Arlequín galáctico

2

Me resulta difícil citar un músico español con una trayectoria más interesante que Jaume Sisa. Su recompensa por no haber logrado el éxito comercial ha sido el éxito creativo. Su discografía es una utopía hecha realidad. Una galaxia libertaria. Es tan ácrata y hermosa como difícil de definir. Hay discos suyos que podrían perfectamente servir de banda sonora al ensayo de una compañía circense o a un espectáculo de magia. Algunos que son ideales para ir a la feria, subirse a la noria y tomarse con la pareja una horchata durante la verbena y otros que son ideales para fumarse unos porros paseando por la ciudad y esperar a ver qué ocurre. Puedo imaginarme también al principito del libro de Saint-Exupéry​ escuchándolo en su planeta y a un artista surrealista regando las plantas de su estudio con su música. Casi cualquier cosa menos el aburrimiento. Aunque Jaume Sisa ha logrado también hacer del aburrimiento un arte. Una fiesta.

.…………………………

Es increíble la soltura con la que Jaume pasa de un estilo a otro y los reinventa. En algunos discos, parece uno de esos cantantes franceses nacidos con un cigarrillo en la boca y una botella de pastis en la cuna. Un hijo del 68 que ha convertido la imaginación en su señera y escudo. En otros, realiza canciones que podrían sonar de fondo en cualquier película de Federico Fellini o en una de aquellas iniciáticas películas de dibujos animados típicas de los años 60 y 70. Y la mayoría son caleidoscopios corales parecidos a murales en los que aparecen coplas, pop urbano, marineras, viejos tangos y folk verbenero y galáctico que hunde sus raíces en Dylan, Zappa, Battiato y Bowie. Una locura que, en su caso, se convierte en genialidad.

…………………………

¿Estudió Jaume Sisa en algún momento de su vida mimo? Podría haberlo hecho perfectamente. Tal vez alguno de los integrantes de Dagoll dagom le transmitiera algunas enseñanzas cuando colaboraron juntos. Aunque Sisa no creo que necesitara demasiadas lecciones. Desde sus inicios, se creó un personaje tan identificable y peculiar que lo creo capaz de alternar tanto con los personajes de La Comedia del arte como con los míticos creadores surreales. Aunque hay algo en Sisa muy mundano y cotidiano. Así que creo que se sentiría mucho mejor en un viejo café de Lisboa o conversando con un pastor en su terruño que con Salvador Dalí. Sisa es una gran artista porque se ha empequeñecido para lograr hacer arte de lo minúsculo. Poner atención a los detalles y construir canciones llenas de retales. Es gigantesco porque es uno más.

……………………………………

Jaume Sisa ha logrado algo realmente difícil. Ser tan italiano como el más melódico de los cantantes italianos. Ser más catalán que el más comprometido, anárquico e introvertido de los cantautores catalanes o que los músicos populares de sardana. Ser más surrealista que el más militante y aguerrido de los poetas de este movimiento. Ser más moderno que todos esos contemporáneos suyos obsesionados con el techno y empeñados en utilizar los nuevos avances tecnológicos en cada uno de sus discos. Utilizar más instrumentos infantiles que cualquiera de los artistas consagrados a entretener a los más pequeños. Y realizar, al mismo tiempo, más experimentos que la mayoría de artistas experimentales. Cualquiera de sus discos es una aventura. Sisa tiene obras maestras e incontestables. Pero no tiene discos sin magia. Todos tienen aura. Cuando sospechó que podía perderlo, se fue a Madrid y se convirtió en Ricardo Solfa.

……………………………………

Supongo que no es necesario hablar del heterónimo aquel, Ricardo Solfa, que Sisa encarnó durante años. ¿Quién ha hecho eso en la historia del rock nacional o europeo? La presentación que le hizo Joaquín Sabina en su directo del 86 forma parte de la mitología del pop español. Y del tema, Mujeres, con el que se presentó en sociedad, ya ni hablamos. Sé que suena a tópico, pero es que realmente lo pienso. Por un tema como ese, Pablo Milanés, Aute o Silvio Rodríguez hubieran dado unos cuantos dedos. Y el caso es que su melodía (la letra es de Sabina) pertenece a alguien muy lejano a sus postulados. Un tal Sisa. Una de las pocas personas capaces de ser realmente “otro” que conozco.

……………………………………

Para ser justos con Jaume Sisa como con Buñuel, debería dedicarle un avería cada año. Cada vez que escucho uno de sus discos descubro algo nuevo. Hoy me quedé alucinado porque creí detectar toques y ramalazos de Debussy que hasta ahora me habían pasado desapercibidos en uno de sus más gloriosos temas. Uno de esos que valen por discografías enteras: “La catedral”.

…………………………………..

