Eolo

2

Creo que con Paul McCartney existen dos problemas generalizados. En primer lugar, su glorioso pasado impide poner en perspectiva su carrera en solitario y muchos de sus notables y en ocasiones excelentes discos. Todo lo que graba parece ser irrelevante y palidecer frente al legado de The Beatles. Y en segundo lugar, ese mismo pasado provoca que muchas veces discos que son auténticas medianías sean encumbrados como si fueran obras maestras por seguidores que del altar divino no lo bajan.

Otro problema -y no menor- radica también en que, de una u otra manera, la mayoría de grupos de pop recuerdan, en algún momento, a The Beatles. Tienen su momento beatle, su canción beatle o sus acordes beatle. Así que, no importa lo personales y arriesgadas que sean, prácticamente todas las obras de Paul McCartney suenan, a su vez, a las de todas esas bandas. Al resto del pop de su época. Así que se da la paradoja de que alguien tan original como Paul (precisamente, debido al tremendo influjo que su música ha producido) termina pareciendo en el peor de los casos un imitador.  Y  a veces un músico encorsetado y hasta aburrido. Aunque siendo sinceros, cuesta mucho calificar su música de aburrida ya que Paul siempre ha tenido duende y hasta en sus discos menos inspirados, he podido encontrar (a veces, eso sí, tras bucear profundamente) composiciones de esas que nos alegran el día. Sencillas (aparentemente) y llenas de una jovialidad primaveral que despierta el ánimo.

…………………………………………………..

Resumiendo, el problema de Paul McCartney es que su talento es tan grande y su influencia tan gigantesca y palpable en el pop que, en vez de un innovador, pareciera ser un compositor de tantos. Pues sus acordes, voz y melodías son desde hace tiempo el canon de la música popular y aparecen por todas partes. Se han convertido en una referencia indiscutible que, de ser tan citada, copiada y trastocada, hace parecer por momentos a uno de sus pioneros en un músico más del montón. Cuando es único.

Paul tenía la cualidad, (con tres o cuatro acordes, con la máxima sencillez, sin complicarse demasiado), de abrir todo un mundo sentimental. Componer melodías concisas, exactas y perdurables. Tarareables, sí, comerciales también, pero con una producción tan cuidada y elaborada que las convertía en una especie de gemas sonoras capaces de trascender el tiempo. El más claro ejemplo es «Yesterday». En dos minutos y unos pocos acordes es capaz de transmitir poéticamente y con claridad una ruptura amorosa. El sentimiento de pérdida. De transformar una experiencia personal en universal y eterna. Esa es una canción que, sin perder un ápice de calidad, todos podemos entender perfectamente. ¿Qué hubiera pasado si Bob Dylan hubiera sido el intérprete y compositor de esta melodía? ¡De oda folkie contemporánea nunca hubiera bajado!

…………………………………………………..

En gran medida, si he escrito lo anterior, es por mi sorpresa ante varias de las críticas negativas recibidas por un álbum tan notable como Egypt Station. Cuando apareció, le di una escucha rápida y me pareció muy interesante. Tanto como para esperar el tiempo necesario para poder disfrutarlo. Y ¿qué puedo decir? Me parece un disco fresco, inspirado, lleno de canciones que serían mucho mejor consideradas si fueran firmadas por otros. Egypt Station posee múltiples momentos mágicos que hacen rememorar algunas de las obras más estimables de The Wings y la etapa en solitario de Paul durante los 80. El disco posee composiciones de marchamo clásico, diversión, canciones de esas que deseas escuchar una y otra vez y te hacen pincharlas en cualquier momento del día, como una vitalizadora rutina, y una producción llena de matices que le da un fuerte poso de autenticidad.

Paul concibió el disco como un viaje por distintas estaciones. Y, ciertamente, hay de todo aquí. Desde canciones que parecen estar siendo tocadas en un club, otras que podrían haber sido compuestas en las playas de Copacabana y algunas que podrían encajar en un álbum tan alegre y vital como Flowers in the dirt. Pero los críticos incluso atacaron la naif portada diseñada por Paul. Ok. Ya sabemos que la faceta de pintor de Paul está a años luz de la de músico. Pero a mí me resulta muy atractiva y sinceramente, creo que es mejor (y más llamativa y sincera) que otras muchas diseñadas por prestigiosos fotógrafos.

…………………………………………………..

Uno de los aspectos que más me gusta de Egypt Station es que me ha hecho rememorar al Paul de los 80. De aquella época me gustan casi todos sus discos. Casi ninguno es perfecto pero se encuentran llenos de voluntad experimental, amor a la música, deseos de probar nuevas fórmulas y seguir creciendo.

