Preguntas y respuestas (2)

2

Continúo aquí el avería iniciado ayer sobre algunos de mis entrevistadores favoritos. Categoría que me apetecía destacar porque apenas se habla de ellos. Cuando, como me dejó muy claro mi primera incursión en este terreno, es un arte con sus trucos y misterios que no todo el mundo puede dominar. De hecho, creo que depende más del sentido común y la vida y pasión del entrevistador que de sus estudios. A este respecto, y antes de entrar en materia, no me gustaría dejar la oportunidad de mencionar las entrevistas realizadas en Jot down. Un género en sí mismas. Actualmente, si no las más completas, sí lo suficientemente interesantes como para lograr que no me pierda ni una sola, aunque el personaje o el tema tratado no me interesen lo más mínimo.

Dicho esto, quien por cierto desee leer el primer avería, aquí lo tiene:

http://www.averiadepollos.com/deportes/preguntas-y-respuestas-1/

Sin más, voy con el segundo

Preguntas y respuestas (2)

Otro señor con el que disfruto mucho es Fernando Tanxencias. No hace falta más que echar un breve vistazo a su reciente recopilación de entrevistas, Todo en nombre del rock’n’roll, o abrir cualquier número de Popular 1 de los últimas dos décadas para comprender el motivo. Fernando logra algo increíble, casi imposible: convertirse en el colega de estrellas neuróticas, leyendas pasadas de rosca o jóvenes promesas con el ego un poco elevado. Lo mismo da que su interlocutor sea un capullo inmaduro que un tipo centrado con una trayectoria que tira de espaldas. Siempre logra extraerles una sonrisa. Que se sientan tranquilos y en confianza. Sin nada que temer. Por eso sus entrevistas son más que entrevistas, diálogos informales con artistas que (caso, por ejemplo, de la brutal realizada recientemente a Sananda Maitreya) casi sin darse cuenta, sueltan un titular tras otro y exponen su intimidad sin ambages. Muestran un trozo de su alma en esas charlas con la naturalidad con la que pelan una naranja o acostumbran a salir al escenario.

Fernando logra con pasmosa facilidad que los artistas se sinceren. No los pone en un pedestal pero tampoco los minusvalora. Los comprende. Empatiza con ellos. Mantiene la distancia justa entre el fan entregado y el periodista biográfico e informativo. Los trata como probablemente siempre les habría gustado ser tratados. Así que cada conversación con ellos es casi como una fructífera y espontánea charla con un colega de los de siempre. Una puesta a punto de sus respectivas vidas. Gracias a Fernando, considero a múltiples artistas mis amigos. No los veo distantes sino cercanos. Músicos a los que no debería bastarme con admirar artísticamente sino que también tendría que apoyar personalmente para completar definitivamente el círculo.

Jorge Valdano: ¿Qué hace Jorge Valdano aquí? Este hombre supuestamente es la antítesis de averíadepollos. Pero en realidad no es así. Seré sincero. Valdano no me interesa como persona y probablemente tampoco como futbolista. No me gustaría mantener una charla con él. Demasiado inteligente y políticamente correcto. Pero eso no me ciega para vislumbrar que cuando habla sobre fútbol, algo trascendente ocurre. Estoy enganchado de hecho a sus comentarios y artículos. Si enciendo la radio y busco un programa deportivo es para escucharlos a él y a Segurola. Lo demás es absolutamente prescindible.

Jorge siempre me intriga. Logra engatusarme. Sé que tipo de finta y regate va a realizar. Lo sé de memoria. Pero nunca puedo evitarlo ni utilizando las artimañas defensivas más arteras. Porque es capaz de resumirme en tres frases, con los nombres y adjetivos precisos y justos, sentimientos y pensamientos que a mí me costaría varios días elaborar. Como un filósofo griego, me muestra el envés y el revés del juego. Y logra emocionarme e inquietarme casi más por lo que calla (que sospecho que suele ser bastante) que por lo dice. Algo que también logra provocarme con sus entrevistas. Una pregunta de Valdano vale por cinco de un tipo normal. Más por el cómo la enfoca que por su contenido. Con Jorge siempre sospechas que hay algo detrás de lo que dice con suma importancia. En ocasiones, no cesa de hablar, pero eso no rebaja el misterio sino que lo acrecienta. Obviamente, los futbolistas se sienten muy cómodos con él. Puesto que lo perciben como uno de los suyos pero también como alguien con una visión trasversal que da contenido y sentido a su profesión, al fútbol más allá del fútbol.

