Aventuras instrumentales

2

Si he de ser franco, ayer recordaba en avería mi participación en el homenaje a Sergio Algora porque, durante la última semana, he estado escuchando en bucle el nuevo single de los Rotundos: Aventuras instrumentales en el siglo XXI. Una maravilla. No es habitual percibir tanta pureza de golpe. Sentir al instante la caricia del pasado. El aura nostálgico y fetichista pero también el aroma del presente. El encuentro entre los idealizados recuerdos de un tiempo que posiblemente no fue como lo imaginamos y un futuro que no tiene pinta de ser muy habitable o deseable. Eso que se ha llamado retrofuturismo.

   ………..

La música instrumental invita a cerrar los ojos e imaginar. Así que nunca he tenido necesidad de tomar ningún ácido para que mi mente se inundara de imágenes escuchando determinados discos de Miles Davis o Frank Zappa. Esto también me ha ocurrido con el single de Los Rotundos. Al cerrar los ojos, la primera imagen que ha aparecido ha sido la de una chica parecida a Françoise Hardy que corría con un  vestido blanco por un bosque hasta que se detenía a observar tras un árbol a una pareja que se bañaba en un río. Al poco, las tres personas se difuminaban, se convertían momentáneamente en dibujos animados y, a continuación, pasaban a formar parte de un libro de Julio Verne que un señor misterioso leía en ese mismo bosque. Ese hombre vestía elegantemente. Podía ser perfectamente un conde o un escritor. Pero conforme apreciaba con mayor claridad sus rasgos percibía que, en realidad, era el actor Terence Stamp cuyo rostro parecido al busto de un antiguo emperador romano, ha presidido el resto de la escucha del disco. Así que por causa del misterioso rumbo de la imaginación, Terence Stamp y los Rotundos se encuentran unidos en una dimensión paralela. Y cada vez que escucho el single pienso en Stamp. A saber por qué.

……………

Según parece, este es el primer single (¡Qué portada por cierto!) de una serie en la que Los Rotundos darán su visión de la música instrumental desde los 60 hasta la actualidad. Y anuncian que habrá sorpresas. ¡Bienvenido sea!

………….

“Burt, Henry, Paul & Greg”  (una referencia a Burt Bacharach, Henry Mancini, Paul Mauriat y Gregorio García Segura) es un delicioso cruce entre, ¡sí!, Stereolab y The Shadows. Iría aún más allá. Entre kreidler y los Brincos. La música cinematográfica de los 60 y el pop playero con un enorme ramalazo nostálgico. Si alguien me hubiera puesto este tema sin decirme sus autores, jamás habría adivinado que eran Los Rotundos. Durante los primeros instantes, creí de hecho que estaba ante un tema de post-rock (por eso cito a Kreidler) o, mejor dicho, post-pop. Viendo su trayectoria anterior -una banda suicida y divertida de surf que rompía los bares y chiringuitos contundentemente- se me ocurre que este giro (coherente con su trayectoria anterior) es parecido al que realizaron Saint Etienne cuando del pop contagioso, bailable y sesentero pasaron al más etéreo y atmosférico en el Ep Places to visit con la ayuda de Jim O’Rourke. Algo que juro que en este caso sí que no me sorprendió teniendo en cuenta que me crucé con Bob Stanley en el mítico concierto de Tortoise en Benicassim y no quitaba un ojo a la banda de Chicago.  El segundo tema, “Parafernalia 7th”, es tal vez menos innovador pero pega fuerte también. Por algún motivo, me recuerda tanto a las películas de la Hammer como a las de Marisol; al Benidorm de los 60 y al Londres pre-Beatles. Aunque puedo imaginarlo sonando perfectamente en el club donde tocaban The Yardbirds en Blow up.

……………

Suelo escuchar a menudo el programa que José Rotundo cuelga en ivooxDisco rotundo. Todas sus ediciones me han gustado mucho hasta ahora. Pero la que más “Canciones que valen su peso en plástico”. Aquel programa en concreto (que por cierto, abría pinchando un tema  –“Interplay” de Derek and Ray- cuyos ecos siento sobrevolar a lo lejos por “Parafernalia 7th”) lo dedicaba a pinchar deliciosos singles de bandas (en la mayoría de los casos no demasiado conocidas) mientras nos informaba del precio (a veces surrealista) al que se vendían esos vinilos en distintos portales de internet. Al rememorarlo, sinceramente, ya que estamos con el retrotufurismo, no he podido evitar viajar tres o cuatro décadas adelante. Porque estoy seguro de que en algún lugar de la galaxia pop -Australia, Japón o Escocia- algún dj realizará un programa parecido al de José. Se preguntará quién coño eran esos Rotundos crecidos en el sur de España, pinchará a sus oyentes este single que acaban de publicar e intentará conseguir la edición original en Ebay o un sitio similar. Apuesto por cierto a que nadie puede adquirirlo por menos de 200 pavos. Shalam

من الأفضل أن تكون مخطئًا في اتباع طريقك بدلاً من أن تكون على صواب في اتباع مسار شخص آخر.

Es mejor equivocarse siguiendo tu propio camino que tener razón siguiendo el camino de otro

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:……demasiado filtro……parecen las afueras de tentegorra…………
    2ºimagen:…..este o.sanmartin vargas diria que es un saltmontes melancolico…………..
    3ºimagen:…..los dos querian la misma silla……….el siguiente paso es la silla electrica…… o cualquier otra silla “insatisfaction”…………

    • No habia pensado que fuera Tentegorra. Se lo preguntaré a los músicos. Pero a mí sí me fascina la portada. Me gusta mucho. Sí . Ahi va de saltamontes melancólico aunque la fotografía es de Teorema en la que hace de ángel terrible. Sí. Eterna insatisfacción. En cierto sentido, toda la escena de los Yardbirds en Blow up va de eso. Insatisfacción.

Deja un deseo