El duende

2

Supongo que no soy el único fan de Spider-Man cuyas pulsaciones se aceleran en cuanto aparece el Duende en una de sus historias. No hay ningún villano como él. Ni el Dr. Octopus ni Kraven ni el Buitre o el omnipotente Kingpin. Cualquier aparición del Duende es sinónimo de peligro y transgresión. De ruptura psíquica y emocional. Nadie como él pone en jaque la normalidad o es capaz de convertir la vida cotidiana en un carnaval diabólico.

Cuando el duende habla, pequeños demonios parecen salir de su garganta. Y cuando ataca, es casi posible vislumbrar invisibles puñales perforando la piel de sus enemigo; su resistencia mental y su cordura. Sin embargo, hasta el día de ayer no había intentando dotar de una explicación a la maligna fascinación que provoca este irrefrenable personaje, la cual pienso que está relacionado, ante todo, con tres de sus características más relevantes.

Mi idea en este avería es describirlas. Así que sin más, ahí voy.

El duende

1) En primer lugar, el nombre y aspecto del personaje nos remiten a una figura ancestral relacionada con el mundo infantil y onírico. Como es bien sabido, dentro del folklore, los duendes son una especie de figuras protectoras de los niños, hadas y bosques y, en la mayor parte de los casos, a pesar de ser escurridizos y poseer cierta naturaleza maliciosa, son considerados seres benignos. Un inofensivo arquetipo colectivo con el que rompe definitivamente el ancestral enemigo del trepamuros. Un ser malvado, ambicioso y ególatra, fascinado con el poder absoluto y la destrucción que magnificaría y extremaría los escasos rasgos pesadillescos de los duendes infantiles. Acrecentando el nivel amenazante, irracional y terrible de su áspero e inquietante aspecto y personalidad.

Por si fuera poco, hay algo también en el uniforme del Duende que lo hace aún más temible. Puesto que, por momentos, más que un elfo parece un demonio. El Duende es tanto imagen y reflejo de un diablo luciferino como espejo deformante de los seres del mundo onírico en quienes se inspira Norman Osborn para dar forma a su traje. De hecho, hay algo en él vampírico. Casi animal. Una bestialidad incontrolable que tiene mucho que ver tanto con la máscara que porta como con el poder subversivo de su atuendo, el cual modifica y controla, como si estuviera vivo, la personalidad de quien lo viste.

2) En segundo lugar, como es bien sabido, muchas de las apariciones del Duende se han saldado con muertes. Algo no demasiado usual en el género superheroico. La más famosa fue la de Gwen Stacy. Basta nombrarla para sentir un terremoto de dolor, incomprensión y angustia como no se había visto antes en el Mundo Marvel. Pero a ella debemos añadir (más allá de su posterior y, a mi juicio, forzada e innecesaria resurrección décadas después) la del mítico Norman Osborn al ser atravesado y empalado por su propio planeador, la del maquiavélico Dr. Barton Hamilton en una explosión o el asesinato de Ned Leeds en el extranjero. Además de múltiples sucesos concomitantes a la existencia del Duende como los terribles problemas psicológicos de Harry Osborn, las falsas acusaciones contra Flash Thompson que ponen en jaque su vida personal o la muerte de cobayas utilizadas por el Nuevo Duende para probar sus nuevos poderes.

Quiere esto decir que, a diferencia de otros villanos, El Duende arrastra consigo la muerte y muchos problemas. Cuando él se va, no desaparecen. Más bien, se extienden y ramifican peligrosamente y en ocasiones estallan. Todo lo contrario de lo que ocurre con otros enemigos de Spidey cuya influencia, tras ser derrotados, es muy limitada o nula.

3) Y en tercer lugar, pero no menos importante, destacar que el Duende Verde original no era un personaje ajeno a la vida de Peter Parker. No era, por ejemplo, un Dr. Octopus que muy poco tenía que ver con el periodista del Daily Bugle. No. El primer Duende era Norman Osborn. Ni más ni menos que el padre de uno de sus mejores amigos: Harry Osborn Su futuro compañero de piso. Es decir, alguien familiar y en absoluto pasajero contra el que, por tanto, resultaba más aterrador y culposo pelear que contra un desconocido. Aunque, como bien es sabido, en una pirueta tan lógica como terrible, los guionistas fueron un paso más allá y posteriormente sería el propio Harry quien se transformaría en el Duende para mayor pesar de su querido compañero Peter Parker.

En cualquier caso, las posteriores dificultades para conocer la identidad del Nuevo Duende no rebajaron el nivel de morbo y peligrosidad radical de sus apariciones. Más bien, las acrecentaron. Porque, conociendo el precedente de Norman y Harry, resulta lógico que los lectores enloqueciéramos intentando descifrar quién se escondía tras la máscara. Y que las hipótesis apuntaran a todo tipo de personajes cercanos y familiares a Peter Parker. La prueba al fin y al cabo de que la presencia de El Duende es desestabilizadora y transgresora. Tan imprevisible como el alarido de un animal herido o la próxima pesadilla que nos despertará sudorosos en mitad de la noche.

Pero es que, por si fuera poco, a estas características debemos añadir otras como el hecho de que el propio Norman Osborn conociera la identidad secreta de Spider-Man u otras menores como que su motivación para vencer al Trepamuros no tenga tanto que ver con el dinero (pues de ser económica podría saciarse ) sino con un deseo ególatra de venganza y superación. Lo que, por tanto, como he sugerido en muchos momentos, convierte cada una de sus apariciones en temible. Quita el resuello y pone alerta a los lectores como ningún otro villano (salvo contadas y meritorias excepciones como el Kraven de La última Cacería o Veneno) ha logrado hacer nunca. Shalam

لليأس هدوء خاص به

La desesperación posee su propia calma

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:….hemos de suponer que todo su cuerpo es rojo, ya que sus ojos estan ciegos como en las esculturas griegas……..antes de enviartelo recuerdo a tono a amedeo modigliani…..
    2ºimagen:….»h» el colega va en un board a reaccion tope guerra………….
    3ºimagen:….transformamos (en arcoiris, por ejemplo) el humo del cohete-board y hemos conseguido enfadar a tipito y a avelina…
    4ºimagen:…..whump!…sput sput y otro sput…..c_ _ _ n…..jajajj
    5ºimagen:…..¿como que dos complementarios(verde y morado) dan un guantazo a otro complementario?…..
    6ºimagen:…..ahora me vas a pagar el traje!!…rashh!….
    PD1:…https://www.youtube.com/watch?v=vjWyRfnR5CQ….kiko veneno(ultima palabra de tu duende)&c tangana-los tontos-(3:13minutos)…….
    PD2:…https://www.youtube.com/watch?v=SW6L_lTrIFg….tiny desk concert (15:30minutos)…todo esto esta muy equilibrado……………

  2. Alejandro Hermosilla on

    1) Demonio situado en el pórtico de una catedral gótica que, de repente, comienza a volar. 2) La boca abierta del Duende verde transmite todo. Cambiaría la silueta de ambos por el enfrentamiento de dos animales en el bosque. Uno de ellos un ave. 3) jjajjaja… me río con el humo arco iris saliendo de la máquina y provocando miradas de estupor en quienes citas. 4) el duende convertido en insecto y la máquina en alpargata. Muerte doméstica. 5) Pelea de reptiles. 6) Un buitre devorando a su presa. PD1: No me gusta demasiado este tema. Me gusta Veneno pero no esto en concreto. PD2: No me gustan muchos de los participantes aquí (parezco el pitufo ese que no le gusta nada) pero este vídeo tiene magia y hay momentos muy buenos. Lo volveré a ver.

Deja un comentario