La cobra

2

Dejo a continuación el último (y, en este caso, más breve) avería dedicado a Cobra Kai. Más concretamente, al carismático sensei John Kreese. El cual recomiendo leer escuchando el mítico tema de la banda sonora de Kung Fury: «True survivor».

  La cobra

La recuperación de Johh Kreese, el déspota y agresivo sensei de Johnny Lawrence,  es otro de los grandes aciertos de Cobra Kai.

Lawrence, su alumno, es una pizza. Cemento. Puro sleazy. Pero Kreese es un bistec de carne bien hecho. Es el acero. Puro heavy metal. La dureza personificada. Un hombre al que le basta mover los ojos o pronunciar una simple frase con su clásica  y despiadada ironía para recabar toda nuestra atención. Sobre todo, porque independientemente de su agresividad, posee cualidades maquiavélicas. Es un estratega. Un general cuya profunda mirada se encuentra llena de magnetismo. Transmite violencia y rabia. La necesidad de obviar toda debilidad no ya para triunfar en la sociedad contemporánea sino para vivir con un mínimo de dignidad.

El es, sin dudas, el gran villano de la serie y lo es a un nivel mucho más profundo y sutil que en la saga Karate Kid. De hecho, sin dejar de lado la caricatura, los creadores de Cobra Kai logran darle un verdadero talante humano. Tanto que, finalmente, en la cuarta temporada comenzamos a empatizar con él y a advertir que es un tipo con fuertes convicciones y principios más éticos de los que podíamos pensar en un principio.

En cualquier caso, para entender los tintes psicopáticos de su personalidad resulta esencial conocer su pasado. Tanto sus difíciles vivencias de adolescente y joven como, sobre todo, sus traumáticas experiencias durante la guerra de Vietnam. Ya que allí vio morir a decenas de compañeros, aprendió a fuego que la más mínima debilidad podía suponer la diferencia entre una muerte cruel o la supervivencia y fue testigo de la inmisericorde derrota de su país. Algo inaceptable para alguien cuyo dojo posee el siguiente lema: «Golpea primero. Golpea fuerte sin piedad».

Kreese, sí, es quien dicta en Cobra Kai lo que es el horror. Es el coronel Kurtz de la serie. Aunque lo mejor de todo es, repito, que los guionistas lo dibujan tanto como un karateca psicópata como una víctima de la agresiva y despiadada sociedad norteamericana. Un producto refinado de un entorno en el que los perdedores son considerados escoria. Casi basura desechable. Así que a medida que se ve obligado a sufrir las consecuencias del horror causado tanto por otros como por sus propios actos, va mostrando una dignidad que lo engrandece como personaje. Aunque creo ciertamente que vislumbrar su faz humana da tanto miedo como confrontarse con su habitual rostro de severidad puesto que, en realidad, más que un sensei de karate, parece una cobra. O más bien, el mismísimo veneno que el anfibio guarda en su interior.

Digno o no digno, lo cierto es que Kreese es un vendaval. Un furioso tornado que convierte cada una de las escenas en las que aparece en uno de esos veraces e intensos temas que se marcaban Metallica en sus tres primeros discos. Metralla auténtica de la buena. Shalam

لا بأس أن تخسر أمام الخصم. لا بأس أن تخسر بسبب الخوف

Está bien perder ante el oponente. Nunca está bien perder por el miedo

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen….colega, no pareces ser bien recibido aqui!!!………
    2ºimagen……joder, que paquetes estais hechos…….
    3ºimagen….ya os lo dije bien clarito….
    4ºimagen…..me ha costado mucho trabajo pero al final consegui estos dos aros de oro para las mangas…jajaja
    5ºimagen…..dejate de «rollos» e hinca los codos en los ladrillos, muchacho…….
    PD……https://www.youtube.com/watch?v=oxHoLtrGNCA……vaya descarga virtuosa…..led zeppelin..rock and roll 1973live…….

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Un lobo siempre cuida de su manada. 2) A mi me da igual el heavy, las chicas y todas esas mamadas que me contáis. Sólo creo en el trabajo duro. 3) No me jodáis. En realidad, los que os tenéis que preocupar sois vosotros. 4 Aquí no se discute mi autoridad. ¿Te crees capaz de decirme lo que tengo que hacer? 5) Veo madera de luchador en ti pero debes hacerme caso capullo. PD: gran concierto. Increíble Page. Tan bueno que parece irreal. Eran otros tiempos.

Deja un comentario