Joaquín Soler: Joaquín Soler Serrano no es Joaquín Soler Serrano. Es don Joaquín Soler Serrano. El mago de las entrevistas. El hombre que las convirtió en un género superior. En una novela. La auténtica estrella de este arte. De hecho, en muchas de sus charlas, a pesar de su eterna discrección y afabilidad, son casi más importantes los gestos de don Joaquín que los del personaje con el que amablemente dialoga.

Sus entrevistas, en realidad, eran óperas. Don Joaquín conducía a sus espectadores a un palacio. Convertía a sus interlocutores en príncipes. Por momentos, era el padre y amigo de todos ellos. Don Joaquín era un hombre elegante y servicial. Un señor de los de antes. Alguien que parecía tener palabra. Ser ético. Frente a don Joaquín, todos los artistas se abrían. Más o menos, pero se abrían. Algunos incluso en canal. Más de uno llegó a decirle afablemente intimidades inconfesables que no trascendieron más allá de esa conversación porque el periodista murciano recubría el ambiente con tanta nobleza y respeto, que si algún buitre hubiera intentado sacar carnaza de allí hubiera sido tan denigrado por el mundo cultural como esos adultos que intentan pervertir los juegos infantiles con inútiles asperezas.

El mayor premio y garantía del arte de don Joaquín fueron los rostros safisfechos de los múltiples artistas que entrevistó. Recuerdo, por ejemplo, a Manuel Mujica Láinez emocionado por gozar de la compañía de alguien tan educado y entregado que lograba ganarse a sus interlocutores desde el segundo uno. Sus entrevistas eran mucho más que entrevistas. Son un tesoro cultural. Un legado que los años no han devaluado sino que ha prestigiado a niveles incalculables. Si hoy en día, encontrarnos con ellas de sopetón es un auténtico regalo, no quiero pensar en lo que sentirán quienes dentro de varias décadas o siglos asistan a sus nutridas conversaciones con Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Sophia Loren, Roman Polanski o Salvador Dalí entre muchos otros. Creo que esa es la auténtica vara de medir de don Joaquín. Lo que nos dirá el futuro sobre esos diálogos irrepetibles caracterizados por la sabiduría, el respeto y la cordialidad. Que creo y sostengo que no será poco. Shalam

يجب أن نكون حذرين في الحفلات حيث عادة ما تكون هناك أعين كثيرة عليهم

Debemos ser cautos en las fiestas puesto que suele haber demasiados ojos en ellas

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen:….recuerdo con claridad la entrevista a salvador dali (el hijo del notario de figueras) de j.soler serrano, a fondo, (en original el dia que se produjo, en blanco y negro, tve y uhf,…..sonrisa…..un impacto……
    2ºimagen:…..el artista elegido por «travis, taxi driver» para regalarle a la atractiva voluntaria politica despues del cine porno……..
    3ºimagen:….un plomo……….
    4ºimagen:…..pablo sorozabal…»la tabernera del puerto»……parece que estan en la barra de bar sentados y con ruedas………….
    PD:….https://www.youtube.com/watch?v=42WvIqb0dcA….guernika de pablo sorozabal, por cierto el lp de bowie: El ascenso y la caída de Ziggy Stardust y las arañas de Marte tambien ponia en su caratula: «reproducir a maximo volumen» (y asi se hizo, jajajjj)……….

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Antes se hacían entrevistas para dejar un testimonio, un legado al futuro. Ahora para lograr audiencia, sacar dinero y que le den al futuro. 2) Salud. 3) Algo escondo y nunca lo sabrás. 4) Un gabinete de curiosidades. Obra de teatro checa. Ambos actores. PD: Muy bueno. Desconocía esta obra. La escucharé con atención. Górecki.

Reply To Alejandro Hermosilla Cancel Reply