Los astros

0

Me apetece hoy divertirme un poco. Por lo que, a grosso modo, intentaré describir cómo diseñaría varios tarots inspirados en distintas artes. Obviamente, tan sólo mencionaré algunas de las cartas y arcanos de cada uno de estos oráculos simbólicos, pero creo que bastará para hacerse una idea del juego que planteo. Ahí va:

En la carta I del tarot musical aparecería Wolfgang Amadeus Mozart; un arcano que, dependiendo del que lo acompañara en la tirada, podría alentar al consultante a desarrollar su genialidad y creatividad al máximo o sugerirle los peligros a los que se encontraría abocado por ser un espíritu libre. La carta número II sería la Salomé que protagoniza la ópera de Strauss; una figura que advertiría de los peligros de la vida disipada y aconsejaría sobre la realización de un sacrificio importante para lograr importantes objetivos. La carta VII pertenecería a Igor Stravinsky; un artista que condujo la música hacia “otro lugar”. Por lo que lógicamente este arcano nos informaría de un viaje, experiencia, negocio o relación transformadora y reveladora para el consultante. Y en la carta número XXI figuraría la portada original del libreto de la novena sinfonía de Beethoven. Pues siendo la mayor creación musical de la historia de la humanidad, esta carta simbolizaría la plena realización de las facultades vitales.

En cuanto al tarot cinematográfico, el filme de Terrence Malick, El nuevo mundo, se correspondería con la carta XX y advertiría sobre los grandes y desconocidos peligros a afrontar en caso de seguir el sendero señalado en ella. La mítica creación bélica de Francis Ford Coppola, Apocalipsis now, aparecería en la carta XVI y se referiría a un camino que se acaba y que puede finalizar en locura o en tragedia. Aunque, de encontrarse al principio de la tirada, indicaría el fin de un ciclo extenuante que augura un futuro mucho más esperanzador y reconfortante. Marlon Brando -dibujado aquí con la gorra y la chupa de cuero con las que aparece en El salvaje– tendría asignada la carta número XI que aludiría a fortaleza y vigor para obtener grandes metas, pero también pudiera indicar un exceso de energía rebelde, desbocada y sin canalizar. Y por otra parte, Marilyn Monroe reinaría en la carta III. Y su arcano expresaría con total claridad la necesidad de conectar con la energía femenina, desarrollar una sexualidad más descarada o picante, huir de los férreos compromisos y lanzarse a vivir sin miedos una aventura.

En el tarot literario destacaría cartas como la IV, (Albert Camus), que podría aludir tanto una cierta tendencia al aislamiento del consultante como a su capacidad de compromiso; la VIII, (Jorge Luis Borges) que, en su vertiente negativa, podría indicar peligro de intelectualización o tendencia a evadirse de la realidad y, en la positiva, la posibilidad de desarrollar una inteligencia extrema y un sentido del humor muy elaborado y personal; la XIV, (Michel Houellebecq) que nos advierte de los peligros del nihilismo o de una vida sexual y personal desenfrenada aunque también puede referirse al poder de los instintos y la ignota fuerza del caos; y, por supuesto, la primera de todas -sin número- estaría consagrada a la figura de don Quijote de la Mancha y simbolizaría los anhelos del alma humana por cumplir en esta vida los ideales del espíritu. Pero también prevendría sobre los extravíos de la razón y los peligros del idealismo.

En cuanto al tarot pictórico, tengo muy claro que en la carta XIII aparecía La Gioconda; arcano con un alto contenido enigmático muy difícil de interpretar, al contrario que la  carta IV (La primavera de Botticelli), que marcaría un despertar de la vida sexual e intelectual. Y, en lo que se refiere al tarot sobre series de tv, Tony Soprano (la carta XI), representaría agresividad y problemas con la justicia; la villana Diana de la primera temporada de V (la carta II), aludiría a una energía y poder maquiavélicos y cerebrales; y Jimmy McNulty, el intenso policía que protagoniza The Wire, (la carta X) indicaría tanto la obstinación como la capacidad, incluso llegando a la temeridad, del consultante para conseguir sus objetivos. Shalam

قبول معروف من صديق يفعل آخر

Aceptar un favor de un amigo es hacerle otro

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo