Red

0

Las diferencias entre facebook y twitter son ostensibles. Facebook es un ciudad más pequeña o más grande donde existe cierto orden. Una ampliación de la vida real. A veces una sofisticación. Hay reglas. Una cortesía seca y dura y en ocasiones engañosa pero cortesía al fin y al cabo. Tenemos a unos cuantos familiares y amigos agregados que cumplen la función que anteriormente ejercían los vecinos de nuestro barrio y un gran número de personas que son multitud. Gentío que camina por las calles a los que de tanto en tanto pedimos fuego para encendernos un cigarro o comprar el periódico. Si contamos algo personal, solemos encontrar eco. Tenemos un pasado y un futuro que alcanzar. Hay un proyecto a la vista de todos. Tanto de parte de los que hablan como de los que no lo hacen. Porque el silencio comunica en facebook. Tanto como las diatribas cotidianas que unos cuantos realizan diariamente.

Cuando escribimos en facebook tenemos más o menos conciencia de las reacciones que vamos a obtener. Los likes y los dislikes están muy medidos. Facebook es un bar lleno de máquinas recreativas. Una pelea allí tiene un relato. Deja unas marcas y huellas. Facebook es un Atari. Es un desahogo. Un juego obligatorio. Delicioso tanto por su coherencia como por su incoherencia. Estar en facebook es como volver al colegio. Retornar al recreo. Se entra a facebook a mitad del trabajo como antes se hablaba de fútbol o música en medio de una clase. Para revivir aquellas experiencias infantiles. Para rememorar. Para no salir jamás de las aulas ni del trabajo. Para convertir el ocio en una obligación y las ocupaciones en fiestas. Motivo por el que una expulsión suele ser traumática. Una medalla que llevamos con tanto orgullo o vergüenza como cuando éramos echados de clase por un profesor o el director hablaba con nuestros padres y nos sugería que nos cambiáramos de escuela.

Twitter sin embargo es una ciudad extranjera donde de tanto en tanto caen bombas y se producen constantemente robos y asesinatos.  Incluso la persona con más seguidores, es un extranjero en twitter. Tiene que vencer algo. Enfrentar desafíos diarios. Twitter es un videojuego peligroso. Una bifurcación surgida de las entrañas de una película de David Cronenberg. Una novela de J.G.Ballard escribiéndose y deshaciéndose ante nuestros ojos diariamente. Twitter es la vida sin reglas. Con el menor número de normas posibles. La destrucción de la familia, el barrio y la vida en común. Techno pop agresivo. Un embudo social a través del que emergen con fuerza la paranoia y la esquizofrenia cotidianas. Los demonios internos del capitalismo. Del individuo moderno aislado y airado pero también sumamente complaciente. Deseoso de gustar y ser admirado. Una mezcla alocada pero muy coherente internamente entre una canción de Alicia keys y otra de Atari teenage Riot. Entre un ensayo de David Foster Wallace y un simulador de voz que imita y mezcla la voz de Elvis Presley con la de Lady Gaga.

Twitter es la bolsa. No hay red. Sólo ganancias y pérdidas. No hay un estado detrás. No hay profesores velando por el buen comportamiento. Y tampoco monarquía. No hay reyes. Sólo seguidores. Cruce de denuncias, ataques y bloqueos parecidos a los que existen en medio de una batalla en la que todo vale para imponer nuestro ego. Nuestro yo superficial sobre el de los demás. Desde patadas y mordiscos hasta el uso (y abuso) de metralletas y lanzas. Amenazas, apelaciones continuas a la policía y linchamientos de masas anónimas que han convertido la Edad Media en la era moderna y la censura en el más eficaz método de contrarrestar todo lo que no les gusta. Todo aquello con lo que no están de acuerdo.

Cuando accedo a facebook, siento que entro a un bar. Cuando lo hago a twitter, a una discoteca. En facebook vislumbro los márgenes de las carreteras y autopistas. En twitter sólo el vacío. La ausencia de cemento. Creo que en facebook podría conocer a un buen amigo. Iniciar una relación duradera. Sin embargo, tengo demasiado miedo en twitter a las reacciones negativas como para cruzarme más de tres frases con alguien. En twitter siento que cualquier mensaje se puede desintegrar en cualquier momento. No hay tiempo ni para el amor ni para la masturbación. Tan sólo para la exhibición. Los disparos. La metralla. Facebook es un Warhol cálido y Twitter uno frío. Twitter es un western sin épica y facebook, amistad y sexo sin contacto corporal. Una nueva forma de ascetismo con su lado gamberro y “cool”.

Ambas redes sociales son en cualquier caso locuras borgeanas que constatan tanto el fin de la realidad como su ampliación. Y en definitiva, nos preparan para morir de una u otra forma. En facebook moriremos junto a los otros pero tristes. Sin brillo. Y en twitter moriremos como estrellas pero totalmente solos. No importa cuántos seguidores tengamos y lo que se hable de nosotros, moriremos con indiferencia. Shalam

El ser humano feliz es más raro que un cuervo blanco

الرجل السعيد أغرب من الغراب الأبيض

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo