El señor de la noche

2

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado a una obra mítica: El regreso del señor de la noche de Frank Miller. El cual recomiendo leer escuchando un tema de la banda sonora compuesta por Hans Zimmer y James Newton Howard para la segunda parte de la trilogía dedicada a Batman llevada a cabo por Christopher Nolan: «The Dark Knight Main Theme».

El señor de la noche

El regreso del señor de la noche es una de esas obras tan loadas que resulta difícil añadir algo más a lo que han dicho multitud de personas sobre ella. No creo que existan muchas dudas de que fue la responsable de redimensionar a Batman y conducirlo al siglo XXI. Sin el cómic de Miller, resultaría en cierto sentido inconcebible la trilogía cinematográfica realizada por Nolan. Y también hubiera resultado mucho más difícil que Tim Burton tuviera vía libre para desarrollar sus ideas en sus versiones fílmicas. Puesto que fue una bomba artística que volvió locos a los seguidores del personaje que lo compraron en masa. Lo que puso sobreaviso a los productores del tremendo tirón del hombre murciélago cuando sus aventuras se ponían en las manos adecuadas.

En realidad, a pesar de su inmensa popularidad y poseer una enorme cantidad de fieles fans,  la colección de Batman languidecía creativamente en los años previos a la eclosión de la obra de Miller. El personaje parecía anclado en otra época. En vías de pasarse de moda. Pero, después de la publicación de El regreso del señor de la noche, se convirtió en un esquizoide héroe nocturno cuya capacidad de subversión lo colocaba en primer plano de la actualidad.

Resulta por cierto muy fácil juzgar, décadas después, el trabajo de Miller y vislumbrar sus defectos. El guionista norteamericano hace tiempo (tal vez desde principios del siglo XXI) que se encuentra de capa caída y al parecer, decidió tirar por la borda su talento en una violenta huida hacia delante creativa sin demasiado sentido. Algo que se puede corroborar perfectamente leyendo las distintas secuelas que escribió para dar continuación a El regreso del señor de la noche. Pero esta obra en concreto es un trágica y oscura epopeya que merece todos los respetos. Un tour de force narrativo que desbordó varios de los límites argumentales del cómic de superhéroes de la época y lo obligó a evolucionar. A convertirse en un producto adulto.

-………………………………………………………………

En realidad, El regreso es una obra sobre la resurrección heroica en la que no importan tanto las batallas como el proceso de reconstrucción de Batman. Lo importante en El regreso es la lucha interior de Bruce Wayne consigo mismo. Su combate contra sus demonios interiores, contra la abulia, el conformismo y la pereza y finalmente, contra el mundo del mal. Representado en este caso tanto por los villanos que, cual zombis redivivivos, se ponen en movimiento en cuanto Batman vuelve a dejarse ver por las calles de Gothan city como por el gobierno norteamericano, esclavo de una perversa ley incapaz de erradicar la raíz del crimen. De hecho, involuntariamente, lo estimula.

Existe ciertamente algo opulento y suntuoso en El regreso del señor de la noche. Algo wagneriano. Una profunda elegancia a la hora de tratar la figura de Batman (o más bien, de Bruce Wayne) que se impone incluso a la tremenda y arisca violencia que puebla una gran parte de las viñetas del cómic. Posiblemente porque El regreso es una obra donde importa más lo que sienten los héroes y villanos, sus procesos psíquicos internos, que las batallas que ganan o pierden. De hecho, en el fondo, héroes y villanos se mezclan y confunden en esta obra como muy pocas veces antes hasta el punto de que, por momentos, pareciera que estamos contemplando un ballet expresionista. Un cruento carnaval sin sentido en medio del que reinan los más fuertes y no tanto los más justos. A este respecto, hay momentos en los que El regreso parece estar inspirada más en los lienzos de James Ensor o en los de Edward Munch que en las tradicionales viñetas de Spirit realizadas por Will Eisner. Uno de los referentes y maestros indiscutibles en los que Miller se apoya para retratar los movimientos de un anciano encapuchado a través de una ciudad tormentosa, parecida a un trueno, en la que los mass-media manipulan a su antojo a la población.

