Humanos y Replicantes (1)

2

Dejo a continuación el primero de los dos averías que dedicaré a Blade Runner; el mítico filme de Ridley Scott; el cual recomiendo leer, escuchando uno de los mágicos temas de su banda sonora: «Wait for me».

Humanos y replicantes (1)

Blade Runner es una película extraña. Es una lisérgica, nocturna superproducción llena de sutilezas. Por ejemplo, las grandes sumas de dinero invertidas hay que rastrearlas más en la atmósfera, las sensaciones, los planos densos y misteriosos o el ambiente enrarecido y futurista que en los efectos especiales. Algo que la distanció de la mayoría de filmes de ciencia ficción de la época. Y que fue, asimismo, en parte responsable de las malas críticas recibidas a su estreno. Las cuales -no nos engañemos- creo que la mayoría de cinéfilos hubiéramos en parte compartido porque muy pocos entiendo que estaríamos preparados para una obra como la que presentó Scott en su momento. Más un estado de ánimo que una película normal. Más una novela existencialista que un western galáctico o una peli de aventuras espaciales. Más una obra centroeuropea que una producción norteamericana al uso.  Jazz sucio, poético y evanescente.

……………………………………………..

En realidad, a pesar de los innumerables cambios que sufrió el guión, el filme de Scott era bastante coherente con el primero del que se dispuso. Uno en el que la película era una especie de claustrofóbica y minimalista epopeya de serie B desarrollada sobre todo en ambientes cerrados. Una característica que cambió en gran medida en cuanto el director británico tomó el control, pero que, en cierto modo, siguió conservando hasta el fin.

De hecho, creo que este detalle es esencial para entrar en Blade Runner. Comprender que es una obra sobre la soledad y la asfixia vital que se parece mucho más a El extranjero que a Star Wars. Tiene más de Cioran que de Poul Anderson o H.G.Wells porque dentro del mundo distópico que nos presenta, Scott pone el foco más en la ausencia de amor que en el odio o la ira. Más en la desesperación metafísica y el sinsentido que en la ambición y la megalomanía.

En verdad, hay ciertos detalles (el comportamiento infantil y guasón de los replicantes en determinados momentos) del filme que incluso recuerdan a Kafka y algunos decorados que hacen pensar más en la Europa de entreguerras o la simbolista que en galaxias o firmamentos desconocidos. La ciudad en Blade Runner es, en este sentido, un personaje más. Tal vez el principal. Tanto que no hace falta que se nos diga que se encuentra en fase terminal debido al polvo radiactivo, tal y como ocurre en la esquizoide novela de Philip K. Dick en la que se basa: ¿Sueñan las ovejas con androides eléctricos? Los espectadores ya sabemos, sin necesidad de explicación alguna, que ese mundo no es que se encuentre en fase de decadencia sino final. Está agotado y las tumultuosas multitudes que se arremolinan en sus calles no son más que vanos resplandores antes del ocaso.

………………………………………..

Por si fuera poco, Blade Runner también estaba más cerca del cine negro que de la space opera. De la melancolía que de la fascinación futurista. Ademas, escondía una intensa historia de amor fatalista en su interior. En esencia, sí, nada encajaba. El cine negro y la ciencia ficción eran dos mundos disímiles. Antitéticos. Agua y aceite. Así que nadie entendió en principio nada. Hasta que, poco a poco, el tiempo hizo su papel y el filme de Scott demostró ser visionario. Una de esas obras que imponen una mirada. Que doblegan a la realidad. Obligando al espectador a reconsiderar muchos de sus prejuicios e ideas previas a la eclosión de una película inagotable en la que lo que se veía era tan importante como lo que no se veía y, sobre todo, lo que no se decía.

De hecho, los silencios son tan centrales en esta película como las miradas perdidas y desvaídas. No sólo por lo que nos revelan sobre los personajes. Tanto sobre sus temores, miedos como sobre su escasas esperanzas de cambiar algo. Sino también porque nos dan información precisa sobre quién o no es un replicante en un filme cuyo primer final (el estrenado en salas en 1982) me parece sumamente insatisfactorio. Realmente deleznable. Porque si algo no es Blade Runner es un filme feliz y cómodo.

………………………………………..

Blade Runner es una obra angustiosa y lánguida. Sufrida. Casi nadie sonríe en ella y cuando lo hace es para morir. El sudor y el humo, por ejemplo, son casi vicios demónicos pegados a los personajes. Y la preocupación en sus rostros es tal que no se les va ni siquiera cuando hacen el amor. Todos los personajes se sienten condenados a muerte. Son fantasmas.

Ese es el gran mérito de Scott: haber realizado una fantasmagórica película futurista con tintes expresionistas en la que caben escenas y personajes dignos de aparecer en lienzos de Ensor, Munch o Schiele en medio de decorados que lo mismo recuerdan a Metrópolis, a los fríos paisajes de Edward Hopper o a las inquietantes viñetas de los cómics de Enki Bilal. Haber creado una auténtica obra de arte y ensayo que el mismísimo Jean Paul Sartre hubiera aprobado. Un palacio teatral de resonancias europeas enmascarado de superproducción galáctica en el que la náusea corroía la existencia de esa especie de sombras vivas que eran sus personajes. Shalam.

تقريبا كل رغبة لدى رجل فقير هي جريمة يعاقب عليها

Casi todo deseo que tiene un hombre pobre es un delito punible

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen…..calle muy estrecha, muy asiatica ………
    2ºimagen…..extraño oftalmologo……..(gran especialista)……
    3ºimagen…..hare-hare-siouxsie and the banshsees- y la piel de escamas…………(las dos calles se comunican)……….
    4ºimagen…..soy como tú…..(androide)…..
    5ºimagen……publico de varias nacionalidades, de varias epocas, publico artificial………
    PD:…..https://www.youtube.com/watch?v=egga1aB05nA….love theme-chinatown-polanski-1974-jerry goldsmith….
    (blade runner1982-chinatown1974 son la hostia de guapisimas)………

  2. Alejandro Hermosilla on

    1) Calle de Black Rain… chinatown.. manhattn sur. 2) Han Solo frente a Jabba en un futuro hipotético. En blanco y negro sería fotografía de portada de un disco de Cabaret Voltaire. 3) Neuromante de William Gibbons. 4) Ojos de mujer pantera. Torneur. 5) Lienzo de James Ensor. PD: Amo ese tema central de Chinatown. Debo volver a ver el filme para un avería.

Reply To Alejandro Hermosilla Cancel Reply