Los escalofríos del ruido

0

La música elegida para trabajar este viernes en Ruido del arte han sido los Complete Cello Concertos de krzystof Penderecki. Pero hoy no me he contentado con escucharlos en soledad sino que los he mezclado con The Drift de Scott Walker. Y la combinación ha sido por momentos explosiva. Ha habido momentos en que los trombones, violonchelos, violines además de la célebre sierra tocada con arco de Penderecki estallaban sobre escalofriantes hogueras de sonido mientras al fondo se escuchaba la fantasmagórica voz de Scott Walker creando un efecto prodigioso. Y otros, en que los sarpullidos de ambos discos creaban una inquietante aureola de sonidos que ni en el mejor de mis sueños hubiera podido concebir y han dado sentido a aquello que escribía. Hoy en concreto, escenas tan importantes como la muerte de la madre del protagonista o su cruel educación en escuelas regentadas por curas perversos y ególatras.

En fin. Veremos cómo va evolucionando el libro y cuál es finalmente la banda sonora que elijo para leerlo cuando esté concluido. Días después de terminar El jardinero pensaba que era una novela ideal de leer escuchando algún soundtrack de terror o Alban Berg. Pero ahora entiendo que probablemente sea Penderecki, el músico adecuado para hacerlo. Por cierto que escuchando tanto a este creador polaco como a Zbigniew Preisner, Giorgy Lygeti o Horatiu Râdulescu no puedo evitar pensar en lo ciega de esa recurrente opinión que acostumbra a descalificar la música clásica del pasado siglo. Opinión que, bajo mi punto de vista, se debe a dos factores: el que todos estos músicos se adelantaran a su tiempo y al hecho de que la mayoría de los compositores citados procedan de la Europa del Este que como sabemos, fue un espacio culturalmente ignorado por las potencias anglosajonas; las cuales, en gran medida, han condicionado y determinado nuestros gustos culturales durante las últimas décadas. Shalam

ربّ اغْفِر لي وحْدي

Incluso los monos se caen de los árboles

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Deja un deseo