…………………………………………………………….

La atmósfera de El regreso del señor de la noche es de lo mejor de la obra. Tengo la impresión de que podríamos quitar muchos de los diálogos que aparecen en las escenas protagonizadas por Batman y que no importaría demasiado. Porque, en el fondo, todos seríamos conscientes de la tremenda tensión interna experimentada por el hombre murciélago. Todos entenderíamos su desgarro psicológico en medio de un mundo caótico en el que el objetivo es la mera supervivencia y casi todos los personajes o bien caminan entre sombras o son sombras.

En El regreso hay, sobre todo, noche y delirio. Discordia y caos. La obra de Miller resulta a veces difícil de seguir porque no describe tanto unos hechos sino la evolución de un proceso interno y, sobre todo, la vivencia subjetiva de una fantasmagórica ciudad. Reflejo de un mundo condenado a la destrucción. El mundo de la Guerra Fría en medio del que el estallido de la guerra nuclear es mucho más que una advertencia o una posibilidad. Es una inminente realidad. Un acuciante peligro.

……………………………………………..

Los paralelismos entre Watchmen y El regreso del señor de la noche son muchos. En ambas obras se cuestionan los medios tradicionales del gobierno para poner orden y paz en el mundo. En las dos, los mass-media ejercen de cómplices de la destrucción. En ambas, la Guerra Fría se transforma en el marco argumental perfecto para describir las crisis apocalípticas de la sociedad norteamericana y el necesario proceso deconstructivo de la personalidad heroica. Seguramente Moore y Miller no se llevaban bien o tal vez ni tan siquiera se conocían personalmente pero los dos dieron un paso adelante enorme para poner en evidencia tanto la importancia de los superhéroes en el mundo moderno como su decadencia.

También existen por supuesto muchos paralelismos entre El regreso del señor de la noche y otras obras de Miller como es el caso de Give me liberty. Sobre todo, en la forma de estructurar cada página y en el tratamiento de los mass-media. También existen concomitancias con Ronin. De hecho, El regreso podría ser leída, en cierto sentido, como una vieja historia de samuráis. Al fin y al cabo, Batman es un anciano cabllero que vuelve a usar las armas en un mundo cada vez más deshumanizado que ya no comprende ni le comprende. Asimismo, existen similitudes entre El regreso y Born Again. Sobre todo, en la presencia final de Superman y el Capitan America. Héroes y símbolos de una nación cuya existencia (aunque parezca lo contrario) más que oponerse, complementa la de dos héroes solitarios: Batman y Daredevil.

Por si fuera poco, Miller también captó muy bien la importancia de los mutantes en su época. Metáfora de los excluidos por la pobreza, el Sida, las drogas o cualquier otra lacra. Debido a que el cómic se publicó en la DC, Miller no podía incluir a la Patrulla X en su obra. Pero se percibe que los tenía muy presentes. De hecho, en cierto sentido, su visión de los mutantes es mucho más realista que la del cómic de la Marvel. De existir mutantes con más o menos poderes tendrían más similitudes con los que nos presenta Miller que con los clásicos que todos conocemos. En El regreso, los mutantes son seres malformes y confundidos que sólo pueden encontrar dirección y sentido a sus vidas en el ejemplo de superación que les proporciona un ser tan dañado y enfermo como ellos: Batman.

……………………………………………..

El Batman de Miller es, en el fondo, un psicótico. Un hombre aburrido, devorado por los lujos y el dinero, enamorado de su legendario pasado que, hastiado de competir en carreras de coches y degustar los vicios más caros a su antojo, elige enfundarse otra vez las negras mallas no tanto para salvar a su ciudad del crimen sino para salvarse a sí mismo. Del mismo modo, los clásicos villanos a los que se enfrenta, no reviven con el objetivo tanto de destruir el mundo conocido como para destruirlo a él. Así, Batman ejerce, en contra de su voluntad, de canalizador del crimen. El señor de la noche lo es tanto por ser capaz de vencer a los disformes malvados como por ser reclamo y cebo para que salgan de sus madrigueras y caminen como animales sin amo por entornos sucios y malolientes. La presencia de Batman, sí, no sólo da sentido a muchos seres bondadosos, (como es el caso de la joven Robin que se une a él), sino también a un gran número de abyectos dementes que sacan fuerzas de donde no tienen para vencerle.

……………………………………………..

Para conseguir conducir a Batman a las catacumbas en las que lo introdujo, Miller tuvo lógicamente que separarse de la colección principal. Los cuatro tomos de El regreso se publicaron por separado. Miller hizo algo que Batman estaba pidiendo a gritos. Lo envejeció. Lo convirtió en alguien real. Un señor lleno de dudas. Un personaje shakesperiano. Un Quijote chulesco un poco más pragmático que el personaje de Cervantes pero tan loco como éste. Y para eso tuvo que utilizar el recurso narrativo de la ucronía. El regreso del señor de la noche pudo o no pudo haber ocurrido. No forma parte del desarrollo normal (que, por otra parte, debido a las leyes de los cómics de superhéroes puede ser considerado de todo menos normal) del personaje. Pero su impacto fue tal que, desde entonces, no es posible imaginar a Batman sin esta nocturna historia.

……………………………………………

El regreso del señor de la noche es, entre otras cosas, un western crepuscular. Una obra que constata que Batman siempre estuvo fuera de la ley. La prueba de que desde el mismo momento en que los padres de Bruce Wayne murieron, su hijo se convirtió en una criatura nocturna. Alguien salvaje imposible de controlar por el estado, más cercano a un vampiro o a un lobo (de hecho, es prácticamente un murciélago) que a un policía o a un héroe de moda admirado por la sociedad. Su lugar pertenece (como deja claro el mágico final de la obra) a los suburbios, a las cloacas, al mundo de la represión y las pesadillas. Es ahí, sí, donde realmente puede ser quien verdaderamente es: el señor de la noche. Un violento héroe romántico. Shalam

إذا كنت تحب المال ، فستصل إلى البنك على الأكثر ، ولكن إذا كنت تحب الحياة ، فستصل بالتأكيد إلى الله.

Si amas al dinero a lo sumo llegarás a un banco, pero si amas a la vida, seguramente llegarás a Dios

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen….este vampiro ha hecho un mate desde la «bombilla»…..
    2ºimagen…..funambulista…..
    3ºimagen…..los habanos son los mas estilosos….
    4ºimagen…..alli esta la cueva donde dormiremos….
    5ºimagen….pienso en el renacimiento (el verde y el rojo complementarios)….
    6ºimagen…..el asfalto (hº para no dormir)-1966-narciso ibañez menta….
    7ºimagen…..lo escuche por ahi…..
    8ºimagen…..el pony express (del atlantico al pacifico)….
    PD….https://www.youtube.com/watch?v=WWvwP72FuVg…1967..gladys knight and the pips….toda africa con la emperatriz del soul, muy joven…..

  2. Alejandro Hermosilla on

    1) Parece una viñeta perfecta de una serie de dibujos animados. 2) Ave nocturna antes de atacar a su presa. 3) Puedo imaginar esta escena rodada por Orson Welles. 4) Poster para pelis de adolescentes. 5) Pienso en un James Ensor posmoderno 6) Recuerdo El asfalto. Maravillosa historia. Aquí me llama la atención que Batman parece tener un traje de robot. Terminator-Batman. 7) La pared roja anunciando los infiernos mentales y personales en los que vive Miller. 8) Impresionante dibujo en el que Batman parece un verdugo medieval. Si apareciera esta carta en el tarot simbolizaría la capacidad de atravesar cualquier tormenta personal. PD: Excelente tema. Me lllama la atención la convicción y alegría con que interpretan este tema. Eran definitivamente otros tiempos. El soul creciendo hacia su esplendor.

Deja un comentario