Pantera

2

Creo que esta impresionante fotografía de Shigeru Uchiyama transmite perfectamente quién era Miles Davis. Permite entrever de dónde procedía el felino y misterioso sonido que lograba extraer de aquellas trompetas parecidas a garras de pantera, cuyos ecos parecían poder escucharse tanto en la luna como en la selva africana.

Miles era un puto genio. Alguien inigualable. Shigegu Uchiyama tuvo la suerte de acceder a él durante su gira por Japón en 1981 y el músico quedó tan gratamente complacido por su trato y la textura carnosa y real de sus fotografías que le abrió de par en par las puertas de su casa de Malibú o de los hoteles en los que se albergaba. Estableció una relación íntima con él que dio como fruto un maravilloso libro, Miles Smiles, que es historia viva del jazz. Una deliciosa locura que recoge testimonios gráficos de sus conciertos en el país nipón desde 1981 a 1988 y condensa de manera fascinante el aura de este extraterrestre.

En realidad, poco puedo añadir por hoy. Tal vez suene a tópico, pero creo que Uchiyama fue capaz de retratar a Miles como un caótico y anárquico samurai artístico. Un hombre cuya mente se encontraba muy lejos del mundo cotidiano y cuyo espíritu se disolvía entre las estrellas, los océanos y los desiertos. Miles hallaba en el caos, salvación y en la desorientación, un faro. Y, obviamente, pagaba su precio por ello.

Creo que existen pocos testimonios más reales y auténticos del tormento y privilegio que supone ser un genio que estas instantáneas. El rostro de Miles se ilumina durante los conciertos. Parece un santo. Alguien que está rezando. Transformándose. Dialogando con Dios o con sus demonios pero que, en cierto modo, está en paz. Sin embargo, cuando se encuentra en su hogar, descansa, desayuna o se pega un baño en una piscina, aunque muchas veces sonríe e intenta aparentar sobriedad y calma, en realidad, transmite zozobra. Podría alguien decirme que el músico aseguraba encontrarse en esos momentos dialogando en Egipto con la reina Nefertiti junto a un pequeño oasis y me lo creería perfectamente. Probablemente porque su genialidad le obligaba a viajar mentalmente a otros tiempos, planetas o mundos distantes (¿de dónde sino procedían discos como Bitches Brew u On the corner?) para encontrar respiro o hallarse a sí mismo. Shalam

الصمت هو أعلى الأصوات

El silencio es el más fuerte de los ruidos

Regateo.

Mercader

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen: dice davis: tengo que mirar si con unas pausas consigo poner las frases………..ademas siempre es de noche (sordina de plata en tompeta roja llavero)……………..
    2ºimagen: ya he encontrado lo que he dicho cuando me vuelco en los pies de la cama: odio repetirme, jazz…
    3ºimagen: dice davis: hace años que siempre digo lo mismo aunque sea un sello seguro……………….

    (………por cierto a miley cyrus se le esta poniendo una voz interesante, con posible proyeccion, con solera, distinguible,…….ella tambien espera con pausas conseguir poner las frases……)……..puedes escuchar cualquiera de sus cover por ejemplo: https://www.youtube.com/watch?v=FyHgXpigD_8…….davis ponia posicion fetal de pie, cyrus tambien y se agarra a la barra del micro como si fuera una farola, davis se agarra a su trompeta roja llavero con sordina de plata…………..

  2. Vaya. Me ha impresionado realmente la performance de Miley Cirus. Me ha gustado mucho. Mucha garra. Yo adoro esa canción de Blondie y debo reconocer que su versión está muy bien. Realmente, no sé nada de Miley Cirus. Tal vez vaya echándole un vistazo esta semana a canciones suyas. En cuanto a la tercera foto de Miles Davis, yo lo pondría directamente en Mesopotamia viendo pasar un desfile hambriento a punto de morir. La repetición de las dos primeras fotos.. da .. sí.. exactamente da un juego perfecto para que Davis muestre su hastío.

Deja un deseo