Francesco

2

Este fin de semana he estado contemplando Francesco; el filme realizado por Liliana Cavani en 1989. Sabía, sí, que había recibido feroces críticas en su estreno, pero no imaginaba el tamaño del despropósito. Pensaba de hecho que, a pesar de ser una obra mediocre, me ayudaría a comprender mejor la figura histórica del santo. Pero es tan irregular que creo que ando más perdido ahora que antes.

Según creo, el presupuesto del que Cavani dispuso fue amplio pero las escenas parecen rodadas para el clásico telefilme religioso de sobremesa que, una vez estrenado, suele proyectarse en las cadenas privadas a altas horas de la madrugadas durante la Semana Santa. La narración es además muy confusa. Juro que había momentos en que no sabía ni qué hacían los actores ni a qué se referían. La interpretación de muchos de ellos es plana. A veces da la impresión de que algunos son amateurs. O bien se encuentran cursando el primer año de Arte Dramático o bien han salido de un improvisado casting realizado apresuradamente un domingo por la mañana en una iglesia de Asís.

La música de Vangelis se encuentra fuera de foco en todo momento. Los sintetizadores no encajan con la época histórica narrada y su supuesta trascendencia en conjunción con las imágenes deviene en una ensalada etérea de difícil digestión.

Por supuesto, Mickey Rourke no pinta nada allí. Le pone ganas y deja destellos de su enorme talento pero está más cerca del ridículo que de transmitir emoción alguna. No puedo imaginar persona más ajena a San Francisco que él. Llegué incluso a pensar que alguien me había puesto un LSD en la bebida cuando contemplé la tristemente célebre escena en la que se abraza como un poseso a la nieve.

La medida de la enorme desorientación del Rourke de aquella época la da el hecho de que este proyecto no fue ni de lejos el peor en el que se embarcó. Meses después estaba rodando Orquidea salvaje junto a Carré Otis. Un filme ideal para ojear de tanto en tanto en una televisión pequeña de un chiringuito de Cancún mientras tomamos un cocktail tras otro.

En fin. Lo peor de todo es que Liliana Cavani ya había realizado un filme sobre San Francisco. No lo he visto al completo. Pero me han bastado diez minutos para comprender mejor sus circunstancias históricas que las 2 horas y media de su versión de 1989.

Desde ya, obviamente, tengo su película entre las peores que he visto en mi vida junto a La amenaza fantasma, Abre los ojos, Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal Huevos de oro. Shalam

يكفي شعاع من أشعة الشمس لإبعاد العديد من الظلال

Un rayo de sol es suficiente para ahuyentar a muchas sombras

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen….el viento hace que el franciscano se transforme en un pajaro(capucha)….
    2ºimagen…..amor irresistible……
    3ºimagen…..explicaciones de cabeza caliente(cavani) a francesco(trabajo)……
    PD…https://www.youtube.com/watch?v=kiJ9mob9veU…mona lisa cover del san francisco (himno) de scott mackenzie-1967…..

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Me llama la atención que la fotografía aquí parace trascendente. Al revés que en la película. Parece una fotografía clásica de, por ejemplo, un Francesco de Zeffirelli. 2) Imagino cómo haría Giovanni Gasparro un lienzo de esta fotografía. 3) Aquí hablan de Pajaricos y pajarracos de Pasolini. Piensa en el Cristo de Pasolini, le dice Cavani a Rourke. PD: Muy bonita versión de un clásico indiscutible. Pero lo que más me ha gustado es pensar que la ciudad se llama así por el Santo de Asís. Nunca lo había pensado.

Deja un comentario