McCartney II es irregular pero muy divertido. Paul se quita la melena y combina blues clásicos con electrónica con un talante desenfadado. Como si fuera un adolescente que no tuviera nada que perder.

Tug of war es una obra a descubrir. Muy equilibrada. Por momentos, es reflexiva. Por momentos, atmosférica. Y a veces parece encontrarse fuera de tiempo. Pero está llena de buenas canciones, hermosos medios tiempos y un afán por intentar ahondar en nuevos territorios que le confiere un aire especial. Una mezcla de mimbres futuristas y vintage realmente curiosa y afortunada.

Pipes of peace y Press to play son discos ochenteros. Un adjetivo que cuesta casar con un mito de los 60 como Paul. Y precisamente por eso, muchos no pudieron digerirlos del todo en su momento. Es cierto que hay algunas canciones en ellos que parecen descartes o no están a la altura de la leyenda. Pero el paso del tiempo, fuera ya los prejuicios, ha tratado bien a estos discos divertidos y desenfadados llenos de buenas canciones, ideales para comprobar cómo el geniecillo se adaptaba a tiempos buenos e intentaba mantener íntegra su personalidad.

Y Flowers in the dirt es directamente una maravilla. Una oda a la primavera. A la jovialidad de la canción pop. Un disco exultante de alegría con el que Paul se reivindicó para siempre como compositor más allá de la estela de The Wings y The Beatles. La colaboración con Elvis Costello fue mágica y aportó un colorido especial a un disco que, desde su portada, ya apuntaba perfectamente lo que era: un regalo. Un ramo de flores de hermosas canciones con el que Paul parecía dejar de lado hasta nueva orden cualquier atisbo de crisis personal y búsqueda interior. Flowers es una celebración de la vida. Un aquí, ahora y siempre de manual. No es tanto que sea un disco perfecto sino que lo que es perfecto es la actitud con la que lo grabó.

…………………………………………………..

Antes hablé de «Yesterdays». Otro ejemplo de la capacidad de Paul de componer con muy pocos elementos melodías de esas que dejan huella, sería «Uncle Albert/Admiral Hasley». ¿Quien no piensa en un familiar entrañable al escuchar el tema? Aunque, en este caso, a la sencilla pero emotiva melodía, le suma una catarata de sutiles sonidos que la acompañan y la hacen más inquietante y sugestiva. Todo un viaje. Pero, repito, lo esencial no cambia, Paul es siempre sencillo. La clave de su obra son dos conceptos perfectamente ejecutados, pensados y dispuestos. Con esa base bien implantada y sustentada, es cuando se permite experimentar y volar. Pero sin esa base (y esa base la ha esculpido con la perfección y soltura de un Mozart) todo lo demás fallaría: desde los cuelgues psicodélicos a los arreglos orquestales hasta los teclados ochenteros o las programaciones electrónicas. Shalam

الأغنى هو الذي تكون ملذاته أرخص

El más rico es aquel cuyos placeres son los más baratos

 

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:…..sir paul maccartney………
    2ºimagen:…..el dijo que lo que le gustaba y era es un bajista de los de gran orquesta americana ……de los grandes compositores de los 30-40…..swing-boogie-woogie…….pom-pompom-pape-pam-papam… y asi…
    3ºimagen:……linda tuvo muy mala suerte…………
    4ºimagen:….los sellos de mi maleta y sus fronteras…………
    5ºimagen:…..pixeles entre la musica de inglaterra y la americana……….
    6ºimagen:….maccartney despues de los beatles…..ram1971,mas beach boys que nunca, mas beatles que nunca, mas los beatles soy yo……juega, se divierte con lo variable de la naturaleza y adopta sus todas
    formas……jajajjjj……….ram es igual a gravedad cero metros por centimetros al cuadrado…….
    PD:….https://www.youtube.com/watch?v=7WOb6ePqjIE…..who cares…egipt station….

    • Alejandro Hermosilla on

      1) El rey sol del pop. 2) Mostrando y probando distintos instrumentos. Imagino un documental donde dice dónde adquirió cada uno. 3) Disfrutemos de la vida a pesar de todo. 4) Naifismo. Pintura encontrada en una isla asiática en el XIX. Se encuentra en un museo de arte visitado por turistas de tanto en tanto. Mal estado de conservación de las instalaciones. 5) Retrodelia. 6) Me siento bien y capaz de quitarme el peso de The Beatles de mi pasado. Lo voy a hacer. PD: Gran tema y gran vídeo.

Deja un comentario