El baño

2

Terminé hace dos días de leer el delicioso Historias del calcio de Enric González. Entre las diversas e interesantes historias que cuenta he rescatado el nombre de tres jugadores en los que me gustaría profundizar en el futuro y dedicarle sendos averías. Me refiero a Ezio Vendrame, Cristiano Lucarelli y Gigi Meroni. No obstante, aún debo documentarme y contemplar varios vídeos sobre ellos (en caso de existir) en la hemeroteca para atreverme a escribir algo al respecto. Así que, de momento, y a modo de despedida de este sutil manjar literario, dejo a continuación otra de esas jugosas anécdotas que hacen tan irresistible el Calcio. De nuevo por cierto, como la que cité hace varios días, tiene como protagonista la rivalidad entre la Lazio y la Roma. En este caso concreto, al que fuera entrenador del conjunto blanquiceleste durante casi un lustro (2005-2009). Me refiero a Delio Rossi. Advierto, eso sí, que la cita es larga (casi que me fusilo entero el artículo) pero merece la pena.

Ahí va: «Las leyendas metropolitanas gozan de vida propia y no se marchitan jamás. (…) La siguiente ocurrió el 10 de diciembre, inmediatamente después del primer derbi de la temporada. Delio Rossi, el entrenador de la Lazio, prometió a sor Paola, monja de gran autoridad entre los tifosi del equipo que en caso de victoria se daría un chapuzón en la fuente del Gianicolo. No le importaba el frío: Rossi, por entonces aún muy discutido por el despido de Paolo di Canio (…) quería demostrar que estaba dispuesto a dar la salud por la bandera blanquiceleste.

Delio Rossi cumplió su palabra. Esa misma noche, con el cuerpo caldeado por la victoria, el técnico subió al Gianicolo y, rodeado de cámaras, se zambulló en el agua. Concluida la experiencia y bien envuelto en un albornoz, comentó que el agua de la fuente no estaba tan fría como esperaba.

A la mañana siguiente, el diario El Romanista (el nombre hace innecesaria una explicación sobre su tendencia) salió a la calle con un titular en romanesco: “A Delio Rossi, ce sei cascato!”. ¿En qué trampa había caído el pobre Rossi? El diario lo explicaba con todo lujo de detalles.

Según El Romanista, en cuanto el árbitro silbó el final, unos 40 romanistas corrieron hacia el Gianicolo y descargaron su frustración sobre la fuente. Por decirlo de otra forma, orinaron en ella hasta deshidratarse. Poco después llegó Rossi. Y encontró el agua calentita.

No existen imágenes de la hazaña mingitoria y es posible que no ocurriera. Pero la broma, cierta o falsa, dio la vuelta al ruedo en todos los medios informativos. La leyenda del baño templado circulará mientras existan tifosi». Shalam

أنا أعرف فقط كيف أهزمني ، وليس الآخرين

Sólo sé cómo se me derrota a mí, no a los demás

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:…..los burgueses de roma (rodin tendria en el 2021 el encargo de seleco y de hyundai y lo realizaria de esta manera, en grupo)…………………
    2ºimagen:…..anita ekberg haciendo toples………
    PD:….https://www.youtube.com/watch?v=ukefSDLTJ8E…..nino rota..dolce vita….1960…en españa se estreno en 1980(que fuerte el vaticano)…que horror….vaya tela…..

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Yo lo veo como una escena manierista griega o renacentista. Otra vuelta de tuerca a la primera escena de 2001. 2) el origen de la pasión argentina por el fútbol. PD: suena Nino Rota y me pongo de gran humor. Escucho La dolce vita y me pongo de gran humor. Vale Nino Rota por cualquier antidepresivo.

Deja un comentario