No me es posible elegir un solo disco de Sisa. Creo que quienes citan una y otra vez el monumental Qualsevol nit pot sortir el sol es porque no se han tomado el suficiente tiempo para bucear en su obra. Antaviana, por ejemplo, me encanta. No sé si alguien ha hecho algo así en el pop español. Un disco basado en cuentos de Pere Calders que, en realidad, parece un programa de radio o televisión. Barcelona postal no me gusta tanto. Pero eso no significa que no lo valore. ¿Cómo no hacerlo si es una obra única?  Una mezcla de cabaret, revista, tratado turístico, documental y archivo sonoro de la Barcelona de los 80. La turística, la eterna y la teatral. Una de esas aventuras sonoras que sólo los heterodoxos son capaces de hacer. Un homenaje a la radio y al musical. Al teatro de variedades y los altavoces de las tiendas comerciales. ¿Y qué decir de sus últimos discos? Habré escuchado más de diez veces Malalts del cel, pero soy sincero al confesar que todavía lo estoy descifrando. Porque es una caja china llena de tantas sorpresas que creo que debería estar abriéndolas varios años para terminar de exprimir su última gota de sabor. Visca la Llibertat es una joya libertaria. Una obra dadaísta y anárquica que parece haber sido grabada en una botiga rural. Disfrutando de frutos del campo, setas y vino de viñedos cercanos junto a Pascal Comelade y unos cuantos payeses. Y remontándome otra vez al pasado, Transcantautor es otro disco que me encanta. Un cruce entre Dylan y la canción española y catalana. Entre la copla, el folk galáctico, la libertad ibicenca y Syd Barret. Un disco tan moderno y único que sólo me atrevo a explicarlo, incidiendo en que su autor es ni más ni menos que Sisa. Un inclasificable transgresor. Uno de esos artistas que pintan la mitad de las paredes del cuarto de estar de verde y las otras de azul y logra que el efecto parezca completamente natural. 

……………………………. 

Obviamente, soy también de los que piensan que Qualsevol nit pot sortir el sol, Galeta galàctica y La catedral son una trilogía inigualable. Algo fuera de lo común. Hay de todo allí. Toda la poesía vanguardista del siglo XX encuentra hueco en esos tres discos. Y también buena parte de la psicodelia. Pero tanto esos como otros muchos pigmentos que aparecen en las tres obras se encuentran tan sutilmente introducidos en ellas que si alguien me dijera que son un amplio fresco costumbrista de Cataluña, no se lo discutiría. Más bien, le animaría a seguir descubriendo conmigo todos los matices escondidos en esas lunáticas lámparas. Un viaje que convierte a Barcelona en el país de las maravillas. Transforma plazas, tenderos y vendedores en protagonistas de una película mágica. Nunca ha sonado tan urgente y necesario Sisa como en esas composiciones. Con tal sabor a clásico. Tan lírico y épico. Nunca ha compuesto tantos himnos sin forzar la máquina ni pretenderlo. Tan sólo dejándose ir. Atento tanto a los discos de Dylan como a las calderas musicales surreales y a la literatura de kiosco. A los personajes nocturnos y a los cotidianos. Vinculando hermosamente su necesidad de libertad interior con la del pueblo español y catalán durante los estertores del franquismo.

……………………………

Probablemente haya quienes, aun admirándolo como artista, piensen que Jaume Sisa es un colgado y un estrafalario. Pero mi percepción no es ni más ni menos esa. Creo que es alguien sensato y lúcido. Su visión galáctica de la existencia es de hecho, una garantía de cordura. Un salvavidas contra la codicia y el egoísmo. Puesto que aporta un relativismo muy distinto al amoral al que estamos habituados. Algo lógico porque el artista catalán es de esas escasas voces que cuando canta, no lo hace únicamente para los seres humanos sino también para honrar a las estrellas y a los distintos planetas. Muchas de sus canciones se elevan a través de galaxias y cielos y parecen estar destinadas a ser escuchadas en asteroides y planetas perdidos. A hacer saltar una lágrima a un extraterrestre. Son odas llenas de energía magnética que nos recuerdan que nos encontramos en medio de un galaxia, sobre los cielos, perdidos entre confines estelares, nebulosas y agujeros negros. Y que probablemente tampoco los habitantes de los mundos remotos tengan la más mínima idea de qué estamos haciendo aquí. Shalam

السعادة ليست مثالاً للعقل  بل للخيال

La felicidad no es un ideal de la razón sino de la imaginación

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:…..el segundo plano a modo papel “el galgo”……barretina bicolor…..con esta pluma platano voy a escribir “muñeca de porcelana”……….
    2ºimagen:…..el segundo plano(el focoestrella es como preparaba la escena i.bergman para empezar una entrevista………………..
    3ºimagen:………..mira aqui te traigo el regalo de navidad!…le dice el pierrot al sisa(pierrot tambien era un cabaret en murcia que estaba despues en la misma acera de la iglesia de los salzillos…………
    4ºimagen:……dice:….aqui yo y un vagon del metro de n.y……………
    5ºimagen:……las dos oes son los ojos de un dibujo animado cuando algo le gusta tanto que tiene que perseguirlo o lo flipa mucho…………….
    6ºimagen:………..trabajador portuario en un dia de fiesta primaveral……..a lo marvin gaye………jajajajjjj
    PD:……esto es maximo nivel incluso con orqueta o es que los negros no sabemos ni tocar ni escuchar los violines(dicen ellos)…..a todo poder(iniesta) los segundos planos de voces……..
    …….https://www.youtube.com/watch?v=x6QZn9xiuOE…..la hostia en el cielo……una hermosura total….un privilegio del arte………a vivir y a correr……………

    • Estupendo Marvin Gaye. Vida y ritmo. Un cielo lleno de soul y funk. Allí en la sexta imagen parece que está en viaje con setas mágicas y un Papá pitufo a su lado . En la quinta imagen, Sisa está haciendo tocar la orquesta. Hace que los colores se junten y se muevan como si fueran instrumentos. en la cuarta, está homenajeando a un actor secundario de la nouvelle vague; en la tercera, está en misa. No conocí ese cabaret del que me hablas. Hubiera estado muy bien. Yo veo en la foto cura y feligreses. En la segunda, sí, cierto, ese es el Bergman de los 60-70. Y Sisa se ha convertido en Woody Allen. La primera es una foto de un album de familia que ponen en los escaparates de las tiendas infantiles. ¡Niños, aquí teneís a vuestro tío-abuelo Sisa!

Deja un deseo