Contra el mundo y contra la vida

0

Releyendo el breve ensayo que Michel Houllebecq dedicara a H. P. Lovecraft, Contra el mundo, contra la vida, me encuentro con una lúcida reflexión sobre la literatura del escritor norteamericano que no me resisto a citar debido a su absoluta precisión. A la claridad con que define la narcótica, opiácea filosofía contenida en sus libros: “Pocos   se han   sentido   tan   impregnados   como   él,   tan calados   hasta   los tuétanos por la nada absoluta de cualquier aspiración humana. El universo no es más que una furtiva disposición de partículas elementales. Una figura de transición hacia el caos. Que terminará arrastrándolo consigo. La raza humana desaparecerá. Aparecerán otras razas, que desaparecerán a su vez. Los cielos serán glaciales y estarán vacíos; los atravesará la débil luz de estrellas medio muertas. Que   también   desaparecerán. Todo   desaparecerá. Y   los   actos   humanos   son   tan libres   y   están   tan   desprovistos   de   sentido   como   los   libres   movimientos   de   las partículas   elementales. ¿El   bien,   el   mal, la   moral,   los   sentimientos? Meras «ficciones victorianas». Sólo existe el egoísmo. Frío, intacto y resplandeciente”. Shalam

ما حكّ جْلْْْْْدك مثل ظْفرك

Cuando la piedra ha salido de la mano, pertenece a diablo

encabezado_averia

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo