo XXI es el suyo. El resto vienen detrás. Shalam

الانتقام ملك العدالة البرية

La venganza es el rey de la justicia salvaje

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen….la virgen bendita!!….francis bacon(el pintor) contra la metro goldwyng mayer leon……
    2ºimagen…..la de dios!!! …..ojo en la cubitera……cubitera de ojos……..
    3ºimagen…..atacados por la espalda cuando nadaban placidamente en la playa de ipanema……
    4ºimagen…..oye!!, moro juan, tu harem queda confiscado…….
    5ºimagen…..amasijo de chatarra humana, calamidad abstracta para el mambo perez prado……
    6ºimagen……asesino en la familia basura …..
    7ºimagen……este es amigo de roy lichtenstein…….
    PD……intro del leon de la mgm…..https://www.youtube.com/watch?v=Nk55Lc7Ntkg…..(la intro de una averia de pollos,…jajajj)……

    • Alejandro Hermosilla on

      1) El lado reverso de los jedi. Entrenamiento salvaje de los primeros Sith. 2) Después de la batalla. Homenaje pop al romanticismo. Los muertos son pintores clásicos. 3) Odín que está detrás mira con ira a Conan y Belit porque, debido a su fiereza, pensaba que eran su hijo Thor y Lady Sif 4) El príncipe mira a su esclava y le dice cuéntame tú la historia. Que no sea el visir. Las 1001 noches. Relatos sobre Conan. 5) Grabado en oro en una iglesia bizantina que sirvió de inspiración para un capítulo de Juego de tronos. 6) Heavy metal. Se escuchan guitarras Doom. Algún músico se inspira en la escena para comenzar una canción. 7) El niño llora dentro de un sueño de un pintor expresionista durante la II Guerra Mundial: aquí todos mueren, Caperucita, el lobo y la abuela. La inocencia rasgada. PD: Te animo a realizar una intro para avería……jjajajajaj genial el vídeo sobre los leones…

Deja un comentario