Buenas vibraciones

2

Nunca me había implicado tanto con un torneo de la selección española desde mi adolescencia. Creo que porque me parecieron tan injustas (y, sobre todo, desproporcionadas) las críticas a Morata y a nuestro actual seleccionador que me tomé cada gol español como un desquite contra los periodistas y (muchos) aficionados de mi país. Tengo la sensación de que la España de Luis Enrique jugaba dos partidos: uno contra el rival y otro contra la prensa y parte de la hinchada. Y creo que no me equivoco al sugerir que más de uno suspiró aliviado cuando Jorginho marcó el penalti definitivo para Italia.

……………………………………………..

Yo no conocía a muchos jugadores de la selección española. Pero confío en los profesionales. Si Luis Enrique los había escogido era por algo. No me permitía dudar porque tengo muy presente una esclarecedora anécdota de Loan Laporta.

Decía el actual presidente del F.C.Barcelona que en una ocasión estaba contemplando un partido (no sé si de juveniles o profesional) junto a Pep Guardiola y Johan Cruyff. A los 20 o 30 minutos, Joan alabó a un muchacho. Tal vez un delantero. Pero tanto Pep como Johan -callados hasta entonces- coincidieron en destacar a un lateral que no había intervenido casi en el partido, pero cuyos movimientos sin balón eran esenciales para el buen funcionamiento del equipo. Nadie, absolutamente nadie, lo hubiera nominado como el jugador más importante. Pero en la segunda parte llevó a cabo un despliegue físico y técnico impresionante que le ganó merecidamente ese título individual. Según parece, el exuberante delantero que había mencionado Laporta fue sustituido posteriormente y pasó desapercibido.

Creo que esta anécdota explica mucho. Antes de la Eurocopa, la mayoría (yo el primero) éramos Joan Laporta. Por eso lo mínimo exigible era un respeto para los expertos. Recuerdo artículos y programas en los que forofos periodistas leían uno por uno los fallos de las alineaciones de Luis Enrique y exigían, casi con amenazas veladas, que le diera la titularidad (y además en la posición que ellos consideraban) a ciertos jugadores en concreto. ¡El mundo al revés!

………………………………………………….

Entiendo que no es necesario recordar que la Champions conquistada con mayor autoridad en todas sus fases por el Barcelona no la levantó Guardiola sino Luis Enrique. Véase el nombre los equipos a los que se enfrentó desde la fase de grupos hasta la final. Un año antes de su llegada, el club blaugrana flotaba en un mar de dudas entre directivos maquiavélicos y entrenadores sin personalidad. Llegó Luis y salían rayos del campo. El día que Bartomeu y sus compinches lo ningunearon, comenzó, sí, la lenta decadencia deportiva del club. Los periodistas estaban mucho más cómodos con Valverde pero también los rivales. Si alguien -además de Guardiola- estaba dispuesto a hacer una limpia en el vestuario y exigir trabajo ese era Luis Enrique.

Un hombre valiente al que muchos tachan de arrogante. Bueno. No digo que no lo sea. No lo conozco personalmente. Pero sí tengo muy claro que hay que agradecerle que no haya caído en vergonzantes victimismos. En una época tan frívola como la nuestra en la que alguien se da un golpe en el dedo y o bien llora o bien busca a quien demandar, es de destacar que, siendo masacrado como lo ha sido, no haya ni siquiera mencionado por un momento la tremenda desgracia familiar sufrida. Sé de otros que la hubieran utilizado como escudo. No el asturiano.

………………………………………………….

Ni en mis mejores sueños esperaba que España le diera un baño táctico a Italia como el de ayer. Con un killer arriba (Ansu Fati) y un poco más de experiencia, (sobre todo, en defensa), estaríamos en la final. El legado de los grandes genios suele continuar tras su muerte. Ayer Johann Cruyff sonrió satisfecho en los cielos. Los italianos jugaron su partido. Muy bien por cierto. Pero terminaron dando gracias a Dios. Sólo respiraron tranquilos, cuando Busquets salió del campo. Llegar a la definición por penaltis fue un premio para ellos.

………………………………………………….

No sé qué decir realmente sobre Busquets. Escuchaba hoy a Cristian Pulina sugerir que no parece un jugador sino un técnico. Alguien que estuviera contemplando el partido desde la grada, supiera perfectamente qué zonas del campo necesita su equipo reforzar y cubrir y que, de repente, se vistiera de corto y bajara al césped con la lección perfectamente aprendida. De carrerilla. Sin dudas, su cabeza va unos cuantos segundos por delante de la de los demás.

Lo dicho. No parece un jugador sino un entrenador. Alguien que maneja los partidos con la soltura de un entrenamiento. Con esa tranquilidad. Ahora tengo aún más certezas de que su bajón de rendimiento en el Barcelona no tiene tanto que ver con su edad como con la deriva del club azulgrana en los últimos años. El bar de alterne de Bartomeu y sus amiguetes. Más un gabinete de negocios que de fútbol desde que Sandro Rossell se sentó en el sillón presidencial. Shalam

إذا كان الحب أعمى ، سأشتري لنفسي عصا

Si el amor es ciego, me compraré un bastón

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:….a huevo:…https://www.youtube.com/watch?v=mdt0SOqPJcg….jajajjjj
    2ºimagen:….fuente de cuatro caños (de los nudillos tambien sale agua)………..
    3ºimagen:…..el telon: sgt pepper´s lonely hearts club band…….
    4ºimagen:…..fuente de 7 caños(cara)…(de la punta de los dedos salen corrillos dibujantes)….
    5ºimagen:…..la pantera rosa eligiendo sus situaciones……..
    6ºimagen:….el balon se colocaria justo detras y en contacto con su cabeza……..

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Imagen de batalla renacentista o de escena bucólica amorosa. También renacentista. 2) Fotografía pop sobre el triunfo de varios gladiadores romanos. 3) Dos hombres cabalgan juntos. 4) Pastor de ovejas. Imagen medieval. 5) Muy bueno lo de la pantera rosa. Imagen de videojuego. 6) Pura imagen de pantera rosa…. pierde el partido pero es la ganadora. Así pasa muchas veces en sus dibujos.

Deja un comentario