Profecías fallidas

2

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado a Cuando las profecías fallan. El famoso libro de Festinger, Riecken y Schachter que dio lugar al término disonancia cognitiva. El cual recomiendo leer escuchando «If I should die» de Spectrum. 

Profecías fallidas

Cuando las profecías fallan es un libro fascinante. Parece más una novela que una investigación. Más un poema apocalíptico que el relato de un suceso real. Más un ensayo novelado sobre la locura que una crónica sociológica de la época. Más un relato sobre la descomposición social y psicológica que un texto canónico en el ámbito científico. Más un alucinado verso de William Blake que un estudio académico. 

Desconozco en realidad si se ha llevado a cabo algún filme sobre los sucesos expuestos en sus páginas, pero dan para eso y mucho más. Supongo en cualquier caso que lo que sí debe existir es un documental sobre los mismos. Porque los hechos narrados tuvieron cierta relevancia en la Norteamerica de los años 50. Y ciertamente, encajan de maravilla con la descripción que tenemos de esa sociedad que emergió triunfante de la Segunda Guerra Mundial en la que no obstante convivían dos miedos profundos instalados en la psique colectiva: el temor a una invasión alienígena y al sempiterno fin del mundo. 

…………………………………. 

Los protagonistas de la investigación dirigida por Festinger, Riecken y Schachter son los buscadores. Un grupo de personas que se consideraban a sí mismos elegidos y se encontraban liderados por una mujer, Marian keech, (cuyo nombre real era Dorothy Martin) que aseguraba estar en contacto por medio de escritura automática con extraterrestres (entre los que destacaba una encarnación previa de Jesús llamada Sananda) procedentes del planeta Clarion. Quienes le dieron una fecha concreta (la medianoche entre el 20 y el 21 de diciembre de 1954) para el advenimiento de un terrible suceso: una enorme ola de marea que, tras vaciar el lago Michigan, inundaría Chicago y probablemente terminaría, a su vez, sepultando al mundo entero bajo las aguas excepto a sus acólitos, a los que estos seres salvarían y transportarían a un lugar seguro en sus naves.

Por supuesto, el día anunciado no ocurrió nada. Pero la mayoría de los buscadores no torcieron al menos en primera instancia su voluntad. No cejaron en su empeño.

Marian Keech aseguró haber recibido un mensaje de los alienígenas en el que le comunicaban que el mundo se había salvado gracias a sus esfuerzos y creencias. Así que, lejos de avergonzarse, muchos de ellos (no todos, eso sí) se sintieron orgullosos de su papel en esta rocambolesca historia que concitó la atención, burlas y expectación de múltiples periódicos y sus vecinos. Y, en gran medida, destrozó la reputación de unos cuantos de ellos como es el caso del Dr. Laughead (de nombre real, Dr. Amstrong). En verdad, tan convencidos estaban de encontrarse en lo cierto que, según creo, hasta viajaron al lago Titicaca (nuevo lugar previsto para la revelación y la catástrofe). Y, finalmente, tras varias peripecias, se instalaron en un lugar clave dentro de la comunidad ocultista: el monte Shasta. 

…………………………………. 

En realidad, el mensaje del libro se encuentra más en boga hoy si cabe que cuando fue publicado. De hecho, el término disonancia cognitiva ha pasado de ser utilizado únicamente en ámbitos científicos a popularizarse en gran medida. No es de uso común pero sí es bastante conocido debido a los múltiples ejemplos con los que todos los días nos encontramos. Basta ciertamente echar un breve vistazo a las múltiples teorías que corren por las redes sociales sobre los más diversos e inverosímiles temas (y, sobre todo, a la actitud de sus seguidores que generalmente no dan su brazo a torcer por más que la realidad se encargue obstinadamente de quitarles la razón) para tomar conciencia de la vigencia de este libro.

Una descripción pormenorizada de un delirio. Una incursión en los límites de la credulidad humana. Una sobria inmersión en la psicosis colectiva que no sólo permite comprender mejor cómo funciona la alucinante mente humana sino las relaciones de poder en los grupos. Hay momentos de hecho en los que la señora Marian pierde el control transitorio del suyo por la llegada de otros integrantes carismáticos (como es el caso de Bertha; quien asegura hablar con el Creador) que, en cualquier caso, palidecen ante los grandes ausentes de este disparatado, casi alucinógeno acontecimiento: los alienígenas de Clarion. Shalam

الوقت لا يمحو ، بل يحدد مكانه

El tiempo no borra, ubica

COMPARTE.

Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

2 comentarios

  1. andresrosiquemoreno on

    1ºimagen……..si yo fuera rico…(el violinista en el tejado)….chagall….
    2ºimagen……se buscan(son forajidos)……….
    3ºimagen……los autografos de 17h a 21h en el corte ingles de murssia……sonrisa…..
    4ºimagen…….»expertos en sol y nieve»(grupo granadino proyeccion de «j» planeta…….
    PD1…….https://www.youtube.com/watch?v=G6x7_GcllNo….si yo fuera rico…musical…2005
    PD2…https://www.youtube.com/watch?v=pKA0sdPByN0…»expertos en sol y nieve»………..dejame vivir con alegria……………cover
    PD3….https://www.youtube.com/watch?v=C6dNv7rKYfY…..»vainica doble»….dejame vivir con alegria…(original)……»contracorriente»LP……1976…….

    • Alejandro Hermosilla on

      1) Sí. Exacto. Pondría las mismas palabras que tú. 2) Intoxicación química. Doctor estafador. 3) Las sectas de Salem. 4) El monte análogo de Rene Dauma. PD; Siempre me gustó esa versión de Expertos Sol y nieve. De hecho, me interesaron mucho más ellos que las incursiones aquellas de losl planetas en el flamenco con las que nunca pude. Aunque no descarto algún día entrar.

Deja un comentario